Fallecimiento tras liposucción: la responsabilidad del médico es ser diligente

Amapola Nava

23 de noviembre de 2021

Nancy Deyanira Mireles Reyna, quien realizó una liposucción a una joven de 22 años sin contar con un título de medicina, fue detenida el 16 de octubre por la Fiscalía General de Justicia de Nuevo León, México. Según la autopsia, durante el procedimiento la joven falleció de forma instantánea por un golpe en la cabeza, a consecuencia de una contusión profunda vertebromedular cervical.

De acuerdo con la investigación, la joven recibió lidocaína como anestésico, la cual pudo ser insuficiente. Debido a esto podría haber reaccionado durante la operación y caído de la plancha quirúrgica donde se encontraba, explicó un medio local después de la primera audiencia del caso.[1]

La responsabilidad del médico es ser diligente

A nivel mundial, en temas legales la medicina se divide en medicina curativa y medicina voluntaria. Dentro de la medicina voluntaria se encuentra la cirugía estética o la que acaba con la capacidad reproductiva. En el caso de la medicina voluntaria, los resultados negativos se evalúan analizando qué procedimientos realizó el médico antes de realizar la cirugía.

Dr. Mauricio Sarmiento Chavero

"Generalmente los pacientes fallecen porque entran a quirófano con un problema no identificado, muchas veces por no pedir estudios y evaluaciones preoperatorias, por no pedir un electrocardiograma o no interconsultar con otro especialista cuando existen comorbilidades y esto el juez lo toma en cuenta", explicó el Dr. Mauricio Sarmiento Chavero, médico y abogado.

Otro factor que se debe analizar es qué parte del procedimiento falló: la anestesia o la actuación quirúrgica, pues cada especialista tiene autonomía científica y ninguno tiene autoridad sobre otro. Caso contrario cuando el problema ocurre con el personal de enfermería, donde hay una relación vertical que requiere de vigilancia médica.

"Lo que digo a los médicos es que un procedimiento estético es tan serio como cualquier cirugía y a veces requiere valoraciones previas y siempre de un consentimiento informado bien hecho. Desde el punto de vista jurídico, les comento que tienen que planear su cirugía como si se fuera a complicar", señaló el Dr. Sarmiento.

Cuando el médico sigue estos pasos y sucede un problema ya no se cataloga como negligencia, porque la profesión médica es de medios, no de resultados; no se puede prometer un resultado 100%, siempre existen riesgos. La responsabilidad del médico es ser diligente; si un paciente fallece en el quirófano, pero existen los estudios de que el suceso fue algo que no se podía prever, algo no esperado, el médico no debe ser hallado culpable, puntualizó el Dr. Sarmiento.

¿Homicidio o feminicidio?

"Si me preguntan qué es lo más grave de este caso, es que no es un caso aislado; esto es más común de lo que imaginamos", explicó el Dr. Sarmiento, quien comenta haber llevado entre 10 y 12 casos de pacientes afectados por cirugías estéticas realizadas por personas que no son especialistas.

Asimismo, el Dr. Sarmiento comentó que nunca había conocido el caso de alguien que operara sin siquiera tener el título de medicina. "Nadie se mete a un campo tan complicado como la cirugía estética sin tener por lo menos un título de medicina, me parece una forma muy riesgosa de ganarse la vida, sin aprecio por la vida de los demás".

Mireles Reyna será juzgada por los delitos de feminicidio y usurpación de funciones profesionales por un juez de Control y de Juicio Oral Penal. "No entiendo por qué feminicidio, pero sí homicidio, porque el Código Penal Federal clasifica el feminicidio cuando es por una relación sentimental, que se haya tenido incomunicada a la víctima, que se exponga el cuerpo después del deceso; son homicidios por cuestión de género. A mí me parece que es un homicidio", detalló el Dr. Sarmiento.

Las diferencias en la pena son que la condena por feminicidio va de 40 a 60 años de prisión y el homicidio simple va de 12 a 24 años de encarcelamiento.

¿Negligencia médica?

Por otro lado, Mirles Reyna no puede ser juzgada por negligencia médica, que es una cuestión del derecho civil en la que se reúnen tres características: existe daño a un paciente, ese daño es resultado de una omisión o una acción culposa y hay un nexo causal entre las dos. En este caso la persona ni siquiera era médico, además actuó con dolo, por lo que cometió un delito por lesión u homicidio, detalló el Dr. Sarmiento.

"Quienes podrían ser juzgados por negligencia son los dueños de la clínica. Por falta de vigilancia, por no asegurarse de que el personal que trabaja en sus instalaciones cuente con las credenciales necesarias", destacó.

Un problema de vigilancia e incumplimiento de la ley

"Por desgracia en México tenemos todas las leyes, donde están claramente establecidos los parámetros que debe cumplir una persona para hacer una cirugía estética, pero no se cumplen. Se tiene que obligar a las clínicas a que cumplan con la ley. La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS) y las secretarías de salud estatales tienen que hacer su trabajo e investigar cómo están funcionando estas clínicas, porque están lesionando a gente vulnerable, gente que está sana, que no tendría por qué fallecer", explicó el Dr. Sarmiento.

Y aunque no se conocen estadísticas al respecto, se sabe que las principales víctimas son mujeres jóvenes y población transgénero.

El abogado también señaló que estas no son personas o centros que trabajan de manera clandestina, sino que se encuentran en medio de las grandes ciudades y se anuncian en redes sociales o en programas de televisión con grandes audiencias, por lo que existe la posibilidad de que los engaños sean cada vez más fáciles de perpetuar.

"Hay una propuesta de cambiar el artículo 81 de la Ley General de Salud, que ya se aprobó en el senado, para quitar el Comité Normativo Nacional de Consejos de Especialidades Médicas (CONACEM). Esto hará más fácil que los charlatanes realicen cirugías estéticas. El problema es que quienes llevan a cabo estos procedimientos no son especialistas en cirugía plástica, sino maestros en cirugía estética; no pasan por una residencia médica en la que se tienen hasta 2.000 horas de práctica", agregó el Dr. sarmiento.

El médico y abogado destacó que es urgente exigir vigilancia a las autoridades. Pero debido a que los casos son tan comunes, es necesario que incluso los pacientes se aseguren de que el cirujano del que van a recibir atención está certificado, pues una mala cirugía puede arruinar o terminar con la vida de las personas.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....