La asociación de estatura, índice de masa corporal y dermatitis atópica en niños pequeños puede ser transitoria

Kate Johnson

Conflictos de interés

7 de diciembre de 2021

La asociación de la dermatitis atópica con la baja estatura y el aumento del índice de masa corporal en la infancia temprana puede ser transitoria y a menudo se resuelve a mediados de la adolescencia, según un estudio de cohortes publicado el 17 de noviembre en la versión electrónica de JAMA Dermatology.[1]

"El potencial de los niños con dermatitis atópica de ‘ponerse al día’ en la estatura, según se observó en nuestro estudio, puede explicarse con la resolución de la dermatitis atópica o el éxito del tratamiento", afirmaron el autor principal, Dr. Aaron M. Drucker, Sc. M., del Departamento de Dermatología de la University of Toronto, y del Women's College Hospital, en Toronto, Canadá, y sus colaboradores.

Postularon que aunque la asociación entre la dermatitis atópica y la menor estatura es "probablemente multifactorial", es posible que esté determinada en parte por la pérdida de sueño causada por la dermatitis atópica, o por el tratamiento de la dermatitis atópica con corticoesteroides, que pueden dar lugar a un retraso del crecimiento y por consiguiente un incremento del índice de masa corporal.

Los investigadores utilizar datos de TARGet Kids!, un estudio de cohortes prospectivo y longitudinal diseñado para estudiar múltiples trastornos de la salud en niños atendidos en consultorios generales de pediatría y de medicina familiar de Toronto. Su estudio incluyó a 10.611 niños de los que había datos sobre estatura, peso, índice de masa corporal y puntuaciones z estandarizadas, que tienen en cuenta las diferencias de edad y sexo en las características antropométricas. Las covariables clínicamente relevantes que se reconocieron fueron edad del niño, sexo, peso al nacer, antecedentes de asma, ingresos familiares, grupo étnico materno y paterno y la estatura y el índice de masa corporal de la madre.

La media de edad de los niños del estudio al ingresar en la cohorte era de 23 meses y fueron objeto de seguimiento durante una mediana de 28,5 meses, periodo en el que tuvieron una mediana de dos consultas. Al inicio del estudio, 947 (8,9%) niños tenían dermatitis atópica declarada por los padres, pero aumentó a 1.834 (17,3%) durante el seguimiento.

Tras ajustar las covariables, la dermatitis atópica se asoció con una media de z-estatura más baja (p < 0,001), una media de z-índice de masa corporal más alta (p = 0,008), pero una media de z-peso más baja (p < 0,001) en comparación con los niños sin dermatitis atópica. Utilizando las tablas de crecimiento de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los investigadores calcularon que "los niños con dermatitis atópica eran, en promedio, aproximadamente 0,5 cm más bajos a la edad de 2 años y 0,6 cm a la edad de 5 años que los niños sin dermatitis atópica" después de ajustar teniendo en cuenta covariables. También estimaron que los niños con dermatitis atópica tenían "una media de aproximadamente 0,2 unidades más de índice de masa corporal a la edad de 2 años" que los niños sin dermatitis atópica. Las asociaciones entre la dermatitis atópica y la estatura disminuyeron a los 14 años, al igual que la asociación entre la dermatitis atópica y el índice de masa corporal a los 5 años y medio.

"Dado que encontramos que los niños con dermatitis atópica tienen algo menos de peso, medidos por z-peso, que los niños sin dermatitis atópica y que esta asociación no se atenuó con la edad, es posible que nuestros hallazgos sobre el índice de masa corporal y quizá los de estudios anteriores, se expliquen principalmente por las diferencias en la estatura. Esta distinción tiene una importancia clínica evidente: en lugar de centrarse en la obesidad y los comportamientos obesogénicos como problemáticos en niños con dermatitis atópica, la investigación podría estar mejor dirigida a comprender la asociación entre la dermatitis atópica y la estatura inicialmente más baja", afirmaron los autores.

En su comentario sobre los resultados del estudio, el Dr. Jonathan Silverberg, Ph. D., maestro en salud pública, profesor adjunto de dermatología de George Washington University School of Medicine and Health Sciences, en Washington, Estados Unidos, comentó a Medscape Noticias Médicas que hubiera preferido utilizar la expresión "además de centrarse en la obesidad", más que "centrarse en la obesidad".

"No debemos ignorar la dieta y la actividad sedentaria como factores importantes", dijo, haciendo referencia a otro estudio reciente que reveló tasas más elevadas de trastornos de la conducta alimentaria asociados con la dermatitis atópica.[2]

El Dr. Silverberg destacó que no estaba lo suficientemente familiarizado con la muestra de la cohorte como para comentar si es representativa de la población canadiense, o si los resultados son generalizables a otras regiones y poblaciones. La posibilidad de generalización "es una cuestión importante, ya que anteriormente observamos diferencias regionales con respecto a la asociación entre la dermatitis atópica y la obesidad".

Además, señaló que en el estudio la dermatitis atópica se definió como "algún antecedente" de la enfermedad en vez de "en el último año o en la actualidad", por lo que si bien se trata de un estudio longitudinal, "en realidad se está analizando cómo la dermatitis atópica en algún momento de la vida de los pacientes está relacionada con el peso o la estatura. Sin embargo, muchos casos de dermatitis atópica infantil se resuelven o se vuelven más leves o remiten a medida que los niños crecen. Por tanto, si la dermatitis atópica remite cabría esperar que las asociaciones se atenuaran conforme los niños crecen. No obstante, esto no nos dice cómo la persistencia de la dermatitis atópica en la infancia o la adolescencia está relacionada con la estatura o con el peso".

Estudios previos han revelado que la baja estatura y la obesidad están especialmente asociadas con la dermatitis atópica moderada, y más con la grave, señaló el Dr. Silverberg. Es probable que la mayoría de los pacientes de esta cohorte de atención primaria tuviera una enfermedad leve, por lo que las magnitudes de los defectos probablemente se diluyan por la enfermedad mayormente leve "y no sean relevantes para los pacientes con dermatitis atópica más persistente y grave que se atienden en la práctica dermatológica".

El estudio fue financiado por el Departamento de Medicina, Women´s College Hospital, y Canadian Institutes of Health Research. Un autor refirió recibir honorarios del British Journal of Dermatology (revisor y Editor de Sección), la American Academy of Dermatology (autor de guía) y la National Eczema Association (revisor de becas) y ha fungido como un consultor remunerado para la Canadian Agency for Drugs and Technologies in Health ajenos al presente estudio. No se informó de otros conflictos de intereses. El Dr. Silverberg ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....