TENDENCIA CLÍNICA

Sofocos

Ryan Syrek

Conflictos de interés

22 de octubre de 2021

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia Clínica destacada y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook. 

Los resultados principales de estudios presentados en el Congreso Anual de 2021 de la American Menopause Society (NAMS) han contribuido a generar el interés por la Tendencia clínica de esta semana.

Los sofocos afectan a 3 de cada 4 mujeres y pueden persistir por 7 a 10 años, de acuerdo con la Dra. Stephanie Faubion, M. B. A., directora de la Women's Health Clinic de la Mayo Clinic, en Jacksonville, Florida, Estados Unidos. La investigación presentada en el congreso por la Dra. Faubion y sus colaboradores demostró que las mujeres con migrañas son más propensas a presentar sofocos graves que las mujeres sin este tipo de cefalea (ver infografía).

El estudio incluyó datos transversales de 3.308 mujeres, de edades que fluctuaban entre los 45 y los 60 años, con un promedio de edad de 53 años. La mayoría eran de raza blanca (95%) y tenían al menos algunos estudios universitarios (93%). Un poco más de una cuarta parte de las mujeres (27%) refirieron antecedentes de migraña, y las puntuaciones en la Escala de Calificación de la Menopausia de estas mujeres eran en promedio 1,36 puntos mayores que las de las mujeres sin antecedentes de migraña (p < 0,001). Los investigadores ajustaron sus resultados teniendo en cuenta índice de masa corporal, antecedente de menopausia, antecedente de tabaquismo, depresión, ansiedad, uso actual de hormonoterapia y presentación de dolor lumbar en el último año.

Los tratamientos no hormonales para los sofocos también se discutieron en NAMS 2021. Aunque la hormonoterapia sigue siendo la opción de tratamiento más eficaz para muchas mujeres, la Dra. Faubion detalló los tratamientos alternativos en varias etapas de desarrollo. Uno de estos es oxibutinina, un fármaco antimuscarínico anticolinérgico que en la actualidad se utiliza para tratar la vejiga hiperactiva y la sudoración excesiva. Aunque la investigación reveló una reducción de 60% en la frecuencia de los sofocos con oxibutinina en comparación con placebo, los posibles efectos cognitivos a largo plazo siguen siendo preocupantes. La Dra. Faubion también habló del estetrol (E4), un estrógeno natural con acción tisular selectiva que es producido por el hígado del feto y atraviesa la placenta. Recientemente se ha aprobado como anticonceptivo oral con el nombre de Estelle y también se está investigando como tratamiento posmenopáusico. Otros fármacos que se están estudiando son los antagonistas de la NK3, con lo que se busca aprovechar el reciente descubrimiento de que las neuronas productoras de kisspeptina, neurocinina B y dinorfina (KNDy) pueden desempeñar un papel importante en la etiología de los síntomas vasomotores.

Otro estudio presentado en NAMS 2021 demostró que las mujeres con antecedentes de síndrome de ovario poliquístico son más propensas a experimentar síntomas somáticos y urogenitales después de la menopausia, pero no son más propensas a presentar sofocos intensos que las mujeres con características similares. El síndrome de ovario poliquístico y los síntomas vasomotores son factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares; por ello, los investigadores querían determinar si estaban relacionados entre sí, lo que podría indicar que son marcadores de los mismos mecanismos subyacentes que aumentan el riesgo de enfermedades cardiacas. Sin embargo, la falta de asociación plantea dudas sobre el grado en que cada una de estas afecciones podría aumentar el riesgo cardiovascular de forma independiente.

En lo que respecta a los factores de riesgo potencialmente modificables de los sofocos, en otro estudio presentado en NAMS 2021 se encontró que las mujeres inactivas que pasan por la menopausia tienen más probabilidades de padecer sofocos nocturnos frecuentes y graves. Los resultados mostraron que el comportamiento sedentario predijo los sofocos objetivos y concordantes en mujeres de 44 a 55 años, independientemente de cuánto tiempo realizaran actividad física moderada a vigorosa. Los autores esperan que la investigación ayude a mejorar las recomendaciones de estilo de vida basadas en evidencia para las mujeres que experimentan sofocos.

Desde las asociaciones clave hasta el tratamiento y la prevención, los hallazgos en todo el espectro de este síntoma común dieron lugar a la Tendencia clínica de esta semana.

Para más información clínica sobre la menopausia, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....