CASO CLÍNICO

5 minutos de pediatría: Paciente masculino con lesiones pruriginosas en el tronco

Dr. Jesús Hernández Tiscareño

Conflictos de interés

12 de enero de 2022

Comentario

La pitiriasis rosada fue descrita por el médico francés Camile Gibert en 1860.[1] Pitiriasis rosada significa escama de color rosa; este trastorno también se conoce como pitiriasis circinata, roseola annulata y herpes tonsurans maculosus. Es una dermatosis inflamatoria, autolimitada, de evolución breve, caracterizada por la aparición inicial de una lesión única (placa heráldica) y la erupción secundaria de abundantes placas más pequeñas eritematoescamosas, ovales, distribuidas en el cuello, tronco y raíz de extremidades.[2]

Aproximadamente 75% de los casos de pitiriasis rosada se observa entre los diez y los 35 años de edad. Ambos sexos se ven afectados en proporciones similares con ligero predominio del femenino. Además en aproximadamente 70% de los casos existen pródromos de infección en vías aéreas superiores y tiene mayor incidencia estacional en otoño, invierno y primavera.[1]

Las infecciones del tracto respiratorio superior que preceden a la pitiriasis rosada sugieren un papel de Streptococcus spp. Recientemente se ha descubierto que la reactivación de la infección latente por herpesvirus humano de tipos 6 y 7 como posible agente etiológico. Se han informado erupciones similares a la pitiriasis rosada después de vacunas como la de bacilo de Calmette-Guérin (BCG), influenza H1N1, difteria, viruela, hepatitis B y neumococo.[3]

Puede existir un periodo prodrómico manifestado por malestar general o astenia; aproximadamente 80% de los casos presenta una placa eritematoescamosa, con palidez central, escamosa, redonda u ovalada de 2 a 10 cm, con un centro deprimido y un borde elevado, conocida como placa heráldica, localizada principalmente en el tronco, aunque puede localizarse en cualquier parte de la piel.[4] Aproximadamente dos semanas después aparecen múltiples lesiones idénticas, aunque de menor tamaño, generalmente ovales, con una distribución parecida a un árbol de navidad, acompañadas de intenso prurito en un gran porcentaje de los casos.[2]

Existen dos formas de presentación de la pitiriasis rosada: la forma clásica y la forma atípica. La forma clásica o típica se observa en la mayoría de los casos (hasta en 94%). Las lesiones se localizan en el tronco y en el tercio superior de las extremidades; la forma atípica no se presenta en el tronco y predomina en las extremidades, por lo que se le ha denominado invertida. La pitiriasis rosada se acompaña de mínimos síntomas constitucionales y desaparece espontáneamente de cuatro a ocho semanas en 80% de los pacientes.[1]

La pitiriasis rosada es una enfermedad exantemática autolimitante y permite la espera vigilante y el tratamiento sintomático del prurito en la mayoría de los pacientes. Se recomienda el tratamiento con emolientes, antihistamínicos y esteroides tópicos. Los macrólidos y aciclovir conducen a una resolución más rápida de las lesiones y ayudan a aliviar el prurito. 

En gran parte de los pacientes la pitiriasis es una enfermedad autolimitada con un pronóstico excelente. El trastorno de la piel es benigno, no contagioso y no requiere precauciones especiales.[5] Dado que la mayoría de los pacientes acude por primera vez a su proveedor de atención primaria cuando aparecen las lesiones cutáneas, es importante que este informe al paciente que la afección es benigna y no durará más de 2 meses. Para los casos graves se debe realizar una derivación a dermatología. 

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....