La Organización Mundial de la Salud pide 23.400 millones de dólares para la lucha contra la COVID-19

Stephanie Nebehay

Conflictos de interés

4 de noviembre de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

GINEBRA, CHE. La Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros grupos de ayuda pidieron a los líderes de las 20 economías más grandes del mundo que financien un plan de 23.400 millones de dólares para llevar vacunas, pruebas y fármacos para COVID-19 a los países más pobres el próximo año.

El ambicioso plan describe la estrategia del Access to COVID-19 Tools Accelerator (ACT-A) hasta septiembre de 2022 y se espera que incluya el uso de una píldora antiviral oral experimental fabricada por Merck & Co para el tratamiento de casos leves y moderados.

Si la píldora es aprobada por las autoridades reguladoras, el costo podría ser de solo 10 dólares por curso, según el plan, de acuerdo con un documento preliminar nL1N2RF1BE visto por Reuters a principios de este mes.

"La solicitud es de 23.400 millones de dólares. Es una cantidad considerable de dinero, pero si se compara con el daño que la pandemia también causó a la economía mundial, en realidad no es tanto", señaló Carl Bildt, enviado especial de la OMS para ACT-Accelerator, en una sesión informativa previa para periodistas seleccionados antes de una conferencia de prensa del director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

La solicitud se produce antes de una reunión de líderes del Grupo de los 20, que comprende las economías más ricas y emergentes del mundo.

Bildt, exprimer ministro de Suecia, reconoció que ACT-A ha tenido problemas para asegurar financiamiento previamente y señaló que Noruega y Sudáfrica copresiden un esfuerzo de recaudación de fondos.

"Así que esperamos una fuerte señal del G20 que salga de la reunión en Roma durante el fin de semana", dijo.

Se asignarían presupuestos iguales de 7 mil millones de dólares para vacunas y pruebas de diagnóstico, con 5.900 millones adicionales para impulsar los sistemas de salud y 3.500 millones para tratamientos que incluyen antivirales, corticoesteroides y oxígeno médico.

COVAX, el grupo de vacunas del ACT-A, ha administrado aproximadamente 400 millones de dosis de vacunas contra la COVID-19 a más de 140 países de ingresos bajos y medianos, donde las tasas de vacunación siguen siendo bajas, señaló la científica jefa de la OMS, Soumya Swaminathan.

"Sabemos que hay unos 30 países que están dependiendo solo de COVAX, no tienen otra fuente de vacunas", dijo.

Es probable que unos 82 países no cumplan con el objetivo global de la OMS de una cobertura de vacunación de 40% para fin de año, pero algunos de ellos podrían lograrlo si los suministros comienzan a fluir, destacó.

Refiriéndose a India, que reanudó las exportaciones de vacunas contra la COVID-19 "relativamente modestas" este mes después de suspenderlas en abril debido a su epidemia interna, Swaminathan indicó: "Creo que los volúmenes que salen de India aumentarán significativamente".

Agregó: "Una de las cosas que ahora está interfiriendo de manera importante es la necesidad de refuerzos, cada vez más países de altos ingresos están optando por las dosis de refuerzo y esto ahora también está absorbiendo las dosis de la vacuna".

"Cuidadosamente optimistas" con la píldora de Merck

La Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos está considerando la autorización de uso de emergencia de molnupiravir, la píldora antiviral que Merck ha desarrollado con Ridgeback Biotherapeutics. En un ensayo clínico se demostró que reduce a la mitad el riesgo de enfermedad grave y fallecimiento cuando se administra de manera temprana para COVID-19.

La semana anterior Merck anunció que había firmado un acuerdo de licencia con el Fondo de Patentes de Medicamentos (MPP), respaldado por las Naciones Unidas, que permitirá a más empresas fabricar versiones genéricas del fármaco. La licencia libre de regalías se aplicaría a 105 países de ingresos bajos y medianos.

"Estamos particularmente entusiasmados y cautelosamente optimistas sobre el potencial de nuevos tratamientos orales para el tratamiento ambulatorio de COVID-19 leve y moderada, por ejemplo, molnupiravir", comentó Robert Matiru, director de programas de UNITAID.

"Si se determina que este fármaco es eficaz, una píldora oral para el tratamiento ambulatorio temprano podría ser fundamental para cambiar la respuesta, que sería relativamente barata y reduciría las hospitalizaciones", concluyó.

Traducido y adaptado por el equipo de Medscape en español.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....