Mientras la población vacunada contra la COVID-19 aumenta en México, otras vacunas no han recibido la misma atención

Nelly Toche

15 de octubre de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la vacunación contra la COVID-19 en el  Centro de información sobre la vacuna contra el SARS-CoV-2 .

Actualmente México es un país de contrastes importantes en cuanto a la vacunación se refiere. Por un lado se ha dado prioridad al avance de la campaña de vacunación contra la COVID-19 y por otro se ha dejado en el rezago a las demás vacunas.

En cuanto a la vacunación contra la COVID-19, el secretario de Salud, Dr. Jorge Alcocer Varela, ha anunciado que con la aplicación diaria de más de 500.000 dosis en promedio, es posible lograr la meta de vacunar con al menos una dosis a la población adulta del país antes de que termine octubre. 

Desde que empezó la estrategia de vacunación el 24 de diciembre de 2020 hasta el momento, se han aplicado 107'921.674 dosis y se ha vacunado a 66,9 millones de personas, es decir, 75% de la población adulta mayor de 18 años. De ellas, 73% cuenta con esquema completo y 27% recientemente recibió la primera dosis. Datos que informan de 38% de la población de México con esquema completo, según la información de Our World in Data al 12 de octubre.

También se dio a conocer que dentro de la estrategia nacional de vacunación, la población infantil de edades entre 12 y 17 años con comorbilidades recibiría el biológico. Hasta el momento se han inscrito aproximadamente 23.000 menores. De acuerdo con estimaciones, existe un promedio de 1'500.000 niñas, niños y adolescentes a quienes es importante prerregistrar, aunque la fecha exacta para su vacunación no se ha dado a conocer.

El Gobierno mexicano ha tomado esta medida como una de las principales políticas de salud para el combate a la COVID-19. Sin embargo, otras vacunas no han tenido la misma atención para la protección de la población.

454.000 niñas y niños mexicanos sin un cuadro de vacunación básica

En el mes de julio la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF) presentaron un balance sobre los niveles de vacunación en niños en el contexto de la pandemia de COVID-19, lista de clasificación que posicionó a México como el quinto país a nivel mundial con mayor reducción en su tasa de vacunación infantil.[1]

Por ejemplo, mientras en 2019 nuestro país sumaba poco más de 348.000 menores sin una primera dosis de la vacuna combinada contra difteria, tétanos y tos ferina, para 2020 dicha cifra se elevó en 30% al sumar al menos 454.000 niñas y niños mexicanos sin un cuadro de vacunación básica.

De acuerdo con datos del Programa Ampliado de Inmunización (PAI) de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), se reveló de manera específica que desde 2019 se registra el desabasto en la vacunación contra tuberculosis, hepatitis, sarampión, difteria, tos ferina y tétanos para los recién nacidos en el territorio mexicano. En su momento Kate O’Brian, directora del Servicio de Vacunación de la OMS, explicó que se trataba de una "escasez", sin embargo, en 2020 México había empezado a ponerse al día en su campaña regular de vacunación.

A pesar de la afirmación, el Observatorio Mexicano de Vacunación, que ha documentado el esquema de vacunación registrado en la Cartilla Electrónica de Vacunación para menores, revela que hasta el 30 de septiembre de 2021 no han podido ser aplicadas 1´938.661 vacunas, cuya causa principal (70,8%) es no tener el biológico disponible.

Otros factores aparte del desabasto

Aunque desde hace varios años el desabasto ha sido motivo específico de la interrupción de campañas de vacunación, hay otros factores que influyen considerablemente en el retraso, mismo que hoy preocupa de manera seria a los especialistas de la salud.

De acuerdo con datos de ENCOVID-19, un estudio realizado por el instituto de Investigaciones para el Desarrollo con Equidad (EQUIDE), de la Universidad Iberoamericana, 40% de los hogares reportó haber dejado de vacunar a los niños durante la contingencia o haberles aplicado solo algunas de las vacunas que les correspondían. Además, en los estratos de menor nivel socioeconómico (E, D y D+) este indicador fue de 42%, mientras que en los de nivel medio y alto (C-, C, C+ y A/B) fue de 35%. "Son diferencias no necesariamente tan grandes, pero en la ecuación se trata de miles de niños".

