La Organización Mundial de la Salud ve más evidencia de que ómicron causa síntomas más leves

Emma Farge y Mrinalika Roy

Conflictos de interés

5 de enero de 2022

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

GINEBRA, CHE. Están surgiendo más pruebas de que ómicron, la variante del SARS-CoV-2, está afectando el tracto respiratorio superior, provocando síntomas más leves que las variantes anteriores y dando como resultado un "desacoplamiento" en algunos lugares entre el aumento vertiginoso de los casos y las bajas tasas de mortalidad, según un funcionario de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

"Estamos viendo más y más estudios que señalan que ómicron está infectando la parte superior del cuerpo. A diferencia de otros, los pulmones que estarían causando neumonía grave", dijo el gerente de incidentes de la OMS, Dr. Abdi Mahamud, a periodistas el pasado martes en la conferencia en Ginebra.

"Puede ser una buena noticia, pero realmente necesitamos más estudios para demostrarlo".

Desde que se detectó por primera vez la variante fuertemente mutada en noviembre, los datos de la OMS muestran que se ha propagado rápidamente y surgido en al menos 128 países, presentando dilemas para muchas naciones y personas que buscan reiniciar sus economías y vidas después de casi dos años de interrupciones relacionadas con COVID-19.

Sin embargo, si bien el número de casos se ha disparado a récords históricos, las tasas de hospitalización y muerte suelen ser más bajas que en otras fases de la pandemia.

"Lo que estamos viendo ahora es... el desacoplamiento entre los casos y las muertes", explicó.

Sus comentarios sobre los riesgos reducidos de enfermedades graves concuerdan con otros datos, incluido un estudio de Sudáfrica, que fue uno de los primeros países en los que se detectó ómicron.

Sin embargo, el Dr. Mahamud también hizo una nota de cautela, calificando a Sudáfrica como un "caso atípico" ya que tiene una población joven, entre otros factores.

Y advirtió que la alta transmisibilidad de ómicron significaba que se convertiría en dominante en semanas en muchos lugares, lo que representa una amenaza para los sistemas médicos en países donde una alta proporción de la población permanece sin vacunar.

La vacunación, no las vacunas, es el reto

Si bien ómicron parecía escapar los anticuerpos, estaba surgiendo evidencia de que las vacunas contra la COVID-19 aún brindaban cierta protección, al provocar un segundo pilar de la respuesta inmune de las células T, puntualizó el Dr. Mahamud.

"Nuestra predicción es que se mantendrá la protección contra la hospitalización grave y la muerte (por ómicron)", explicó, y agregó que esto también se aplica a las vacunas desarrolladas por Sinopharm y Sinovac que se utilizan en China, donde los casos de ómicron siguen siendo muy bajos.

"El desafío no ha sido la vacuna, sino la vacunación y llegar a esas poblaciones vulnerables".

Cuando se le preguntó sobre si se necesitaba una vacuna específica contra ómicron, el Dr. Mahamud dijo que era demasiado pronto para decirlo, pero expresó sus dudas y enfatizó que la decisión requiere una coordinación global y no debe dejarse en manos de los fabricantes.

"Puede seguir adelante con ómicron y poner todos sus huevos en esa canasta y puede aparecer una nueva variante que sea más transmisible o más inmunoevasiva", dijo, y agregó que un grupo técnico de la OMS había celebrado reuniones recientes sobre la composición de la vacuna.

La mejor manera de reducir el impacto de la variante sería cumplir con el objetivo de la OMS de vacunar a 70% de la población en cada país para julio, en lugar de ofrecer una tercera y cuarta dosis en algunos países, dijo.

A medida que el número de casos debido a ómicron se ha disparado, algunos países, incluido Estados Unidos, han reducido los periodos de aislamiento o cuarentena en un intento por permitir que las personas asintomáticas regresen al trabajo o la escuela.

El Dr. Mahamud dijo que los líderes deberían decidir en función de la fuerza de la epidemia local y comentó que los países occidentales con números de casos muy altos podrían considerar recortar los periodos de aislamiento para mantener en funcionamiento los servicios básicos.

Sin embargo, los lugares con bajos niveles de vacunación harían mejor en mantener el periodo completo de cuarentena de 14 días.

"Si el números de casos en estas regiones es muy bajo, es mejor que invierta en mantener ese número muy, muy bajo".

Traducido y adaptado por el equipo de Medscape en español.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....