CASO CLÍNICO

Paciente masculino joven con malestar general e incapaz de atarse los cordones de los zapatos

Dr. Jeremy J. Logan; Dr. Gautam Dehadrai; Dr. Herbert S. Diamond

Conflictos de interés

19 de octubre de 2021

Comentario

Las radiografías anteroposterior y lateral de la columna mostraban la imagen típica de "caña de bambú" observada en la espondilitis anquilosante. Las radiografías muestran esclerosis y anquilosis de los cuerpos vertebrales, sin disminución de altura de los espacios discales. La formación ósea se extiende por los bordes anterior y laterales de los discos intervertebrales de la columna dorsal baja y lumbar (sindesmofitosis). Las articulaciones sacroiliacas presentan esclerosis periarticular extensa y anquilosis focal.

La espondilitis anquilosante es una enfermedad inflamatoria crónica de diversas estructuras articulares y paraarticulares que afecta principalmente el esqueleto del tronco. Habitualmente afecta las articulaciones sacroiliacas y las articulaciones facetarias de la columna vertebral. En algunos pacientes afecta también el esqueleto de las extremidades, incluyendo el trocánter mayor, la rótula y el calcáneo.

Otras manifestaciones extravertebrales son iritis/uveítis, aortitis e insuficiencia aórtica y afección pulmonar. La lesión histopatológica básica de la espondilitis se localiza en las entesis, que son las zonas de inserción de los ligamentos, los tendones y las cápsulas articulares en el hueso. En las capas externas del anillo fibroso de los discos intervertebrales produce formación de hueso nuevo.

El nombre de la enfermedad procede del griego ankylos, que significa rigidez de una articulación y spondylos que significa vértebra. La enfermedad se considera una forma crónica y progresiva de artritis seronegativa.

La incidencia de espondilitis anquilosante es 4 a 10 veces más alta en los hombres que en las mujeres. Con más frecuencia los síntomas comienzan entre los 15 a 35 años. La enfermedad tiene un componente genético notable. Más de 90% de las personas de raza blanca con espondilitis anquilosante tienen el gen HLA-B27, igual que 50% aproximadamente de los afroamericanos, pero solo 1% a 2% de las personas con este gen tienen la enfermedad, igual que 15% a 20% de las personas con un familiar de primer grado con la enfermedad. Varios subtipos del gen B-27 tienen una relación más firme con la enfermedad que otros. Otros genes aumentan la probabilidad de presentar esta enfermedad, pero ninguno tiene una relación tan firme con la enfermedad como el alelo B-27. También son importantes los factores ambientales y los datos indican la influencia de las bacterias del tubo digestivo.

Los síntomas de espondilitis anquilosante son dolor de espalda y rigidez, dolor torácico y en articulaciones periféricas, ciática, anorexia, pérdida de peso y febrícula. Es característico el dolor de espalda nocturno. El dolor se centra por lo general en el sacro, pero puede irradiarse a las regiones inguinales, nalgas y extremidades inferiores. La presencia de 4 de las 5 manifestaciones siguientes indica dolor de espalda inflamatorio: inicio gradual del dolor, inicio antes de los 40 años, dolor más intenso por la mañana, dolor que mejora con el ejercicio y dolor nocturno.

Con el tiempo el dolor de espalda puede ascender por la columna vertebral. Puede afectar las articulaciones costovertebrales, con dolor durante la inspiración, limitación de la expansión torácica y respiración diafragmática (abombamiento abdominal en inspiración). La enfermedad puede afectar la columna cervical en fases avanzadas, con disminución de la movilidad cervical y de la rotación de la cabeza. La columna vertebral puede estar completamente rígida, con cifosis, que provoca una deformidad de la columna vertebral en forma de C.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....