Educación y comunicación: las otras medidas eficaces contra la pandemia

Carmen Espinosa

Conflictos de interés

7 de enero de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Una publicación analiza la percepción social, los conocimientos y actitudes de la población sobre las medidas preventivas y sus comportamientos durante la pandemia de COVID-19.[1]

El artículo forma parte del estudio COSMO-SPAIN, que analiza desde hace más de un año la percepción social de la pandemia, y fue realizado por investigadoras del Centro Nacional de Epidemiología y del Centro Nacional de Medicina Tropical del Instituto de Salud Carlos III.

Desde Univadis España hemos querido conocer más a fondo cuestiones relacionadas con la comunicación y la pandemia y hemos entrevistado a María Romay Barja, una de las autoras del estudio, y esto es lo que nos ha contado.

¿Qué es lo que más les ha sorprendido de los resultados de la encuesta COSMO-SPAIN?

Los resultados obtenidos en este estudio son bastante coherentes. Las personas que más riesgo perciben son las que más medidas preventivas siguen, las que más información consultan, las que más confían en los científicos y sanitarios y las que más creen que las medidas que se han ido adoptando son adecuadas. Además, hemos constatado cómo esa percepción de riesgo variaba según subía o bajaba la incidencia.

¿Hay diferencias entre países?

Cada país es distinto y llegamos a esta pandemia en situaciones de partida muy diferentes tanto de acceso a los servicios sanitarios como en confianza. España ha sido uno de los países europeos en los que más se ha usado la mascarilla al aire libre, sin embargo, en los últimos meses se ha ido relajando el uso de medidas preventivas importantes como la higiene de manos, la distancia de seguridad y la mascarilla en reuniones familiares o con amigos.

El estudio apunta que los mensajes pueden tener mayor alcance, impacto y credibilidad si los transmiten de manera efectiva profesionales de la salud con buena capacidad comunicativa.

Sí, la confianza en la información procedente de los profesionales sanitarios es muy alta, cuando las recomendaciones vienen dadas por el personal sanitario tienen mucho mayor impacto en la población. Confiamos mucho en el personal de nuestro centro de salud, al que normalmente ya conocíamos.

Como indican en el estudio, se necesitan programas de educación sanitaria dirigidos a quienes se adhieren menos a las medidas preventivas. ¿Podría concretar de qué tipo de programas de educación se refieren y poner algún ejemplo?

Se hicieron algunas campañas de sensibilización hacia la población para concienciar sobre la importancia de mantener las principales medidas preventivas como usar la mascarilla correctamente, lavarse las manos con gel hidroalcohólico o mantener la distancia, y está claro que el mensaje llegó a la población, pero nos hemos ido relajando, y sigue siendo necesario mantener esas medidas todos los días, y ahora que hace frío hay que insistir en la ventilación.

El problema principal es que hemos asumido las medidas preventivas como algo separado y son mucho más efectivas si se cumplen todas juntas. Podemos ir sin mascarilla al aire libre, pero se nos olvida la distancia de seguridad. Tanto en los programas de televisión, como de radio, se debería repetir la importancia de estas medidas juntas de una manera insistente. Ahora mismo el uso de las mascarillas en lugares cerrados ha bajado mucho, tanto en ocio como reuniones familiares o de amigos. Estaría bien tener un eslogan fácil y divertido, como el de póntelo/pónselo que nos lo recordara y que lo podamos usar para recordárselo a los demás. Todos los programas de radio y televisión deberían abrir o cerrar con un "y recuerda, manos, metros, mascarilla y mucha ventilación".

Parece que las personas que confiaban en las redes sociales presentaban menor adhesión a las medidas preventivas de 3M (Mascarilla, Manos y Mantener distancia social). ¿Cómo se puede llegar a los adolescentes y a los jóvenes?

