COMENTARIO

Soy doctora, no señorita, la iniciativa para poner un alto a la ignorancia

Mauricio Montelongo

Conflictos de interés

13 de diciembre de 2021

Soy doctora, no señorita, es una iniciativa que nace a partir de testimonios compartidos dentro del gremio médico y que busca expandirse a todos los ámbitos, iniciativa que ha sido necesaria por muchísimo tiempo y que llegó para quedarse.

En el reporte de género en la práctica clínica: México 2021, podemos comenzar a notar que es un hecho y no "una exageración" que en comparación de los doctores, las doctoras reportan que hay una desigualdad de género en su práctica diaria, en una proporción de más de cinco veces. También, gracias a este reporte, comprobamos lo que se viene escuchando constantemente: la unión entre las mujeres del gremio es cada vez más fuerte (y para bien), buscando el apoyo entre iguales.

Soy doctora, no señorita: la iniciativa para poner un alto a la ignorancia

La Dra. Ana Cecilia Jara, especialista en genética y actualmente terminando su alta especialidad, creó la iniciativa Soy doctora, no señorita, manifestando: "Este movimiento surge de experiencias que pensaba que eran solo mías, pero descubrí que las vivimos todas. Queremos que doctoras, ingenieras, abogadas, arquitectas, contadoras, diputadas… sean vistas a partir de sus capacidades".

¿Qué se busca con esta iniciativa?

Comenzar a cambiar el lenguaje, evitar aceptar el "no se puede hacer nada porque así son las cosas", comenzar por el cambio dentro del gremio: corregir a los doctores que acusan a las mujeres de tener una menor capacidad o de que deberían desertar la profesión porque "tienen que ser madres" o elegir una "especialidad para mujeres".

Asimismo, se busca cambiar el lenguaje fuera del gremio, con los pacientes; ¿cuántas veces hemos escuchado: "Señorita, ¿ya viene el doctor?" o la referencia a nuestras colegas como "muchacha"? Es pertinente aclarar que aquí no se busca que se humille al paciente por su forma de expresarse, sino que se intenta empoderar (tanto a las doctoras como a los doctores) para que eduquemos al paciente en la percepción que se tiene del rol femenino dentro de la medicina. Es decir, simplificándolo: quitar la idea que el doctor es el hombre y la enfermera es la mujer, o que el personal de mayor grado siempre será el hombre.

El cambio en el lenguaje es el primer paso para eliminar los estereotipos...

Estas etiquetas ya no tienen lugar actualmente en el mundo, existen los enfermeros (cuya labor como personal de enfermería, independientemente del género, es de los pilares más importantes para mantener instituciones y la salud en general) y también existen directoras de las instituciones y de los gobiernos más importantes en la actualidad. Con esto tampoco se busca demeritar o engrandecer el trabajo de alguien, simplemente se trata de buscar lo que en teoría siempre debió ser: una doctora merece el mismo trato y deferencia con la que se trata a un doctor.

El cambio en el lenguaje es el primer paso para eliminar los estereotipos y con ello cambiar el día a día laboral de todas las mujeres.. Los estereotipos contribuyen a crear y sostener una barrera que reduce aspiraciones de muchas mujeres (incluso desde etapas tempranas del desarrollo) y las hace creer que sus opciones profesionales están restringidas a unas cuantas consideradas "femeninas". 

¿Por qué es importante esta iniciativa?

Si aún no queda claro cuál es la importancia de este tipo de movimientos, te ayudo a comprenderlo de la forma más sencilla.

En primer lugar hay que recordar una de las primeras máximas que se nos enseñan en la carrera: Primum non nocere (Lo primero es no hacer daño), con la mera primicia de saber que es algo que afecta el desarrollo y la percepción hacia las doctoras; tendríamos entonces que apoyar para terminar este daño, sería un poco hipócrita de nuestra parte no poner nuestro grano de arena para terminar con estas prácticas, lo primero es no hacer daño.

En segundo lugar, es algo tan simple como aritmética de infantes (agregando el sentido común), una cabeza piensa más que dos cabezas, evidentemente, cuando hay más personas empoderadas hay más potenciales líderes, es decir, más cabezas pensando en la solución a un paciente, más investigaciones científicas y más oportunidades de progreso social y científico.

Si aún te quedan dudas, mi tercer punto sería la empatía. Dudo mucho que a ti, doctor, te gustaría que tras haber estudiado 6, 10, 12 o más años y de haber luchado por un título, día tras día cuestionen tu capacidad profesional, busquen a alguien más para corroborar tu juicio y como la cereza en el pastel, se refieran a ti como "chavo", "joven" o "muchachito" (este escenario hipotético ya llega a tensar el ambiente, incluso aun desconociendo todas las otras trabas sociales que viven las mujeres).

Acciones a tomar

Ya sabemos por qué y cómo comenzar a cambiar el panorama social de los profesionistas y en específico, de la medicina:

  • Corrige: no te burles ni humilles cuando notes que a causa de la ignorancia no se le está dando el lugar debido a cualquier persona.

  • Solidarízate con tus compañeras y compañeros, porque tú sabes lo que cuesta estar en donde están.

  • Educa a nuevas y (¿por qué no?) a viejas generaciones. Siempre es buen momento para aprender.

Seguramente siguiendo esta mini guía, tú doctora o tú doctor, estás apoyando a que crezca la próxima secretaria de Salud del país, la próxima delegada ante organismos internacionales o la próxima directora de un hospital, pero sobre todo, estás ayudando a quitar viejas costumbres que demeritan la práctica de todos y únicamente estancan el desarrollo profesional y social dentro de la medicina.

Recuerda:

Es doctora, no señorita.

Agradecimiento especial a la Dra. Ana Cecilia Jara por hacer este movimiento una realidad y por el apoyo para realizar esta perspectiva.

Mauricio Montelongo es estudiante de medicina, creador de contenido en redes sociales como @ElDoctorEME. Le gusta la divulgación de información científica y la constante colaboración con distintos proyectos que ayuden al crecimiento personal y profesional. Actualmente colabora y forma parte de distintos proyectos con la ONU, Elsevier, Grupo CTO y Medscape en español.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....