Las mujeres con enfermedad intestinal inflamatoria esperan que su gastroenterólogo inicie una conversación sobre la salud reproductiva

Matthew Phelan

Conflictos de interés

1 de febrero de 2022

NEW YORK, USA. Las mujeres con enfermedad intestinal inflamatoria suelen preocuparse por su salud reproductiva y esperan que su gastroenterólogo inicie la conversación sobre el tema, según un nuevo estudio cualitativo.[1]

"Creo que estos resultados ponen de relieve la importancia de que los gastroenterólogos pediátricos y los médicos de atención primaria aborden de forma integral la salud reproductiva de cada persona con enfermedad intestinal inflamatoria", comentó la Dra. Traci Kazmerski, del University of Pittsburgh Medical Center (UPMC), en Pensilvania, Estados Unidos.

La especialista y sus colaboradores reclutaron a 21 mujeres con enfermedad intestinal inflamatoria para entrevistarlas sobre sus antecedentes y perspectivas en torno al embarazo, la anticoncepción y la planificación familiar.

Las participantes, pacientes del Centro de Enfermedad Inflamatoria Intestinal del Hospital Pediátrico del UPMC de Pittsburgh y del Centro de Trastornos Digestivos del UPMC Shadyside, tenían una edad promedio de 14 años cuando se les diagnosticó la enfermedad intestinal inflamatoria (intervalo: 12 a 16 años).

Como señalaron los investigadores en su artículo, publicado en Crohn's & Colitis 360, centrarse en este intervalo de edad permitió asegurarse de que las participantes habían tomado "la mayoría de sus decisiones sobre salud reproductiva teniendo en cuenta su enfermedad intestinal inflamatoria". El criterio también permitió a los investigadores comparar las interacciones con las pacientes entre médicos de adultos y pediátricos con respecto a la enfermedad intestinal inflamatoria y las preocupaciones por la salud reproductiva.

La mayoría de las participantes en el estudio era de raza blanca y solo se entrevistó a una de raza negra y una latinoamericana. En el momento del estudio, la edad media de las mujeres era de 25 años, con un intervalo de 18 a 43, cinco ya habían estado embarazadas y 16 expresaron su deseo de tener hijos algún día; 15 de las mujeres se estaban tratando de enfermedad de Crohn, mientras que otras seis tenían colitis ulcerosa, 13 utilizaban actualmente algún tipo de anticonceptivo y seis mujeres tomaban múltiples fármacos para su enfermedad intestinal inflamatoria: 12 tomaban biológicos, ocho tomaban 5-aminosalicilato y cinco utilizaban un inmunomodulador.

Las entrevistas se realizaron hasta que los investigadores pudieron identificar temas comunes y alcanzar un volumen de participantes más allá del cual no surgían nuevos temas. Dos codificadores independientes analizaron las transcripciones de las entrevistas para identificar los temas clave, de los cuales surgieron cuatro.

En primer lugar, las mujeres con enfermedad intestinal inflamatoria que nunca habían estado embarazadas parecían carecer de conocimientos sobre salud reproductiva y seis participantes afirmaron desconocer las repercusiones de la enfermedad intestinal inflamatoria en la fertilidad, el embarazo u otras cuestiones relacionadas. En segundo lugar, muchas mujeres entrevistadas no tenían claro el papel que podría desempeñar la enfermedad intestinal inflamatoria en su elección de anticonceptivos y varias participantes afirmaron que no se les había asesorado adecuadamente sobre las opciones anticonceptivas disponibles teniendo en cuenta su enfermedad intestinal inflamatoria.

En tercer lugar, varias mujeres entrevistadas expresaron su preocupación por heredar su enfermedad intestinal inflamatoria, los riesgos de la actividad de la enfermedad antes del parto y el efecto de sus fármacos actuales en un futuro embarazo.

Por último, muchas dijeron que esperaban que su gastroenterólogo iniciara con ellas cualquier conversación relevante sobre salud reproductiva relacionada con su diagnóstico de enfermedad intestinal inflamatoria. El éxito y la oportunidad de estas conversaciones entre paciente y médico tratante, subrayaron los investigadores, "puede ser un factor determinante no solo en la decisión, sino también en la capacidad de estas mujeres de embarazarse".

Aunque los autores reconocieron que sus conclusiones se beneficiarían de un mayor número de participantes entrevistadas, de una mayor diversidad geográfica y de entrevistas paralelas con gastroenterólogos y obstetras, sus resultados están en consonancia con investigaciones anteriores.

"A muchas pacientes les preocupa tomar fármacos antes de la concepción y durante el embarazo", afirmó la Dra. Vivian Huang, directora del programa de investigación clínica sobre preconcepción y embarazo en la enfermedad intestinal inflamatoria del Mount Sinai Hospital, en Toronto, Canadá, que no participó en el estudio.

"Es posible que no se den cuenta de que la enfermedad intestinal inflamatoria activa es más perjudicial para el embarazo (más riesgo de aborto, parto prematuro, bebés pequeños para la edad gestacional) que tomar fármacos de mantenimiento para la enfermedad intestinal inflamatoria (a excepción de ciertos fármacos como metotrexato o tofacitinib)", señaló a Reuters Health.

La Dra. Huang expresó su esperanza de que en futuras investigaciones se pueda encuestar específicamente a las mujeres que "no tienen hijos voluntariamente" o que han decidido no tenerlos debido a posibles percepciones erróneas sobre las repercusiones que su diagnóstico y los fármacos podrían tener en la salud reproductiva.

Traducido y adaptado por el equipo de Medscape en español.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....