Oncofertilidad, un aspecto importante para procurar la calidad de vida del paciente oncológico pediátrico y adulto

Martha de la Torre

10 de noviembre de 2021

Expertos de la Sociedad Española de Oncología Médica, la Sociedad Española de Fertilidad, la Sociedad Española de Hematología y Hematoterapia, la Sociedad Española de Hematología y Oncología Pediátrica y la Sociedad Española de Radiación Oncológica, realizaron una extensa revisión de la literatura sobre la preservación de la fertilidad en población oncológica pediátrica, adolescente y adulta para elaborar un consenso multidisciplinario.[1]

La indicencia del cáncer en hombres y mujeres va en aumento. Según algunas estadísticas, la probabilidad de presentar cáncer en algún momento de la vida es 1 de cada 2 hombres y 1 de cada 3 mujeres.[2] Gracias al desarrollo de nuevos tratamientos y a la detección temprana, la sobrevida en pacientes con cáncer ha aumentado. Entre 2010 y 2016 la tasa de sobrevida a 5 años en población pediátrica y adolescente se encontraba aproximadamente en 80% y en 60% en población adulta para todos los tipos de cáncer.

La quimioterapia, la radiación, la cirugía y la terapia dirigida plantean amenazas diferenciales para la fertilidad. La infertilidad es uno de los principales efectos secundarios del cáncer y su tratamiento en niños y adultos jóvenes impacta de forma negativa en la calidad de vida.

Dra. Cristina Magaly Sánchez González

La Dra. Cristina Magaly Sánchez González, especialista en reproducción humana, egresada del Instituto Nacional de Perinatología de la Ciudad de México, maestra en Ciencias Médicas por la Universidad Anáhuac, comentó: "En las últimas décadas se han logrado avances importantes en el tratamiento oncológico, alargando la sobrevida de los pacientes, por lo que es muy importante cuidar la calidad de vida. La posibilidad de conservar la fertilidad tiene un impacto positivo en la calidad de vida".

Cada vez es más relevante establecer criterios para la atención sanitaria para la preservación de la fertilidad en pacientes oncológicos.

Riesgo de infertilidad de los principales tratamientos oncológicos

En este consenso multidisciplinario los autores enlistan los principales tratamientos oncológicos clasificándolos de acuerdo al riesgo de infertilidad.

Para adultos

  • < 25%: bajo riesgo (doxorrubicina y ciclofosfamida, doxorrubicina y ciclofosfamida más paclitaxel, tamoxifén, entre otros).

  • > 75%: riesgo alto (ifosfamida, cisplatino > 600 mg/m2, trasplante de células madre hematopoyéticas).

Para adolescentes y niños

En el caso de la enfermedad hematológica, además del riesgo de infertilidad que conlleva el uso de agentes alquilantes, el platino y la radioterapia, también debe considerarse que el trasplante de células madre hematopoyéticas y la enfermedad injerto contra huésped están asociados a un alto riesgo de infertilidad.

Un abordaje multidisciplinario es parte de la atención médica de calidad

El abordaje multidisciplinario del paciente oncológico es parte de una atención médica de calidad; "es importante que oncólogos y hematólogos tomen en cuenta el impacto que los tratamientos pueden tener sobre el potencial reproductivo y que aborden el tema de la salud reproductiva para poder hacer una derivación a los especialistas", señaló la Dra. Sánchez.

La técnica de preservación de la fertilidad más adecuada depende de características propias del paciente, la enfermedad oncológica y el tratamiento y siempre debe llevarse a cabo un abordaje individualizado. Se ha visto que solo la mitad de los pacientes que llegan a presentar alteraciones en la capacidad reproductiva ha sido informada previamente sobre opciones para la preservación de la fertilidad.[3] "Se estima que entre 30% y 50% de las mujeres en edad reproductiva no reciben tales técnicas al iniciar radioterapia o quimioterapia", resaltó la Dra. Sánchez.

"Por tanto, es muy importante que los médicos tratantes puedan establecer un diálogo sobre el posible impacto del tratamiento oncológico acerca de la fertilidad, así como presentar las posibles alternativas para la preservación de la fertilidad, previo al inicio del tratamiento", señalaron los autores en el consenso sobre preservación de la fertilidad en pacientes con cáncer, publicado en Clinical and Translational Oncology.

Técnicas para preservar la fertilidad

En el artículo publicado por la Dra. Ana Santaballa y sus colaboradores, los autores describen diferentes técnicas para preservar la fertilidad, que de forma general se pueden clasificar como técnicas estándar y técnicas experimentales.

En hombres pospuberales la técnica más comúnmente usada es la criopreservación del esperma. La criopreservación del tejido testicular en pacientes prepuberales, injertos de tejido testicular y supresión gonadal con análogos de hormona liberadora de gonadotropina, son técnicas aún experimentales.

En hombres bajo tratamiento oncológico que se someten a criopreservación del semen, el grupo de expertos resaltó la importancia de recomendar el uso de medidas anticonceptivas a lo largo del tratamiento oncológico y hasta 18 a 24 meses después de su terminación.

Se recomienda realizar un seguimiento hormonal y análisis del semen hasta que sea resuelta la enfermedad oncológica, además, el consenso emite la recomendación de hacer un reporte de fertilidad residual 3 a 5 años después del tratamiento. Con la evaluación del grado de recuperación de la fertilidad se puede determinar si es necesario continuar con la criopreservación o puede terminarse.

Los métodos disponibles para preservar la fertilidad en mujeres abarcan el almacenamiento de embriones u ovocitos después de una estimulación ovárica controlada y transposición ovárica.[3] "Para mujeres que no han entrado en la pubertad, en quienes no es posible hacer una estimulación ovárica, el tratamiento que se considera ideal es la congelación de la corteza ovárica. A nivel mundial este tratamiento aún se considera experimental", destacó la Dra. Sánchez.

Ofrecer la opción más adecuada para cada paciente

Tomando en cuenta los métodos disponibles, el grupo de expertos propone en su publicación un algoritmo para la toma de decisiones que comienza desde el diagnóstico de cáncer y toma en cuenta el potencial gonadotóxico del tratamiento, la urgencia y tipo de tratamiento, el desarrollo sexual (prepuberal o madurez sexual), así como la evaluación del contexto personal, el deseo de procrear y la salud reproductiva actual, brindando una guía para ofrecer la opción más adecuada para cada paciente.

Es necesario informar a los pacientes sobre las condiciones y el marco regulatorio en torno a la preservación de la fertilidad y la reproducción asistida. "La congelación de semen y ovocitos conlleva obligaciones y condiciones de las que los pacientes han de tener conocimiento y se debe obtener su consentimiento específico, que exprese interés en la preservación de la fertilidad", resaltaron los autores en su publicación. Cabe mencionar la importancia de conocer los mecanismos y requisitos para la destrucción de muestras biológicas criopreservadas.

La reducción o pérdida de la fertilidad como resultado del cáncer o el tratamiento del cáncer afecta la calidad de vida de los sobrevivientes. La Dra. Sánchez agregó: "Es importante quitar el mito de que son tratamientos excesivamente costosos y resaltar que son tratamientos seguros", que pueden impactar positivamente en la calidad de vida de los pacientes con cáncer.

La Dra. Sánchez ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....