La "multimorbilidad" es más común en pacientes con lupus

Sara Freeman

Conflictos de interés

3 de noviembre de 2021

Los pacientes con lupus eritematoso sistémico tienen el triple de probabilidades de tener cinco o más trastornos concomitantes, en comparación con la población general, según los resultados de dos estudios diferentes basados en población estadounidense.[1]

La tasa más elevada de comorbilidades observada incluyó muchas de las comúnmente notificadas antes, como enfermedades cardiovasculares y renales, pero también algunas que pueden asociarse con menos frecuencia a lupus eritematoso sistémico, notablemente enfermedad pulmonar obstructiva crónica y arritmias cardiacas.

"En el pasado la caracterización de los trastornos concomitantes al lupus eritematoso sistémico se ha basado en la evaluación individual de la comorbilidad", señaló el Dr. Alí Duarte García, en el 14° International Congress on Systemic Lupus Erythematosus que tuvo lugar con el 6° International Congress on Controversies in Rheumatology and Autoimmunity (LUPUS & CORA 2021).

"Sin embargo, no se ha realizado un enfoque centrado en el paciente en el que se lo vea como un todo y cuántas comorbilidades presenta", añadió el Dr. Duarte, reumatólogo en la Mayo Clinic, en Rochester, Estados Unidos.

Múltiples trastornos "sobrerrepresentados" en pacientes con lupus eritematoso sistémico

El Dr. Duarte informó de los hallazgos de uno de los estudios, los cuales utilizaron datos del Rochester Epidemiology Project,  sistema vinculado a registro que recoge datos clínicos hospitalarios de individuos que viven en 19 condados en el sureste de Minnesota y ocho condados del oeste de Wisconsin; estos pacientes han acordado compartir sus registros médicos para investigación.

La población del estudio incluyó 479 individuos con diagnóstico de lupus eritematoso sistémico según los criterios conjuntos de 2019 de la European Alliance of Associations for Rheumatology y el American College of Rheumatology. Estos fueron equiparados, teniendo en cuenta edad, sexo, raza y condado, con 479 individuos sin lupus eritematoso sistémico. La media de edad de la población del estudio era de 53 años, 82% pertenecía al sexo femenino y 86% era de raza blanca.

"Definimos la multimorbilidad como los pacientes que tienen dos o más trastornos concomitantes y multimorbilidad sustancial como los pacientes que tienen cinco o más trastornos concomitantes", explicó el Dr. Duarte.

Se utilizó una lista publicada antes de 44 categorías de comorbilidades para clasificar la multimorbilidad observada y 27 de estas estuvieron "sobrerrepresentadas" en pacientes con lupus eritematoso sistémico.

Los pacientes con lupus eritematoso sistémico promediaban 5,3 trastornos concomitantes, mientras que los participantes en el grupo de control tenían 2,9. Al comparar a los individuos con lupus eritematoso sistémico con aquellos sin la enfermedad, el odds ratio (OR) para tener dos o más trastornos concomitantes fue de 2,96 y para cinco o más trastornos concomitantes fue de 3,06.

El odds ratio más alto al comparar a individuos con y sin lupus eritematoso sistémico se observó para trastornos pulmonares (39,0).

El Dr. Duarte resaltó cuatro comorbilidades que se presentaban en pacientes con lupus eritematoso sistémico que tal vez eran más inusuales: insuficiencia cardiaca congestiva (OR: 13,3), valvulopatía cardiaca (OR: 4,2), arritmias cardiacas (OR: 2,85) y enfermedad pulmonar obstructiva crónica (OR: 2,7).

"Dada la asociación de la multimorbilidad con los resultados desfavorables, son necesarias estrategias asistenciales para atender la multimorbilidad en pacientes con lupus eritematoso sistémico", concluyó el Dr. Duarte.

Hallazgos similares observados en el lupus cutáneo

También hay un exceso de trastornos concomitantes en personas con lupus eritematoso cutáneo, dijo el Dr. Mehmet Hocaoglu al presentar los hallazgos del segundo estudio.

El Dr. Hocaoglu, residente de medicina interna en el University of Maryland Medical Center, en Baltimore, Estados Unidos, y parte de su mismo equipo de investigadores, señalaron que en el lupus relacionado con la piel, el riesgo de multimorbilidad casi se duplicó.

Para este análisis diferente, un total de 303 pacientes con lupus cutáneo se había equiparado con 303 controles de la población general. Los odds ratio para tener dos o más o cinco o más trastornos concomitantes fueron de 2,27 y 1,65, respectivamente.

Entre los trastornos concomitantes que fueron más altos en pacientes con lupus cutáneo que en sujetos de la población general se observaron fibromialgia, enfermedades hepáticas, hipertensión, anemia, hipotiroidismo y enfermedad pulmonar obstructiva crónica.

"Sin duda se necesita más investigación para identificar si el factor condicionante de esta multimorbilidad en pacientes con lupus eritematoso cutáneo es la propia enfermedad o los tratamientos que reciben los pacientes con esta enfermedad o una causa multifactorial que esté impulsando la relación con la enfermedad", destacó el Dr. Hocaoglu.

Comentarios y perspectiva

"Trastornos concomitantes que no son propios de la población general en comparación con el lupus eritematoso sistémico" parecen haberse incluido en los análisis generales del lupus eritematoso sistémico y del lupus cutáneo, señaló la Dra. Raquel Faria.

La Dra. Faria, consultora de medicina interna en la Unidade de Imunologia Clínica-CHU Porto, en Portugal, presidió la sesión de debate de carteles en la cual se presentaron los dos estudios. Se preguntaba si los investigadores habían analizado los datos teniendo en cuenta "las comorbilidades debidas a la actividad del lupus, como la anemia".

El número de pacientes con lupus eritematoso sistémico que tenían trastornos de la circulación pulmonar -7,5% frente a 0,2% de la población general también atrajo la atención de la Dra. Faria.

Este es "un número verdaderamente enorme que creo que está muy sobrerrepresentado", destacó la Dra. Faria.

El Dr. Duarte reconoció que "adoptaron un enfoque muy amplio" al utilizar un "índice de comorbilidad muy grande".

"Lo que observamos al principio es precisamente lo que está mencionando", respondió a la Dra. Faria.

"Estábamos incluyendo pacientes que tenían manifestaciones de la enfermedad más que una comorbilidad", puntualizó el Dr. Duarte.

Estos son datos iniciales muy exploradores, resaltó. "Ahora procedimos a modificar el índice". Algunos de los cambios que se hicieron consistieron en incorporar la Puntuación del índice de daño de SLICC y ajustar la lista de los códigos de la Clasificación Internacional de Enfermedades (CIE) utilizados.

No se recibió financiación externa para ninguno de los estudios. El Dr. Duarte y el Dr. Hocaoglu han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Sara Freeman es periodista médica con sede en Reino Unido que se especializa en el reportaje de congresos médicos y contenido para sitios web. Sígala en Twitter @Sara_MedWriter.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....