La infección por VIH se relaciona con el riesgo de insuficiencia cardiaca en un estudio de Kaiser

Kerry Dooley Young

Conflictos de interés

3 de enero de 2022

Las personas con infección por virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) al parecer eran más propensas a desarrollar insuficiencia cardiaca que las que no tenían la infección, especialmente las que tenían menos de 40 años, eran mujeres o tenían ascendencia asiática o de las islas del Pacífico, según un estudio extraído de las historias clínicas electrónicas del gigantesco sistema Kaiser Permanente.[1]

La tasa de incidencia de insuficiencia cardiaca en el grupo infectado por virus de la inmunodeficiencia humana fue de 0,23 por cada 100 años-persona, frente a 0,15 en los no infectados, informaron el Dr. Alan S. Go, investigador científico principal de la División de Investigación de Kaiser Permanente, y sus coautores. El estudio fue publicado en versión digital el 13 de diciembre en Mayo Clinic Proceedings.

El Dr. Go y sus colaboradores utilizaron los datos del sistema de Kaiser Permanente para rastrear la frecuencia con la que las personas infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana desarrollaban insuficiencia cardiaca. Examinaron los datos de 38.868 individuos infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana y de un conjunto de 386.586 personas que no tenían virus de la inmunodeficiencia humana.

El Dr. Go declaró a Medscape Noticias Médicas que el equipo de investigación encontró 448 casos de insuficiencia cardiaca en el grupo con infección por virus de la inmunodeficiencia humana y 3.492 en el grupo equiparado. (Esto significa que aproximadamente una persona de cada 87 en el grupo con virus de la inmunodeficiencia humana desarrolló insuficiencia cardiaca, frente a 1 de cada 111 en el grupo emparejado, según los cálculos de Medscape.)

De hecho, había una prevalencia de factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares entre los que no tenían virus de la inmunodeficiencia humana. Por ejemplo, en el grupo con infección con virus de la inmunodeficiencia humana, 6,9% de los estudiados tenían hipertensión, frente a 11,7% de los que no tenían la infección. Esto pone de manifiesto la necesidad de seguir estudiando la causa de este riesgo, dijo el Dr. Go.

El Dr. Go declaró que "existe una verdadera necesidad de identificar los factores de riesgo específico del virus de la inmunodeficiencia humana al igual que otros aspectos que pueden contribuir al mayor riesgo de insuficiencia cardiaca. Tenemos que hacer más para averiguar esos mecanismos específicos", que podrían causar esta diferencia.

Vigilancia más estrecha de los síntomas de insuficiencia cardiaca

Las personas con virus de la inmunodeficiencia humana y sus médicos deben estar atentos a los signos de insuficiencia cardiaca temprana, como disnea, fatiga, edema de las piernas, tos y dolor en el pecho, instaron el Dr. Go y el coautor Michael J. Silverberg, Ph. D., maestro en salud pública, científico investigador de Kaiser Permanente y epidemiólogo del virus de la inmunodeficiencia humana.

"Los pacientes con virus de la inmunodeficiencia humana suelen recibir toda su atención en las ajetreadas clínicas de atención primaria del virus de la inmunodeficiencia humana, y es posible que pasen inadvertidos los signos y síntomas de insuficiencia cardiaca, lo que lleva a retrasos en el tratamiento", declaró Silverberg en un comunicado.

Los hallazgos del estudio de Kaiser Permanente se basan en investigaciones anteriores en que se identificó un mayor riesgo cardiovascular para las personas con infección por virus de la inmunodeficiencia humana, incluida la investigación realizada con registros que comparan las historias clínicas de los veteranos.

En un estudio de 2017 publicado en JAMA Cardiology se informó que las personas incluidas en el Veterans Aging Cohort Study (VACS) que tenían infección por virus de la inmunodeficiencia humana presentaban un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca que las personas que no tenían la infección.[2] En este estudio se examinaron historias clínicas de 66.492 veteranos que no estaban infectados por el virus de la inmunodeficiencia humana y 31.523 que sí tenían la infección.

En un artículo de 2020 publicado en JACC: Heart Failure, el Dr. Sebhat Erqou, Ph. D., y sus coautores informaron que los veteranos que tenían infecciones por virus de la inmunodeficiencia humana e insuficiencia cardiaca tenían más riesgo de hospitalización y mortalidad que sus contrapartes que no tenían esta infección.[3] Su investigación se basó en los registros de pacientes con insuficiencia cardiaca que se trataban en la Veterans Health Administration.

En una entrevista, el Dr. Erqou señaló las enseñanzas que podrían extraerse del grupo de pacientes más diverso de Kaiser Permanente. Al igual que el Dr. Go, el Dr. Erqou dijo que los hallazgos de los investigadores de Kaiser Permanente debían llamar la atención sobre la insuficiencia cardiaca como un riesgo para los pacientes en los que los médicos podrían no sospechar este síndrome.

La investigación realizada en los veteranos tendía a inclinarse hacia los hombres y los sujetos de mayor edad. La media de edad en el momento de la inscripción en el estudio VACS fue 48,3 años y 97% de los estudiados eran hombres. La edad media del grupo de pacientes estudiados por el equipo de Kaiser Permanente era de 41,4 años, y los hombres constituían 87,7% de este grupo.

Al examinar las tasas de insuficiencia cardiaca en los diferentes grupos, el Dr. Go y sus colaboradores informaron lo siguiente:

  • En el caso de las mujeres con virus de la inmunodeficiencia humana, la tasa bruta de insuficiencia cardiaca por cada 100 años-persona fue de 0,27, en comparación con 0,2 de las que no tenían la infección.

  • En el caso de los hombres, las tasas de estos grupos fueron de 0,23 frente a 0,16

Los investigadores también concluyeron que:

  • En el caso de las personas de origen asiático o de las islas del Pacífico infectadas por el virus de la inmunodeficiencia humana, la tasa bruta por cada 100 años-persona de insuficiencia cardiaca fue de 0,17, en comparación con 0,08 para las personas que no tenían la infección

  • Para las personas de raza blanca, las tasas fueron de 0,25, frente a 0,16.

  • Para las personas de raza negra, las tasas fueron de 0,31, frente a 0,23.

  • Para los hispanoamericanos, las tasas fueron de 0,12 frente a 0,10.

Por último, los investigadores encontraron que:

  • En personas de 21 a 40 años, la tasa bruta de insuficiencia cardiaca por cada 100 años-persona fue de 0,10 para los seropositivos frente a 0,04 para los que no tenían la infección.

  • Para las personas de 41 a 50 años, las tasas fueron de 0,19 frente a 0,14.

  • En el caso de las personas de 51 y más años de edad, las tasas fueron de 0,59 frente a 0,42.

Este estudio fue financiado por el National Heart, Lung and Blood Institute de National Institutes of Health. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Kerry Dooley Young es periodista independiente con sede en Washington, DC. Sígala en Twitter en @kdooleyyoung.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....