COMENTARIO

Salud mental, parte del abordaje integral del paciente con cáncer de mama

Dr. José J. Mendoza Velásquez

Conflictos de interés

27 de octubre de 2021

El texto fue editado para su mejor comprensión.

Hola a todos, soy el Dr. José Javier Mendoza Velásquez, médico especialista en psiquiatría para Medscape en español desde la Ciudad de México, México, y antes de finalizar octubre, mes de concientizar en la importancia de la prevención del cáncer de mama y en el mes de la salud mental, hablaremos un poco de la importancia de la salud mental en los pacientes oncológicos. Por ello, así como en el pasado destacamos la importancia de las detecciones en salud mental para la población en general, en esta ocasión hablaré sobre la salud mental de las pacientes con cáncer de mama.[1,2,3]

Cáncer y psicopatología

Los pacientes con cáncer presentan elevada prevalencia de trastornos psicopatológicos y síntomas de ansiedad, depresión y malestar emocional, en distintos y prácticamente en todos los momentos de la enfermedad, relacionados con diversos factores médicos, físicos, psicológicos y sociales.

Desde el inicio, cuando nosotros abordamos a un paciente con un diagnóstico de cáncer, es importante que nos rodeemos de un equipo multidisciplinario relacionado a la salud mental. No es necesario que todos sean psiquiatras, pero sí es necesario que exista alguien que empiece a trabajar en el acompañamiento psicológico, en la recuperación psicosocial de estos pacientes, para que durante todos los momentos, porque esto puede ser incluso al principio o puede ser tardío, se pueda generar este acompañamiento relacionado con los diferentes factores (médicos, físicos, psicológicos y sociales).

Abordaje de la salud mental en oncología

La prevalencia real de los trastornos y síntomas relacionados con la salud mental no está claramente determinada, debido a la poca evidencia de calidad para conocer los posibles factores predictivos. Cada una de las respuestas que nosotros tengamos ante el estrés es más dependiente de nosotros que de la propia enfermedad. Entonces es importante que sepamos y anticipemos el hecho de que esto es una situación presente y que al final del día conocer estos factores predictivos que nos pueden orientar a la aparición de enfermedades mentales nos puede llevar a un mejor pronóstico.

Es importante favorecer la formación a los profesionales sanitarios en herramientas de comunicación, en el desarrollo de herramientas de detección de trastornos mentales adecuadas a la realidad clínica de los pacientes.

Aún así, tenemos que romper una gran cantidad de barreras relacionadas al abordaje de la salud mental. Es muy poco común que los especialistas trabajen en un ámbito interdisciplinario y todavía menos común en un ámbito que aborde al paciente en una visión integral biopsicosocial, en el contexto específico de que el cáncer es un hecho que irrumpe a lo largo de toda la biografía del paciente en diferentes momentos y puede llevar a un empeoramiento clínico si nosotros no logramos una intervención correcta o incluso dificultades de cumplimiento a los tratamientos médicos.

La incidencia del cáncer aumenta con los años en todo el mundo al igual que los problemas de la salud mental. Sin embargo, los trastornos oncológicos, en comparación con años pasados, ahora tienen tratamientos que favorecen el pronóstico para la vida y lo convierten en una enfermedad crónica, incrementando la sobrevida. Así, la atención a la carga de las consecuencias psiquiátricas y psicosociales de la enfermedad es ahora prácticamente obligatoria tanto para los profesionales de las áreas de oncología como para los profesionales de la salud mental.

Estos datos nos orientan a identificar que hablar de cáncer es hablar de una enfermedad crónica que va a acompañar a los pacientes, a veces por muchos, muchos años, y estos procesos pueden reaparecer de repente y para el paciente, tener que volverse a enfrentar a la misma historia que se ha enfrentado previamente para luchar contra el cáncer, puede ser un desafío psicológico muy importante.

Los trastornos psiquiátricos afectan aproximadamente de 30% a 35% de los pacientes con cáncer durante todas las fases de la enfermedad y cambian según el estadio y el tipo de cáncer, no solo en el diagnóstico sino en la evolución y las posibles recaídas. 

Por ello es importante que contemplemos la esfera biopsicosocial del paciente: con quién cuenta, a qué se dedica, si es funcional. Pero también la parte psicológica: qué mecanismos de adaptación tiene, si tiene un antecedente psicopatológico importante. Y la parte biológica: qué tanto el tipo de tratamiento que deberíamos atender o las posibles complicaciones pudieran favorecer la aparición de estos síntomas.

Punto de vista

Es preciso seguir mejorando los sistemas de detección de problemas de salud mental y de malestar emocional en pacientes oncológicos y darles la atención psicológica específica cuando se precise. Un conocimiento real de estos problemas favorecerá el diseño de programas asistenciales especializados en psico oncología y psicología clínica. Es necesaria el trabajo multidisciplinario, ya que un diagnóstico de cáncer puede tener un impacto sustancial en la salud mental y el bienestar. La depresión y la ansiedad pueden obstaculizar el tratamiento y la recuperación del cáncer, así como la calidad de vida y la sobrevida. Particularmente en el paciente oncológico esto nos puede permitir dar una atención más precisa en el momento en el que sea correcto, conocer realmente todas estas circunstancias, tener una correcta derivación y trabajo en equipo con otros profesionales de la salud podría ser la respuesta.

Sabemos que el simple diagnóstico de cáncer cambia la vida de muchas personas. Hay un momento en que la adaptación llega a ser una situación normal y para muchos pacientes se convierte en únicamente una historia. Sin embargo, es muy probable que durante los meses o los años que tuvieron que estar conviviendo con esto haya generado tanto malestar emocional que el paciente no desee volverlo a sufrir. Asimismo, hay que estar pendientes de un dato muy particular que a veces se pudiera confundir con los síntomas relacionados a los trastornos por el estrés postraumático: en caso de una recaída, tener que revivir el evento puede generar síntomas de ansiedad importantes y favorecer la aparición de la enfermedad mental.

Entonces, vuelvo sobre estos mismos puntos al tratar de generar conciencia. La búsqueda específica de trastornos de la salud mental en los pacientes oncológicos nos puede llevar a un mejor pronóstico y a una evolución correcta, no únicamente de la salud mental, la disminución del distrés y la disminución del malestar, sino también a un mejor pronóstico de la enfermedad oncológica.

Espero que esta información sea útil y nos vemos en una siguiente cápsula para Medscape en español.

Siga al Dr. José J. Mendoza Velásquez de Medscape en español en Twitter @josemendozamdr.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....