Estimulación cerebral personalizada: una nueva esperanza para la depresión grave

Megan Brooks

Conflictos de interés

12 de octubre de 2021

La estimulación cerebral profunda personalizada parece mejorar rápida y eficazmente los síntomas de la depresión resistente al tratamiento, sugiere una nueva investigación.[1]

En un estudio de prueba de concepto, los investigadores identificaron patrones específicos de actividad cerebral responsables de la depresión grave de un solo paciente y personalizaron un protocolo de estimulación cerebral profunda personalizada para modular los patrones. Los resultados mostraron una mejora rápida y sostenida en las puntuaciones de depresión.

"Este estudio señala el camino hacia un nuevo paradigma que se necesita desesperadamente en psiquiatría", manifestó el investigador del estudio, Dr. Andrew Krystal, Ph. D., de Weill Institute for Neurosciences, University of California, en San Francisco, Estados Unidos.

"Hemos desarrollado un enfoque de medicina de precisión que ha manejado con éxito la depresión resistente al tratamiento de nuestra paciente al identificar y modular el circuito en su cerebro que está asociado de manera única con sus síntomas", agregó el Dr. Krystal.

Los hallazgos se publicaron en versión electrónica el 4 de octubre en Nature Medicine.

Estimulación de circuito cerrado bajo demanda

La paciente era una mujer de 36 años con un trastorno depresivo mayor grave de larga duración y resistente al tratamiento. No respondió a múltiples combinaciones de antidepresivos ni a la terapia electroconvulsiva.

Los investigadores utilizaron electrofisiología intracraneal y estimulación eléctrica focal para identificar el patrón específico de actividad eléctrica cerebral que se correlacionaba con su estado de ánimo deprimido.

Identificaron el cuerpo estriado ventral derecho, que está involucrado en las emociones, la motivación y la recompensa, como el sitio de estimulación que condujo a una mejora de los síntomas constante, sostenida y dependiente de la dosis y sirvió como el biomarcador neuronal.

Además, los investigadores identificaron un patrón de actividad neuronal en la amígdala que predijo los síntomas del estado de ánimo, la gravedad de los síntomas y la eficacia de la estimulación.

A la paciente se le implantó el sistema NeuroPace RNS, aprobado por la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos. El dispositivo se colocó en el hemisferio derecho. Se colocó un solo cable sensor en la amígdala y el segundo cable de estimulación se colocó en el cuerpo estriado ventral.

Cuando el cable sensor detectó el patrón de actividad asociado con la depresión, el otro cable administró una pequeña dosis (1 miliamperio/1 mA) de electricidad durante 6 segundos, lo que alteró la actividad neuronal y alivió los síntomas del estado de ánimo.

Se logró la remisión

Una vez que esta terapia personalizada de circuito cerrado fue completamente operativa, la puntuación de depresión del paciente en la Escala de Montgomery-Åsberg para la Evaluación de la Depresión (MADRS) descendió de 33 antes de encender el tratamiento a 14 en la primera evaluación realizada con el tratamiento encendido 12 días después de la estimulación. La puntuación cayó por debajo de 10, lo que representa remisión, varios meses después.

El tratamiento también mejoró rápidamente la gravedad de los síntomas, medida diariamente con la Escala de depresión de Hamilton (HAMD-6) y escalas análogo visuales.

"El éxito se basó en una etapa de mapeo clínico antes de la colocación crónica del dispositivo, una estrategia que se ha utilizado en la epilepsia para mapear los focos de convulsiones de una manera personalizada, pero no se había realizado previamente en otras afecciones neuropsiquiátricas", escribieron los investigadores.

Esta paciente representa "uno de los primeros ejemplos de psiquiatría de precisión, un tratamiento adaptado a un individuo", indicó a Medscape Noticias Médicas la autora principal del estudio, Katherine Scangos, del UCSF Weill Institute, en San Francisco, Estados Unidos.