Solo se ha hablado de los jóvenes en sentido peyorativo pero la mayoría se ha esforzado mucho. De hecho, los grupos poblacionales con mayor incidencia son los menores de 12 años y los grupos entre 40-49 y a nadie se le ocurre culpabilizarles. No tendría sentido, solo se unen distintos factores (por ejemplo, vacunación, actividades sociales, laborales, etc.) que contribuyen al aumento de contagios. Cada grupo tiene necesidades de información distintas. Es importante que se cubran todas, que podamos encontrar mensajes que den solución a nuestras dudas y nos ayuden a aplicar las medidas preventivas en nuestro día a día a todos. Hay que considerar siempre al comportamiento como parte de la solución, enviar mensajes positivos y motivadores. En vez de decir "no hagas", "no se puede" hay que explicar hasta la saciedad cómo se puede hacer bien.

¿Se ha estudiado si este sector de la población responde mejor a las recomendaciones de un influencer que las de un profesional?

Ya se pidió ayuda a los influencers y funcionó. Cantantes, deportistas, actores o presentadores podrían ayudar mucho, pero tiene que salir de ellos. Queremos recuperar la mayor normalidad posible, pero hay momentos, como ahora, que tenemos que volver a hacer un esfuerzo y mejor hacerlo con una sonrisa.

En el estudio apuntan que el volumen de rumores sobre la COVID-19 hace que las personas sean vulnerables a la desinformación, ¿estaría justificado censurar las informaciones erróneas?

Si, en el estudio hemos visto que muchas personas dicen que les resulta difícil valorar la fiabilidad de la información sobre la COVID-19 de los medios de comunicación. Es un tema muy complicado. Los medios deberían buscar la opinión del experto. No se trata de censurar, se trata de hacer una reflexión seria sobre cuál es la intención de la información que se va a dar, no se debe polemizar tratando de contraponer la opinión de un experto con opiniones que no están basadas en la evidencia científica y que solo nos confunden, se trata de intentar aportar y ayudar a la población a entender cosas complejas como la eficacia de las vacunas.

La percepción de riesgo de la población durante epidemias como la de la COVID-19 es fundamental para el control de la enfermedad, ¿campañas alarmistas ayudarían a este fin?

No hay que ser alarmista, la pandemia ya es bastante dura ella sola, pero mandar mensajes contundentes, por ejemplo, ahora que vienen las navidades, creemos que es importante. Las fiestas tienen una periodicidad que es ideal para el virus: si nos reunimos cada cinco días con distintos grupos podemos generar una cadena de transmisión perfecta. Con el alto porcentaje de vacunados el riesgo es menor, pero sigue estando ahí. Todavía es importante mantener las medidas preventivas.

Parece que la exigencia del pasaporte ha conseguido movilizar a dudosos y quizás algún negacionista. ¿Creen que las medidas coercitivas son necesarias?

Se ha visto que viajar y reunirse con familiares y amigos ha sido para algunos una clara motivación para vacunarse. Siempre es mejor convencer que obligar. Es muy importante una información veraz y accesible para todos, campañas de educación que expliquen por qué hay que cumplir con las medidas preventivas correctamente, sentirnos parte de la solución: si nos lo proponemos podemos reducir la transmisión sin tener que quedarnos encerrados en casa, cumplamos bien con las 4M a la vez (Manos, Metros de distancia, Mascarillas y Mucha ventilación).

¿Se habían estudiado en otras campañas? Si las hay, ¿las conclusiones fueron equivalentes?

Nunca nos habíamos encontrado en una situación similar a la que estamos viviendo. Esta pandemia ha supuesto un reto para todos (profesionales de salud pública, sanitarios, medios de comunicación, población). La responsabilidad individual es fundamental en el control de esta enfermedad y eso nos afecta en todos los ámbitos de nuestra vida (comportamiento diario, forma de trabajar, hacer ejercicio, viajar, relacionarnos...) por lo que no es posible comparar con otras campañas. Sin embargo, las campañas de vacunación han tenido siempre un gran éxito en España y una de las principales razones es la confianza que tiene la población en nuestros sanitarios.

Este contenido fue originalmente publicado en Univadis, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....