TENDENCIA CLÍNICA

Miocarditis

Ryan Syrek

Conflictos de interés

17 de diciembre de 2021

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia Clínica destacada y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook. Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

La miocarditis ha sido una preocupación constante durante la pandemia porque se ha asociado a la infección por SARS-CoV-2 y, en mucho menor grado, a la vacunación. Nuevos estudios que ayudan a aclarar los dos vínculos han dado lugar a la Tendencia clínica de esta semana. Según Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos, la miocarditis tras la vacunación con vacunas de ARN mensajero se presenta después de 70 de cada millón de dosis administradas en adolescentes de 16 a 17 años, que son los que tienen más riesgo. Una nueva revisión de los datos de 26 centros médicos pediátricos de Estados Unidos y Canadá proporcionó información tranquilizadora sobre los afectados (ver infografía).

El estudio fue publicado en Circulation y mostró que los síntomas comenzaron en una media de 2 días (intervalo: 0 a 22 días) después de la administración de la vacuna. El dolor torácico fue el síntoma más común (99,3%). En 30,9% de los pacientes se presentó fiebre y en 27,3% disnea. "Estos datos indican que la mayoría de los casos de sospecha de miocarditis relacionada con la vacuna contra COVID-19 en personas menores de 21 años son leves y se resuelven con rapidez", dijo el autor para correspondencia, Dr. Dongngan Truong, en un comunicado.

El Dr. F. Perry Wilson, maestro en ciencias, consideró que los datos eran en gran parte alentadores. Hizo alusión a "una tira de ritmo de 15 segundos que mostraba taquicardia ventricular no sostenida en un joven de 17 años" y a la reducción de la función en la ecocardiografía en 20% de los jóvenes incluidos como signos algo preocupantes. Aun así, concluye el Dr. Wilson, "tenemos que resistir el impulso de comparar los efectos de la vacuna con los efectos de no vacunar. Dado el carácter contagioso del SARS-CoV-2, debemos comparar los efectos de la vacuna con los efectos de la propia COVID-19”.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos han descubierto que los pacientes con COVID-19 tienen un riesgo casi 16 veces mayor de padecer miocarditis. Las manifestaciones cardiacas de la COVID-19 van mucho más allá de la miocarditis. En una revisión reciente, los investigadores afirman que los médicos "deben ser conscientes de algunos de los cambios en el electrocardiograma que se han notificado, tales como eje QRS anormal en casi 20% de los pacientes, anomalías de la conducción en casi 20%, bloqueo auriculoventricular en alrededor de 2,5% y extrasístoles en casi 10% de los pacientes". Más de 9% de los pacientes ingresados por COVID-19 presentan arritmias, sobre todo fibrilación auricular. Los autores recomiendan obtener un electrocardiograma de referencia y de seguimiento para la monitorización del QTc en los pacientes hospitalizados.

Dada la gran cantidad de problemas cardiacos asociados a la infección por SARS-CoV-2, fue recibida con beneplácito la noticia de que la miocarditis asociada a la vacunación con vacunas de ARN mensajero es en gran parte leve y se resuelve rápidamente en los raros casos en que se produce. Los hallazgos siguen inclinando la balanza a favor de la vacunación y han dado lugar al principal tema de la Tendencia clínica de esta semana.

Para más información sobre la miocarditis, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....