¿Cómo se presenta la dermatitis atópica en fototipos altos?

Doug Brunk

Conflictos de interés

16 de diciembre de 2021

El cuadro clínico de la dermatitis atópica en fototipos altos es muy variable, lo cual puede representar un reto para los médicos.[1]

"Vemos cuadros clínicos muy heterogéneos y amplios en las diversas poblaciones de pacientes", señaló el Dr. Andrew F. Alexis, maestro en salud pública, durante el 3er. Congreso Revolutionizing Atopic Dermatitis (RAD) de 2021. "Algunas de estas diferencias podrían estar relacionadas con las variaciones en la función de barrera de la piel, los factores inmunitarios, los factores genéticos y los factores ambientales a que está sujeta la población, que interactúan y producen variaciones en el cuadro clínico y el efecto general de la dermatitis atópica. Muchos factores no genéticos también contribuyen a las diferencias que observamos, incluidos algunos factores socioeconómicos y de otro tipo que favorecen las discrepancias en la salud".

El Dr. Alexis, profesor de dermatología clínica en Weill Cornell Medicine, en la ciudad de Nueva York, Estados Unidos, habló de cuatro características clínicas principales de la dermatitis atópica en personas con fototipos altos, a saber:

El eritema es menos visible porque está enmascarado por el pigmento

"Puede haber un determinado enmascaramiento del eritema y una alteración de ese color, de manera que no se ve rojo brillante como se vería en el fondo de la piel ligeramente pigmentada. En cambio, las lesiones de dermatitis atópica tienen tonos de rojo grisáceo, marrón grisáceo o marrón rojizo. Es importante reconocer esta presentación clínica y observar muy bien y evaluar al paciente, no solo visualmente, sino mediante la palpación y tener en cuenta el cuadro sintomático para no caer en la trampa de llamar a una lesión de dermatitis atópica hiperpigmentación posinflamatoria. También es útil aislar las islas de piel normal o no lesionada y contrastarlas con las zonas de piel lesionada, para tener una idea de lo activas e inflamadas que están las zonas. La palpación ayuda mucho a apreciar la elevación de las lesiones que están implicadas", indicó el Dr. Alexis.

Acentuación folicular

Las variantes morfológicas comunes en fototipos altos incluyen la variante folicular o la variante micropapulosa de la dermatitis atópica. "Es posible que solo se vea un cumulo de pápulas de 1 a 2 mm de tamaño y pruriginosas y en lugares característicos de predilección por el eccema" dijo. Las lesiones similares al prurigo nodular o el prurigo nodular asociado a la dermatitis atópica también se observan con más frecuencia en fototipos altos.

Liquenificación

La variante liquenoide de la dermatitis atópica se caracteriza por una tonalidad violácea y otros rasgos que semejan al liquen plano y se ha informado que es más común en individuos de ascendencia africana. En un estudio prospectivo de aproximadamente 1.000 pacientes con dermatitis atópica atendidos durante 2 años en una clínica dermatológica del sureste de Nigeria se observó que 54% de ellos tenía lesiones liquenoides papulosas.[2] Además, 51% presentaba recuentos elevados de eosinófilos en sangre, especialmente los que padecían una enfermedad grave.

El Dr. Alexis añadió que en estudios de poblaciones de Asia oriental con dermatitis atópica se han descrito rasgos psoriasiformes. Estas placas pueden estar mejor delimitadas y tener características clínicas e histopatológicas que se parecen a la psoriasis.

Despigmentación

Una característica común a todo el espectro de pacientes con fototipos altos "es el riesgo de secuelas pigmentarias de larga duración en forma de hiperpigmentación o hipopigmentación", destacó el Dr. Alexis, que también es vicepresidente de diversidad e inclusión del Departamento de Dermatología de Weill Cornell Medicine. "En áreas muy graves de larga duración con escoriación crónica al grado de romper la piel, erosionarla y causar daño permanente a los melanocitos, se puede ver una despigmentación que se parece al vitiligo. También podemos ver hipopigmentación como consecuencia de los corticoesteroides tópicos, sobre todo los de clase I o clase II que se utilizan durante periodos prolongados".

El Dr. Alexis señaló que los retrasos en el tratamiento y el infratratamiento pueden contribuir a un mayor riesgo de secuelas pigmentarias y de otro tipo a largo plazo. "Los nuevos tratamientos son prometedores para mejorar los resultados en los pacientes con dermatitis atópica que tienen fototipos altos. En lo que respecta a las respuestas terapéuticas, se dispone de algunos estudios post hoc en los que se han investigado las posibles diferencias en la tolerabilidad y los fármacos que se han aprobado recientemente. Está claro que necesitamos más datos para comprender mejor si existen posibles diferencias raciales o étnicas", finalizó.

El Dr. Alexis ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Doug Brunk es un galardonado periodista de MDEdge y Medscape Noticias Médicas con sede en San Diego, que comenzó a cubrir el área de la salud en 1991.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....