¿Células "zombis", un nuevo objetivo de tratamiento para la enfermedad de Alzheimer?

Pauline Anderson

Conflictos de interés

23 de diciembre de 2021

Los científicos han identificado un nuevo objetivo potencial para el tratamiento de la enfermedad de Alzheimer.[1]

Los investigadores, dirigidos por la Dra. Miranda E. Orr, Ph. D., profesora asistente de gerontología y medicina geriátrica en Wake Forest School of Medicine, en Winston-Salem, Estados Unidos, han detectado una población rara de células potencialmente senescentes, también conocidas como "células zombis", en los cerebros de pacientes con enfermedad de Alzheimer.

El estudio se suma al creciente conocimiento sobre cómo la biología del envejecimiento contribuye a la enfermedad de Alzheimer. Esta nueva información puede ayudar a los investigadores a encontrar tratamientos que prevengan la senescencia celular o eliminen las células senescentes del cerebro para reducir o detener la progresión de la enfermedad de Alzheimer y/o mejorar los síntomas relacionados.

La búsqueda de terapias que eliminen las células senescentes se conoce como investigación "senolítica".

La investigación se publicó en versión electrónica el 10 de diciembre en Nature Aging.

Datos de autopsia

Existe un interés creciente entre los investigadores de la enfermedad de Alzheimer por la "senescencia celular", que se refiere a la división celular detenida.

A medida que las personas envejecen la exposición continua a varios factores estresantes conduce a un aumento en la cantidad de células que se vuelven senescentes. Estas células pueden volverse resistentes a la muerte celular, cambiar de forma y tamaño y secretar moléculas inflamatorias.

En modelos animales las células senescentes contribuyen a la patología y la disfunción cerebral. La investigación con animales también muestra que el agotamiento de las células senescentes retrasa la aparición de enfermedades relacionadas con la edad.

Sin embargo, la distribución escasa y el fenotipo heterogéneo de estas células han presentado desafíos para detectarlas en el tejido humano.

Ahora, utilizando poblaciones grandes y diversas de tejido cerebral humano post mortem de pacientes con distintos niveles de patología de enfermedad de Alzheimer, los investigadores han desarrollado, probado y validado una técnica que involucra "eigengenes" para identificar estas células.

Los eigengenes, una matriz de vectores de genes para estudiar relaciones entre la expresión de genes, son útiles cuando ningún gen captura de manera confiable un fenotipo como la senescencia, señalaron los investigadores. Cada uno de sus eigengenes detectó aproximadamente un 2% de células senescentes de una población de aproximadamente 140.000 núcleos individuales derivados de 76 cerebros humanos post mortem.

"Nuevo objetivo emocionante"

Al comentar sobre el estudio, el Dr. Howard Fillit, director ejecutivo fundador y director científico de la Alzheimer's Drug Discovery Foundation (ADDF), describió la investigación como innovadora y dijo que "se destaca como una forma nueva y emocionante de apuntar a uno de los muchos factores subyacentes que contribuyen a la enfermedad de Alzheimer".

"La Dra. Orr y su equipo están trazando el camino en la investigación senolítica para la enfermedad de Alzheimer, abriendo un nuevo objetivo para posibles tratamientos", destacó el Dr. Fillit.

"Esto es especialmente emocionante para el campo, ya que ahora sabemos que necesitaremos fármacos que actúen contra los muchos procesos biológicos subyacentes que fallan a medida que envejecemos, como la acumulación de células senescentes tóxicas, que contribuyen a la enfermedad de Alzheimer", agregó.

La Alzheimer's Drug Discovery Foundation brinda apoyo para un ensayo clínico de fase 2 que se basará en esta investigación para probar los efectos de eliminar estas células senescentes en adultos mayores con deterioro cognitivo leve o enfermedad de Alzheimer en etapa temprana.

Con casi 6 millones de estadounidenses que viven con enfermedad de Alzheimer, existe una necesidad creciente de identificar nuevas terapias que aborden las células senescentes y otros objetivos novedosos, como la inflamación del cerebro y la disfunción vascular, que se pueden usar en combinación para mejorar el panorama de las personas con enfermedad de Alzheimer, concluyó el Dr. Fillit.

El estudio contó con el apoyo de NIH/NIA, Cure Alzheimer's Fund y Veterans Affairs.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....