Impacto de la pandemia de COVID-19 en los residentes de neurocirugía de Latinoamérica

Roxana Tabakman

25 de noviembre de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Discriminación, abuso y maltrato, problemas de los programas de capacitación médica poco hablados, menos reportados y no siempre debidamente estudiados, ¿cómo afecta a los profesionales en formación?, ¿podría el ambiente haber empeorado con la pandemia? Para conocer mejor la situación, específicamente en los residentes de neurocirugía, un grupo de neurocirujanos inmersos en la educación de residentes envió el pasado mes de mayo una encuesta electrónica a diferentes programas de capacitación acreditados por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Neurocirugía (FLANC) en Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Cuba, Ecuador, México, Nicaragua, Panamá, Paraguay, Perú, República Dominicana, Uruguay, El Salvador, Guatemala y Venezuela.

En el artículo publicado en World Neurosurgery, revista científica oficial de la FLANC, los autores describen que padecer discriminación representó un factor de riesgo para presentar altas puntuaciones de agotamiento emocional (odds ratio [OR]: 3,019; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 1,057 a 8,629).[1]

Afirmaron también que altos niveles de despersonalización, uno de los aspectos del síndrome de desgaste profesional, junto con el agotamiento emocional y la realización personal, se asociaba con un riesgo siete veces mayor de presentar ideas suicidas (OR: 7,869; IC 95%: 1,266 a 48,88).

La tasa de síndrome de desgaste profesional referida fue superior a lo esperado por la literatura (más de 40% de los residentes encuestados). Normalmente los factores de riesgo al síndrome de desgaste profesional incluyen largas horas de trabajo, altos niveles de estrés y falta de sueño y para los autores probablemente el número elevado refleja el agravamiento por la situación pandémica.

Impacto negativo de la pandemia de COVID-19

Ellos ya habían avalado el impacto negativo de la pandemia de COVID-19 en la capacitación de los residentes de neurocirugía en Latinoamérica, incluidos sus efectos en la salud física y emocional, el aumento de la carga de trabajo y la necesidad de desarrollar diferentes estrategias académicas para compensar la menor experiencia presencial, la disminución del tiempo en quirófano y el menor número de procedimientos quirúrgicos, junto con la pérdida de colegas cercanos y familiares.[2]

Los nuevos datos de esta encuesta realizada en plena crisis sanitaria fue la incertidumbre con respecto al futuro debido a la pandemia, su impacto en la vida profesional y personal y la disminución de las horas de trabajo. Los factores relacionados con la pandemia de COVID-19 que más afectaron a la práctica neuroquirúrgica habitual fueron menos horas en el quirófano, tiempo de enseñanza inadecuado e incertidumbre sobre las políticas de salud, pero la discriminación tuvo un peso importante en el sufrimiento. Los residentes que tuvieron los niveles más altos de despersonalización (66,7%; p = 0,043) y agotamiento emocional (75%; p = 0.023) fueron aquellos que reportaron sufrir discriminación por dar positivo a COVID-19.

"Nuestros resultados tienen como objetivo arrojar luz sobre un importante problema de salud mundial recientemente agravado por la pandemia actual y que exige una acción rápida. Nuestro estudio representa un esfuerzo por comprender mejor estos temas y crear conciencia entre los neurocirujanos sobre la crisis que actualmente aqueja a nuestros residentes, con el fin de tomar medidas y mejorar las condiciones de formación de los residentes de neurocirugía en Latinoamérica y en todo el mundo", afirmaron los autores, neurocirujanos de México, Argentina, Brasil y Suiza.

El síndrome de desgaste profesional se asocia con una mayor tasa de abuso de sustancias, malas relaciones interpersonales y desempeño ocupacional y una menor satisfacción laboral percibida. Habría evidencias que sugieren que podría aumentar el riesgo de depresión, ansiedad y conductas suicidas.

Identificar áreas de oportunidad para mejorar las condiciones educativas

Dr. Bayron A. Sandoval Bonilla

"Quería plasmar diez años de experiencia en la que he tenido la oportunidad de tener cerca residentes brillantes, que nos han hecho llegar todos estos sentimientos", comentó a Medscape en español el líder de la investigación, Dr. Bayron A. Sandoval Bonilla, profesor asociado de neurocirugía del Hospital de Especialidades Centro Médico Nacional (CMN) Siglo XXI del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), en la Ciudad de México, México.

"Necesitamos hacer un cambio de paradigma educativo en la medicina acorde a nuestros tiempos. No podemos permitir que ese tipo de variables influya en un entrenamiento que de por sí ya es pesado. A mí me toca hacerlo a nivel de neurocirugía", añadió.

El artículo es parte de una serie de investigaciones, en formato de encuestas de respuesta voluntaria, que pretende identificar áreas de oportunidad para mejorar las condiciones educativas. El Dr. Sandoval explicó que por la prioridad dada por las publicaciones científicas a los artículos que traían información de la pandemia, las investigaciones acabaron siendo divulgadas de manera no cronológica.

