La gastrostomía endoscópica percutánea puede ser menos riesgosa para la colocación de una sonda a largo plazo

Lorraine L. Janeczko

Conflictos de interés

26 de octubre de 2021

NUEVA YORK, USA. La gastrostomía endoscópica percutánea parece más segura que la gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista para los pacientes que necesitan la colocación de una sonda enteral a largo plazo, señala nueva investigación.[1]

"Este estudio nacional grande demostró que la gastrostomía endoscópica percutánea conlleva una incidencia más baja de desenlaces adversos en general, disfunción mecánica y mortalidad a 30 días que la gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista. Recomendamos que la gastrostomía endoscópica percutánea sea el procedimiento inicial de elección en pacientes que necesitan acceso enteral a largo plazo", informaron los investigadores en American Journal of Gastroenterology.

El Dr. Divyanshoo R. Kohli, del Kansas City VA Medical Center, en Missouri, Estados Unidos, y sus colaboradores, consultaron la base de datos de la infraestructura informática y computacional de VA e identificaron 23.566 pacientes que se sometieron a gastrostomía endoscópica percutánea y 9.715 que se sometieron a gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista durante un periodo de aproximadamente 10 años. Promediaban alrededor de 70 años de edad en los dos grupos.

Los pacientes con ictus, neumonía por broncoaspiración, dificultades en la alimentación o tumores malignos del aparato digestivo o del sistema respiratorio tenían más probabilidades de someterse a gastrostomía endoscópica percutánea, mientras que quienes presentaban tumores malignos de cabeza, cuello o intestino anterior tenían más propensión a que se les realizara gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista.

La mortalidad a 30 días por todas las causas fue de 9,35% en pacientes sometidos a gastrostomía endoscópica percutánea frente a 10,3% en los que fueron sometidos a gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista (odds ratio [OR]: 0,80; p < 0,001). Los efectos adversos de la gastrostomía endoscópica percutánea y la gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista consistieron, respectivamente, en perforación del colon: 0,12% y 0,24% (OR: 0,50; p = 0,04), peritonitis: 1,9% y 2,7% (OR: 0,68; p < 0,01) y hemorragia: 1,6% y 1% (OR: 1,47; p < 0,001).

El Dr. Gobind Anand, profesor clínico asistente y endoscopista en la University of California, en San Diego, Estados Unidos, lo calificó como un estudio importante.

"Este estudio es importante por su gran tamaño, el periodo de seguimiento prolongado y el uso de una base de datos de VA integrada, robusta. Estos hallazgos son importantes y pueden mejorar la práctica clínica y dar lugar a un mayor uso de sondas de gastrostomía colocadas mediante endoscopia", manifestó el especialista a Reuters Heath.

El Dr. Anand, quien no intervino en el estudio, señaló que su diseño retrospectivo es una limitación. "En condiciones ideales se llevarían a cabo estudios aleatorizados controlados para demostrar verdaderas diferencias en estas dos técnicas".

El Dr. Danny Issa, profesor asistente de medicina y endoscopista intervencionista y bariátrico de la David Geffen School of Medicine, en la UCLA, comentó a Reuters Health: "Antes de este estudio eran escasos los datos disponibles que compararan la seguridad y los desenlaces adversos entre las técnicas de gastrostomía".

Puesto que el estudio indica "que la gastrostomía endoscópica percutánea puede considerarse el primer procedimiento de elección en pacientes que requieren alimentación por vía gástrica o enteral, debe hacerse lo posible por garantizar la disponibilidad de esta intervención en el contexto intrahospitalario", destacó el Dr. Issa, quien tampoco formó parte de la investigación.

El Dr. Rishi D. Naik, profesor asistente en medicina y gastroenterólogo en el Vanderbilt University Medical Center, en Nashville, Estados Unidos, explicó que "los dos métodos para la colocación de la gastrostomía son seguros, pero este estudio resalta que las diferencias técnicas en el procedimiento pueden favorecer la preferencia de un médico por la gastrostomía endoscópica percutánea en vez de la gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista".

"En general, la colocación de una sonda de gastrostomía es un procedimiento técnicamente seguro y eficaz, pero los resultados adversos observados en este estudio retrospectivo probablemente reflejan más la indicación de la gastrostomía endoscópica percutánea frente a la gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista, que el estudio no controla", indicó a Reuters Health.

"Los estudios prospectivos podrían resultar útiles. Sin embargo, habrá factores de confusión residual por la indicación en especial para pacientes con cáncer documentado, en quienes la gastrostomía guiada por radiólogo intervencionista suele preferirse para prevenir el riesgo de siembra en el tubo digestivo", añadió el Dr. Naik, quien no intervino en la investigación.

El Dr. Kohli no estuvo disponible para comentarios.

Traducido y adaptado por el equipo de Medscape en español.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....