Mini-examen clínico: Diagnóstico diferencial de la enfermedad de Alzheimer

Dr. Reinaldo Hamamoto

Conflictos de interés

7 de enero de 2022

Los tres objetivos principales de los estudios por neuroimágenes en la enfermedad de Alzheimer son:

  • Descartar otras enfermedades potencialmente tratables (por ejemplo, hematomas subdurales y tumores cerebrales).

  • Reconocer lesiones vasculares.

  • Identificar hallazgos específicos que ayuden a distinguir diferentes tipos de demencias neurodegenerativas.

La atrofia del hipocampo en las imágenes de resonancia magnética es una característica temprana de la enfermedad de Alzheimer. Sin embargo, dicha atrofia también puede ocurrir en otras demencias, como la degeneración lobar frontotemporal. Los pacientes con trastorno cognitivo leve y enfermedad de Alzheimer muestran atrofia en las regiones del hipocampo, en comparación con controles sanos. La atrofia del hipocampo precede a los síntomas clínicos y ha demostrado ser un potente predictor de deterioro cognitivo futuro.[7,8,9]

No se recomiendan los estudios de tomografía por emisión de positrones de beta-amiloide en la valoración diagnóstica sistemática de pacientes con cuadros clínicos característicos de enfermedad de Alzheimer y no son útiles para estadificar la gravedad de la demencia en pacientes con enfermedad de Alzheimer.[10]

Para más sobre el uso de la neuroimagen en la enfermedad de Alzheimer, vea este video aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....