Agregó que el tratamiento "se adaptó personalmente y espacialmente", es decir, en cuanto a la ubicación del cerebro y temporalmente, en el momento en que se administró.

"Esta es la primera vez que se utiliza un biomarcador neuronal para activar automáticamente la estimulación terapéutica en la depresión como un tratamiento exitoso a largo plazo", dijo Scangos.

Sin embargo, "nos queda mucho trabajo por hacer", añadió.

"Este estudio proporciona una prueba de principio de que podemos utilizar un enfoque de mapeo cerebral multimodal para identificar un circuito de depresión personalizado y apuntar a ese circuito con un tratamiento exitoso. Necesitaremos probar este abordaje en más pacientes antes de poder determinar su eficacia", destacó Scangos.

Primer biomarcador confiable en psiquiatría

En una declaración del Science Media Center sin fines de lucro de Reino Unido, Vladimir Litvak, Ph. D., del Wellcome Center for Human Neuroimaging, University College London, en Londres, Inglaterra, dijo que el estudio es interesante y señaló que es de "uno de los grupos líderes en el campo".

El hecho de que los síntomas de la depresión puedan tratarse en algunos pacientes mediante la estimulación eléctrica del cuerpo estriado ventral no es nuevo, añadió Litvak. Sin embargo, lo que es "emocionante" es que los autores identificaron un patrón de actividad neuronal particular en la amígdala como un predictor confiable tanto de la gravedad de los síntomas como de la efectividad de la estimulación, anotó.

"Los patrones de actividad cerebral que se correlacionan con los síntomas de la enfermedad cuando se realizan pruebas en un gran grupo de pacientes se descubren comúnmente. Pero hay solo un puñado de ejemplos de patrones que son lo suficientemente confiables como para ser predictivos en una escala de tiempo corta en un solo paciente", destacó Litvak, quien no estuvo asociado con la investigación.

"Además, que yo sepa, este es el primer ejemplo de un biomarcador tan confiable para los síntomas psiquiátricos. Los otros casos eran todos de trastornos neurológicos como la enfermedad de Parkinson, la distonía y la epilepsia", agregó.

Advirtió que este es un caso único, pero "si se reproduce en pacientes adicionales, traerá al menos algunas afecciones psiquiátricas al dominio de las enfermedades cerebrales que pueden caracterizarse y diagnosticarse objetivamente en lugar de basarse únicamente en los síntomas".

Litvak señaló otros dos aspectos críticos del estudio: el uso de grabaciones exploratorias y estimulación para determinar la estrategia de tratamiento más eficaz y el uso de un dispositivo de circuito cerrado que solo estimula al detectar el biomarcador de la amígdala.

"Es difícil decir con base en este caso único cuán importantes serán en el futuro. No hubo comparación con la estimulación constante, que también podría haber funcionado, porque el dispositivo implantado utilizado en el estudio no es adecuado para eso", agregó Litvak.

También debe tenerse en cuenta que la implantación de múltiples electrodos de profundidad en diferentes sitios del cerebro es un "procedimiento invasivo traumático reservado hasta la fecha para casos graves de epilepsia resistente a los fármacos. Además, solo permite a los investigadores probar una pequeña cantidad de sitios candidatos, por lo que depende en gran medida del conocimiento previo", puntualizó.

"Una vez que los médicos sepan mejor qué buscar, podría ser posible evitar este procedimiento por completo mediante el uso de métodos no invasivos", como la resonancia magnética funcional o el electroencefalograma, para encontrar la opción de tratamiento adecuada para un paciente, concluyó Litvak.

La investigación fue financiada por National Institutes of Health, Brain & Behavior Research Foundation y Ray and Dagmar Dolby Family Fund a través del Departamento de Psiquiatría de la UCSF. Scangos ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. Una lista completa de los conflictos de interés de los autores está disponible en el artículo original. Actualmente Litvak participa en una solicitud de financiación de investigación para buscar biomarcadores electrofisiológicos de los síntomas de depresión mediante grabaciones invasivas.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....