Los ronquidos intensos al comienzo del embarazo se asocian con una mayor resistencia a la insulina

Kristin Jenkins

Conflictos de interés

18 de enero de 2022

Los trastornos respiratorios del sueño graves en mujeres embarazadas son un factor de riesgo conocido para la diabetes gestacional, que comúnmente se diagnostica en el segundo o tercer trimestre del embarazo.[1]

Ahora un nuevo estudio sugiere que los aumentos en la resistencia a la insulina, un precursor de la diabetes gestacional, pueden tener lugar desde el primer trimestre del embarazo en mujeres con factores de riesgo de apnea obstructiva del sueño, como sobrepeso y ronquidos habituales.

Este hallazgo podría brindar a los médicos una ventana de oportunidad para mejorar los resultados al evaluar a las mujeres en riesgo al principio del embarazo o incluso antes de la concepción, escribieron en Sleep la Dra. Laura Sanapo, profesora asistente de medicina (investigación) en Brown University, en Providence, Estados Unidos, y sus colaboradores.

"Se necesitan más estudios para investigar la asociación y su impacto en el desarrollo de la diabetes gestacional y para establecer si el tratamiento de los trastornos respiratorios del sueño durante la gestación temprana o pregestacional mejoraría los resultados metabólicos de la glucosa en el embarazo", escribieron.

"Lo que este artículo demuestra es que los cambios que preceden a la diabetes gestacional se observan mucho antes en el embarazo", comentó la autora principal del estudio, Dra. Ghada Bourjeily, profesora de medicina en Brown University. Las mujeres deben someterse a pruebas de detección de trastornos respiratorios del sueño en lugar de resistencia a la insulina al principio del embarazo, ya que la terapia de presión positiva continua en las vías respiratorias es una intervención muy eficaz.

Esperar hasta la mitad del embarazo para detectar apnea obstructiva del sueño "es demasiado tarde para hacer cambios significativos en el cuidado de estas mujeres", señaló la Dra. Bourjeily, directora de investigación y entrenamiento en Women's Medicine Collaborative en The Miriam Hospital, en Providence, Estados Unidos. "Para cuando se diagnostica la diabetes gestacional ya es tarde".

Para el estudio se reclutaron mujeres con embarazos únicos tempranos y factores de riesgo de apnea obstructiva del sueño, como ronquidos habituales y un índice de masa corporal medio de al menos 27 kg/m2, de dos estudios de ensayos clínicos prospectivos con positividad para apnea obstructiva del sueño. Las mujeres con antecedentes de diabetes pregestacional y las que usaban presión positiva continua en las vías respiratorias o recibían tratamiento crónico con esteroides fueron excluidas del presente estudio.

Un total de 192 participantes del estudio se sometió a un estudio del sueño en el hogar y a un modelo de determinación de homeostasis (HOMA) entre las semanas 11 y 15 de gestación, respectivamente. Se analizó la asociación entre medidas continuas de trastornos respiratorios del sueño como índice de eventos respiratorios, índice de desaturación de oxígeno y parámetros del metabolismo de la glucosa como la resistencia a la insulina (HOMA-IR) después de ajustar por edad gestacional, edad materna, índice de masa corporal, etnia, raza y paridad.

En total, a 61 mujeres (32%) se les diagnosticó apnea obstructiva del sueño según los valores del índice de eventos respiratorios mayores o iguales a cinco eventos por hora. Estas participantes tenían más probabilidades de ser mayores, tener un índice de masa corporal alto y ser multíparas, en comparación con las mujeres que no tenían un diagnóstico de apnea obstructiva del sueño. Las mujeres con un diagnóstico de apnea obstructiva del sueño exhibieron valores más altos de glucosa y péptido C y un mayor grado de resistencia a la insulina, en comparación con las mujeres sin apnea obstructiva del sueño, encontraron los investigadores. Un aumento de 0,3 en HOMA-IR relacionado con trastornos respiratorios del sueño al principio del embarazo puede afectar significativamente el metabolismo de la glucosa.

Aunque los hallazgos del estudio actual no se pueden extrapolar a las mujeres que no tienen sobrepeso ni obesidad, algunas mujeres con un índice de masa corporal normal (18,5 a 24,9) también tienen un mayor riesgo de sufrir cambios en el metabolismo de la glucosa, apuntó la Dra. Bourjeily. Esto incluye a las que son descendientes del sudeste asiático. "Descubrimos que la asociación de los parámetros de trastornos respiratorios del sueño con la resistencia a la insulina en realidad estaba ocurriendo independientemente del índice de masa corporal y otros factores".

Idealmente el cribado de trastornos respiratorios del sueño comenzaría antes del embarazo, destacó la Dra. Bourjeily. Se debe tener en cuenta un índice de masa corporal superior a 25 y se debe preguntar a las pacientes si roncan y de ser así, si es lo suficientemente fuerte como para despertar a su pareja. También se les debe preguntar si experimentan somnolencia diurna.

"Con base en estas respuestas, especialmente en mujeres examinadas antes del embarazo, habrá tiempo para hacer el diagnóstico de apnea del sueño y hacer que la paciente reciba presión positiva continua en las vías respiratorias", dijo la Dra. Bourjeily.

"Este es un estudio interesante y uno de los pocos que estudian el embarazo temprano y algunos de los mecanismos que posiblemente podrían estar contribuyendo a la diabetes gestacional", comentó la Dra. Grenye O'Malley, profesora asistente en la división de endocrinología, diabetes y enfermedad ósea en Icahn School of Medicine en Mount Sinai, en Nueva York, Estados Unidos, quien no participó en el estudio.

"Confirma nuestras sospechas de que probablemente sucedan muchas cosas más temprano en el embarazo antes de un diagnóstico de diabetes gestacional. También confirma que algunos de los mecanismos probablemente sean muy similares a los involucrados en la asociación entre los trastornos del sueño y el desarrollo de diabetes de tipo 2", destacó

Sin embargo, es demasiado pronto para determinar si la detección de trastornos respiratorios del sueño y el uso de presión positiva continua en las vías respiratorias evitarán los cambios glucémicos, agregó la Dra. O'Malley. "Cada vez que hacemos el cribado, preguntamos si tenemos una intervención que cambie los resultados y aún no lo sabemos".

Algunos síntomas de los trastornos respiratorios del sueño también son comunes al principio del embarazo, como un índice de masa corporal superior a 25 y somnolencia diurna, apuntó la Dra. O'Malley. No estaba claro si las participantes del estudio tenían una propensión a desarrollar diabetes de tipo 2 o si tenían riesgo de diabetes gestacional.

Este estudio fue financiado por National Heart, Lung, and Blood Institute, National Institute for Child Health y National Institute of General Medical Sciences. La Dra. Bourjeily y sus colaboradores, así como la Dra. O'Malley, han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....