En un estudio previo, prepandémico, aún no publicado pero ya aceptado para publicación, habrían evaluado las condiciones discriminatorias experimentadas por los residentes durante su formación neuroquirúrgica en México que tendría influencia en el síndrome de desgaste profesional. Casi uno de cada tres encuestados refirió alguna forma de discriminación, principalmente por lugar de origen, género o apariencia física. En la encuesta posterior, realizada durante la pandemia, aunque 60% de los residentes informó no haber sido víctima de ningún tipo de discriminación, cuando el problema era informado los principales motivos fueron sexo (19%), cuidado de pacientes con COVID-19 (13,5%) y pruebas positivas para COVID-19 (11%). Y uno de cada 10 residentes extranjeros afirmó sufrir discriminación durante su programa de capacitación.

"Creemos que para generar cambios hay que pregonar con el ejemplo. El inicio del camino es la identificación del problema, después hay que aceptarlo, presentarlo en artículos y congresos para sentar las bases para hacer cambios a nivel de los profesores, pero también de parte de los compañeros, para que los residentes puedan recibir un mejor entrenamiento en mejores condiciones", destacó el Dr. Sandoval.

Mujeres residentes enfrentan discriminación de género, abuso y acoso sexual

Otra autora del artículo es la Dra. Barbara Nettel Rueda, primera presidenta de la Sociedad Mexicana de Cirugía Neurológica, un camino que hasta ahora está abierto para pocas. De hecho, según la base de datos de la institución, apenas 14,5% de los residentes en formación entre 2019-2020 era de sexo femenino.

Dra. María Fabiola de la Cerda Vargas

La primera autora del artículo también es mujer, Dra. María Fabiola de la Cerda Vargas. Nacida en Degollado, una localidad de menos de 1.000 habitantes en el estado de Jalisco, México, hoy cursa el sexto año de neurocirugía en la Unidad Médica de Alta Especialidad (UMAE) 71 del Instituto Mexicano del Seguro Social, en Torreón, México.

"Tienes que desarrollar estrategias para avanzar. Las mujeres somos la minoría en esta especialidad, porque debemos dejar muchas cosas. Pero el cambio lo hacemos cada una de nosotras", descartando que el problema sea propio de la especialidad que eligió. "Somos una pequeña rebanada del pastel, de ese gran problema que se expande desde el momento en que entras a una carrera, como medicina", destacó.

"La percepción de las distintas personas es diferente, termina siendo un tabú o no toman el tema con la seriedad necesaria. A veces las mujeres que iban a responder la encuesta me preguntaban: '¿Qué quiere decir que me esté molestando?'. Las mujeres que sentimos que eso es un problema hacemos un mayor esfuerzo por cambiar las cosas", puntualizó la Dra. De la Cerda.

Las 25 mujeres residentes que respondieron la encuesta y que representaron 22,5% del total de la muestra presentaron tasas más altas, en comparación con los hombres encuestados, en discriminación de género (80% frente a 1,2%; p = 0,001), abuso (84% frente a 58,1%; p < 0,005) y acoso sexual (24% frente a 0%; p < 0,001).

El Dr. Sandoval destacó que en Latinoamérica hay varios programas organizados para reducir los problemas que enfrentan las mujeres en las residencias médicas, pero no comparte ese enfoque. "No es una cuestión solo de género, tenemos que atacar todo el problema. Llegar a la cero discriminación, por género, origen racial, apariencia física, tendencia sexual, etcétera", destacó el especialista ecuatoriano que lleva veinte años viviendo en México.

Crear consciencia

Según los registros de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Neurocirugía, durante el periodo del estudio aproximadamente 1.500 residentes se estaban capacitando en alguno de los 182 centros registrados en Latinoamérica. Entretanto, a pesar de los esfuerzos de los investigadores, la tasa de respuestas a la encuesta fue muy baja: 7,4%. Esto afecta naturalmente las conclusiones y los autores sugieren que los residentes que experimentaron más agotamiento y discriminación podrían estar más inclinados a responder el cuestionario.

Pero otro aspecto a analizar son las causas. "La baja tasa puede tener varias causas, entre ellas miedo a responder, ya que aun cuando son anónimas, siempre existe el temor a ser identificado, a identificar problemas. Los residentes tienden a negar este tipo de problemas y no darle la importancia necesaria, especialmente por aquellos que no sufren de discriminación ni de síndrome de fatiga profesional".

"No podemos permitir que ese tipo de variables influyan en un entrenamiento que de por sí ya es pesado. Hay que identificar los problemas y después buscar soluciones", enfatizó.

El Dr. Sandoval y la Dra. de la Cerda han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Roxana Tabakman de Medscape en español en Twitter @RoxanaTabakman.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....