Mini-examen clínico: Manejo de la tromboembolia pulmonar

Reinaldo Hamamoto

Conflictos de interés

21 de junio de 2022

La trombólisis sistémica consiste en la administración de un fármaco trombolítico a través de una vía intravenosa periférica y debe considerarse en la tromboembolia pulmonar de alto riesgo. Un metanálisis de los ensayos sobre trombólisis, en el que se comparó heparina sola con heparina más trombólisis en un total de 2.057 pacientes con tromboembolia pulmonar aguda mostró una reducción significativa del criterio de valoración combinado de mortalidad y tromboembolia pulmonar recurrente en pacientes con tromboembolia pulmonar de alto riesgo, con una tasa de 9,9% de hemorragias graves y de 1,7% de hemorragias intracraneales.[5]El mayor beneficio se observa cuando el tratamiento se comienza dentro de las 48 horas de iniciados los síntomas. Se ha informado que la trombólisis no ha tenido éxito en 8% de los pacientes con tromboembolia pulmonar de alto riesgo.[1]

Es adecuado considerar la trombólisis en pacientes jóvenes con tromboembolia pulmonar submasiva, sin datos de afectación hemodinámica, pero que tienen datos de deformación del ventrículo derecho en la ecocardiografía o niveles elevados de biomarcadores cardiacos, con bajo riesgo de hemorragia o pacientes con trastornos cardiopulmonares coexistentes.[3]

Según la guía de 2019 de la European Society of Cardiology y la European Respiratory Society, las contraindicaciones absolutas del tratamiento trombolítico sistémico incluyen:[1]

  • Antecedentes de ictus hemorrágico o de origen desconocido.

  • Ictus isquémico en los seis meses anteriores.

  • Neoplasia del sistema nervioso central.

  • Traumatismo mayor, cirugía o lesión craneal en las tres semanas anteriores.

  • Diátesis hemorrágica.

  • Hemorragia activa.

Las contraindicaciones relativas para la fibrinólisis incluyen:[1]

  • Ataque isquémico transitorio en los últimos seis meses.

  • Anticoagulación oral.

  • Embarazo o primera semana del puerperio.

  • Sitios de punción no comprimibles.

  • Reanimación traumática.

  • Hipertensión rebelde a tratamiento (presión arterial sistólica > 180 mm Hg).

  • Enfermedad hepática avanzada.

  • Endocarditis infecciosa.

  • Úlcera péptica activa.

Para más información sobre el tratamiento trombolítico sistémico de la tromboembolia pulmonar, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....