Cardiopatía isquémica, papel de la angiotomografía computarizada coronaria

El pódcast de Medscape en español

Dr. Aldo Rodrigo Jiménez Vega;  Dr. Alejandro Yared Meraz Muñoz

Conflictos de interés

13 de diciembre de 2021

En este contenido

Caso clínico

Paciente femenino de 60 años de edad, con historia de diabetes de tipo 2, hipertensión arterial sistémica y dislipidemia, en tratamiento con metformina, losartán y atorvastatina. Acude a urgencias por dolor en epigastrio, brazo y mandíbula, acompañado de disnea de esfuerzo en los últimos dos días. Niega otros síntomas, como diaforesis, náusea o vómito.

El electrocardiograma mostró cambios inespecíficos en la onda T. Sus signos vitales fueron: presión arterial: 110/90 mm Hg; frecuencia cardiaca: 90 latidos por minuto; saturación de oxígeno: 100%. Con troponina basal 0,04 y a las 6 horas sin cambios.

Abordaje clínico

Se sospecha que la paciente pueda tener o está estar en riesgo de arteriopatía coronaria. Se tomó la decisión de realizar más estudios para determinar el riesgo de la mujer. Las dos opciones principales para ayudar en la estratificación del riesgo son las imágenes de perfusión miocárdica y la angiotomografía computarizada coronaria.

En el abordaje de dolor es primordial descartar un síndrome coronario agudo. Para este propósito, la medición de troponinas y los cambios en el electrocardiograma son los criterios más importantes:

  • Cambios en el segmento ST (depresión o elevación) y onda T principalmente.

  • Niveles de troponinas de alta sensibilidad al ingreso y posteriormente a las 3 horas o incluso existen protocolos que las repiten a la hora. Previamente se recomendaba repetirlas a las 6 horas.

Pacientes a los que se les descarte un síndrome coronario agudo se deben estudiar con el objetivo de descartar cardiopatía isquémica. Para ello tomamos varios factores en cuenta para determinar la probabilidad preprueba mediante diversos criterios clínicos, como:

  • Temporalidad: agudo o subagudo.

  • Características de dolor: típico frente a atípico.

  • Factores de riesgo: comorbilidades e historia de cardiopatía isquémica prematura.

Los estudios de gabinete para la evaluación de cardiopatía isquémica se dividen en:

  1. Funcionales: en estos se estudia la perfusión miocárdica mediante medicina nuclear, ecocardiografía con estrés, resonancia magnética con estrés o tomografía por emisión de positrones.

  2. Anatómicos: angiotomografía computarizada coronaria, puntaje de calcio y prueba de esfuerzo.

Las pruebas de esfuerzo son económicas y ampliamente disponibles. Los candidatos ideales son pacientes que pueden ejercitarse, que realicen actividades con un consumo energético ≥ 5 mets y que tengan un electrocardiograma basal normal. La ventaja principal es que se evalúa al paciente cuando hace ejercicio y nos informa acerca de presión arterial, presencia de arritmias que se desenmascaran con el esfuerzo y capacidad funcional.

Perla
El rendimiento diagnóstico de las pruebas de esfuerzo es de 80%.

El puntaje de calcio se realiza con una tomografía axial computarizada sin contraste y está indicado en pacientes asintomáticos con baja probabilidad preprueba, sobre todo para reclasificar su riesgo cardiovascular. Nos informa de los puntos de calcificación en el árbol coronario; a mayor número de lesiones y mayor densidad del calcio, el puntaje será mayor. Lo normal es tener un puntaje de cero. Un puntaje > 300 predice mayor riesgo cardiovascular.

Perla
Un puntaje de calcio de cero tiene un alto valor predictivo negativo para descartar enfermedad coronaria (aterosclerosis), con un riesgo menor a 1% de presentar un evento cardiovascular en 5 años.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....