Epinefrina más temprana en el paro cardiaco conlleva mejores resultados

Marlene Busko

Conflictos de interés

19 de noviembre de 2021

Los pacientes con paro cardiaco extrahospitalario y ritmo desfibrilable que recibieron epinefrina en los 4 minutos siguientes a la primera descarga del desfibrilador tuvieron mejores resultados que quienes recibieron epinefrina más tarde, en un estudio observacional de gran tamaño.[1]

En concreto, de más de 6.000 adultos de Norteamérica que sufrieron un paro cardiaco extrahospitalario desfibrilable entre 2011 y 2015, los que recibieron epinefrina antes o después tuvieron más probabilidades de recuperar la circulación espontánea antes de llegar al hospital, de sobrevivir hasta el alta hospitalaria y de ser dados de alta con desenlaces neurológicos favorables.

El Dr. Shengyuan Luo, M. H. S., presentó el estudio en el Resuscitation Science Symposium (ReSS) 2021 de la American Heart Association, que se lleva a cabo junto con el Congreso de la American Heart Association (AHA) de 2021.

"Los datos indican que en el paro cardiaco extrahospitalario con un ritmo desfibrilable puede ser aconsejable priorizar el tratamiento con epinefrina poco después de una descarga del desfibrilador", comentó a Medscape el Dr. Luo, médico residente de medicina interna en el Rush University Medical Center, en Chicago, Estados Unidos.

Tras pedirle su comentario, el Dr. Amal Mattu, quien no participó en el estudio, señaló que los autores estudiaron la dosis de epinefrina poco después de la primera descarga, "pero en realidad lo fundamental es analizar cuánto tiempo después del inicio del paro cardiaco se administra epinefrina".

"Epinefrina administrada poco después del inicio del paro cardiaco es la clave", subrayó el Dr. Mattu, profesor y vicepresidente del Departamento de Medicina de Urgencias de la University of Maryland School of Medicine, en Baltimore, Estados Unidos. Entre las limitaciones del estudio está el hecho de que fue retrospectivo y que "no sabemos cuánto tiempo estuvieron los pacientes en paro cardiaco antes de que se aplicaran las primeras descargas. Por ejemplo, si el paciente había estado en paro cardiaco durante 10 minutos antes de la primera descarga, esperamos un mejor resultado que si hubiera estado en paro cardiaco durante 20 minutos", señaló.

Sin embargo, el hallazgo de mejores resultados después de la administración temprana de epinefrina "tiene sentido y los resultados son congruentes con las guías clínicas y la opinión de la mayoría de los expertos", informó el Dr. Mattu.

La desfibrilación "debe hacerse lo antes posible", indicó a Medscape. "Después de eso la administración temprana de epinefrina, por ejemplo, alrededor de los primeros 15 minutos después del paro cardiaco, parece tener su mejor beneficio, pero epinefrina administrada más allá de 20 minutos después del inicio del paro cardiaco no ayuda mucho y la dosificación continuada de epinefrina después de eso se asocia con un pronóstico desfavorable".

El Dr. Luo aclaró que los pacientes de los grupos asignados a tratamiento con epinefrina más temprano y más tardío tenían puntuaciones de propensión equiparables en cuanto al tiempo de respuesta de los servicios médicos de emergencia y el tiempo transcurrido desde el envío de los servicios médicos de emergencia hasta la primera descarga del desfibrilador.

Admitió que pueden entrar en juego otros factores. "En nuestra opinión, el pronóstico asociado a la epinefrina puede depender de muchos factores, como su dosis total, la vía de administración, la frecuencia de las dosis, etcétera", destacó.

"Estudiar el momento en que se administra epinefrina es solo una parte de nuestro esfuerzo por evaluar exhaustivamente los efectos del tratamiento en el paro cardiaco". Por tanto, es necesario seguir investigando.

Cada minuto de retraso reduce 8% el resultado óptimo

Investigaciones previas indicaron que epinefrina debía administrarse después de tres descargas eléctricas fallidas con un desfibrilador externo automático, pero no estaba claro si administrar epinefrina incluso antes, por ejemplo, después de la primera descarga eléctrica, sería mejor.

Para examinar las ventajas de un tratamiento con epinefrina más temprano o más tardío en el paro cardiaco, los investigadores identificaron a 6.416 pacientes que sufrieron un paro cardiaco y recibieron este fármaco.

La mediana de edad de los pacientes era de 64 años y 80% lo integraban hombres. Aproximadamente un tercio de los pacientes (35%) había recibido epinefrina en los 4 minutos siguientes a la primera desfibrilación.

La mayoría de los pacientes (80%) tuvo una recuperación de la circulación espontánea prehospitalaria, aproximadamente 1 de cada 5 (19%) sobrevivió hasta el alta hospitalaria y un número algo menor de ellos (16%) fue dado de alta con un pronóstico neurológico favorable.

Tras el ajuste de factores de confusión, por cada minuto adicional de retraso en la inyección de epinefrina después de la administración de la primera descarga, la recuperación de la circulación espontánea prehospitalaria disminuyó 5% (odds ratio [OR]: 0,95; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,94 a 0,96), la sobrevida al alta hospitalaria disminuyó 9% (OR: 0,91; IC 95%: 0,89 a 0,92) y el alta con un pronóstico neurológico favorable disminuyó 8% (OR: 0,92; IC 95%: 0,90 a 0,93) (p < 0,001 para todos).

En comparación con los pacientes que recibieron epinefrina en los 4 minutos siguientes al primer intento de desfibrilación, los que la recibieron más tarde tenían casi la mitad o la mitad de probabilidades de tener una recuperación de la circulación espontánea prehospitalaria (OR: 0,58; IC 95%: 0,51 a 0,68), de sobrevivir hasta el alta hospitalaria (OR: 0,50; IC 95%: 0,43 a 0,58) o de ser dados de alta con una buena función neurológica (OR: 0,51; IC 95%: 0,43 a 0,59) (p < 0,001 para todos).

Las asociaciones siguieron siendo significativas en una cohorte bien equilibrada con puntuación de propensión equiparable y en los análisis de subgrupos teniendo en cuenta paros cardiacos presenciados, tiempos de respuesta del servicio médico de emergencia y dosis total de epinefrina.

"Es crucial que siempre que se sospeche de un evento de paro cardiaco, se notifique y se active inmediatamente el sistema de emergencias médicas, para que las personas con paro cardiaco reciban a tiempo atención médica que les salve la vida", señaló el Dr. Luo en un comunicado de prensa de la American Heart Association.

Los hallazgos apoyan las últimas guías para la reanimación cardiopulmonar y la atención cardiovascular urgentes de la American Heart Association, publicadas en octubre de 2020, que recomiendan administrar epinefrina lo antes posible con el fin de maximizar las posibilidades de obtener buenos resultados con la reanimación, con base en datos observacionales.

El Dr. Luo y el Dr. Mattu han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....