Graciela Teruel/Fuente: Universidad Iberoamericana

"Otra lectura es que en este momento el problema está en todos los niveles", explicó a Medscape en español Graciela Teruel, directora del Instituto de Investigaciones sobre Desarrollo Sustentable y Equidad Social.

Señaló que además hay eventos que deben ser tomados en cuenta, por ejemplo, 30% de los hogares no vacunó a sus hijos porque se había dejado de ofrecer el servicio, 15% porque se había reprogramado y otro 30% porque había tenido miedo por contagio.

"Esto es muy grave; durante mucho tiempo no había ocurrido en México, es decir, que tasas tan altas hayan dejado de vacunarse; el abasto en los últimos tiempos era la principal causa, pero el problema es mayúsculo, sobre todo ahora que los niños han regresado a la escuela y tendrán contacto con otros niños con posibilidad de adquirir enfermedades que ya no veíamos con frecuencia. Sería prudente implementar una campaña de vacunación masiva para recuperar lo perdido", opinó Teruel.

Dr. Javier Castellanos/Fuente: LinkedIn

El Dr. Javier Castellanos, infectólogo, coincidió con esta necesidad de retomar los esquemas de vacunación, señalando que aunque en este momento hay un interés mucho mayor por la vacunación derivado de la vacuna contra la COVID-19, con la misma pandemia hemos visto un decremento de vacunas.

Agregó que es apremiante, porque en breve las medidas de confinamiento social acabarán por completo y "esto de alguna manera tuvo un efecto protector contra otras enfermedades, pero en la medida en que vamos regresando y reiniciando los contactos, corremos el riesgo de ver muchos más casos de los que estábamos viendo en los últimos años".

Por ejemplo, solo para el sarampión se requiere de una cobertura de más de 90% para que no haya rebrotes.

Población adulta también en riesgo

El Dr. Castellanos compartió que aun cuando el foco principal de la vacunación ha sido en los menores de edad, es muy importante que la población adulta no olvide la necesidad de un esquema completo y en eso los médicos son piedra angular para que se divulgue la información.

Recordó que es fundamental incidir para que los pacientes cumplan con vacunas como:

  • Neumococo: un germen que puede ocasionar enfermedad respiratoria grave, entre otras patologías.

  • Influenza: que idealmente debe ser de aplicación universal; "sin embargo, sabemos que las dosis no alcanzan, no solo en el país, sino en el mundo, por lo que pacientes con factores de riesgo y por edad deben ser vacunados lo más pronto posible", comentó el especialista. Se espera que en el curso de las próximas semanas de octubre y noviembre esté disponible.

  • Herpes zóster: otra vacuna que importa para los adultos por el riesgo que significa la enfermedad en cuanto a calidad de vida. Causada por el mismo virus de la varicela, el especialista recordó que el virus se queda para toda la vida y en algún momento por diferentes circunstancias se puede reactivar. "Es una dosis y evita una enfermedad muy dolorosa por la forma en que afecta las vías nerviosas y lesiones en piel", destacó.

  • Difteria, tosferina y tétanos: las cuales "son vacunas medio olvidadas". Deberíamos estar recibiendo refuerzos cada diez años a lo largo de la vida y hay que ser particularmente enfáticos en el embarazo (alrededor de la semana 30).

  • Hepatitis A y B y papiloma humano: vacunas que se pueden aplicar desde la infancia (en México se aplican a los 11 años), pero su aplicación está autorizada en varones hasta los 26 años y en mujeres hasta los 45 años.

Recordó que muchas recomendaciones dependen no solo de la edad, sino de ciertas aflicciones de riesgo y que la única vacuna que tiene un carácter estacional es la influenza, por lo que las demás deben estar disponibles a lo largo del año y se pueden aplicar en cualquier momento. "Tenemos una gran oportunidad de prevención con la vacunación y lo que hay que hacer es no descuidarla".

El Dr. Castellanos concluyó que no es un secreto que en los meses anteriores incluso años anteriores (2019 a 2020), la carencia de muchos biológicos, tanto en el sector público como en el privado, estaba presente, pero ahora parece estar mejorando el estatus, por lo que toca al personal médico promover entre la población la necesidad de esquemas completos, "de lo contrario nos podemos enfrentar a verdaderos problemas de salud que ya se habían controlado".

El Dr. Castellanos y Teruel han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Nelly Toche de Medscape en español en Twitter @NellyToche.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....