MOTIVATE: estudio descriptivo para manejar la trombosis cerebral venosa en España

Carlos Sierra

Conflictos de interés

11 de octubre de 2021

La trombosis venosa cerebral es una enfermedad cerebrovascular poco frecuente que representa entre un 0,5 y un 1 % de los casos totales de las enfermedades cerebrovasculares que se producen en España, con una incidencia en torno a 1-1,3 casos/100.000 habitantes al año. Puede afectar a cualquier grupo de edad, aunque es ligeramente más frecuente en adultos jóvenes y mujeres, debido a que entre los factores de riesgo más comunes se encuentran el uso de anticonceptivos orales, el embarazo y el uso de las terapias hormonales.

Para diagnosticarla se utilizan pruebas de neuroimagen como la tomografía axial computarizada (TAC) y la resonancia magnética, siendo el tratamiento más común para eliminar el trombo los fármacos antitrombóticos, aunque en los casos más graves se puede optar por la trombectomía endovascular o la trombolisis.

A pesar de ser una afección muy poco frecuente, se considera, como toda enfermedad cerebrovascular, una emergencia neurológica ya que un diagnóstico precoz y preciso puede reducir la tasa y gravedad de las complicaciones. Es por ello que es de gran utilidad conocer las características clínicas, el manejo y el tratamiento de la trombosis venosa cerebral en diferentes centros de España. Con este objetivo en mente se llevó a cabo entre 2008 y 2017 el estudio descriptivo retrospectivo multicéntrico de pacientes hospitalizados por trombosis venosa cerebral denominado  MOTIVATE (ManejO de la TrombosIs Venosa cerebrAl en cenTros de España) incluyó la participación de 11 centros sanitarios de diferentes comunidades autónomas y fue publicado a principios de septiembre en Neurología.[1]

El estudio MOTIVATE

El objetivo principal de este estudio fue realizar un análisis descriptivo de las características clínicas de los pacientes con trombosis venosa cerebral en distintos centros médicos de la geografía española, así como poner de manifiesto los aspectos más relevantes del diagnóstico y tratamiento de esta enfermedad y, como objetivo secundario, se planteó identificar los factores pronósticos de mayor relevancia.

Los 11 centros participantes abarcaron 6 comunidades autónomas: Andalucía (Hospital Torrecárdenas), Aragón (Hospital Clínico Lozano Blesa y Hospital Miguel Servet), Asturias (Hospital Central de Asturias), Cataluña (Hospital de la Sant Creu de Sant Pau, Hospital Clínic de Barcelona y Hospital Dr. Josep Trueta), Comunidad de Madrid (Hospital Clínico San Carlos, Hospital de La Princesa y Hospital Ramón y Cajal) y País Vasco (Hospital de Donostia).

En MOTIVATE se incluyeron todos los pacientes hospitalizados por trombosis venosa cerebral en los centros participantes entre 2008 y 2017, excepto aquellos con trombosis venosa cerebral considerada incidental y los menores de 14 años. Los casos fueron identificados a través de los códigos de la Clasificación Internacional de Enfermedades 9 (CIE-9) y los datos fueron recogidos de forma prospectiva a través de la historia clínica electrónica de cada centro. El protocolo del estudio fue aprobado por el Comité de Ética de Investigación Clínica de la Comunidad de Aragón (Acta 07/2019).

En total, se estudiaron los datos pertenecientes a 256 pacientes (edad media 49,8±18,7 años y un 51 % mujeres). Los síntomas más típicos en estos pacientes fueron: cefalea, 73%; déficits focales, 50%; crisis epilépticas, 33%; y encefalopatía, 21%. Las localizaciones más frecuentes fueron: seno longitudinal superior, 12,5%; transverso, 10,9%; y afectación de dos o más senos o venas, 66,4. Las formas de presentación más habituales fueron la aguda (55%) y subaguda (32%).

"Un resultado que nos llamó la atención fue el hecho de que el porcentaje de hombres y mujeres afectados por esta patología es similar, lo que contrasta con lo descrito hasta ahora, donde existe una clara preponderancia femenina, particularmente en jóvenes. Una posible explicación es la edad media de nuestra muestra, próxima a los 50 años y alejada, por lo tanto, de la edad fértil y del consumo de anticonceptivos orales", explicó para Univadis España la Dra. Alba López, neuróloga del Hospital Reina Sofia de Santander y participante en este estudio.

En cuanto a los factores de riesgo, "los detectados con mayor frecuencia fueron el hábito tabáquico, el sobrepeso y la toma de anticonceptivos orales. Además, el riesgo en estos pacientes se incrementa si tienen sobrepeso y obesidad", continuó la Dra. López.

La etiología conocida más frecuente fue la trombofilia, presente en un 24% de los casos, siendo la debida a la mutación de la protrombina G20210A la más común (19%). En cuanto al tratamiento con antitrombóticos, 46% los recibió durante un periodo de tiempo que osciló entre los 3 y los 6 meses, 21% durante un año y 22,6% de los pacientes los requirió de manera indefinida. Este tratamiento no fue suficiente en todos los casos y algunos de los pacientes requirieron de acciones más agresivas, 5% precisó de terapia endovascular, mientras que 33% necesitó neurocirugía. 

En relación al pronóstico, 75% fueron independientes a los 3 meses con una puntuación en la escala de Rankin modificada (mRS) ≤ 2, mientras que la presencia de papiledema, déficit focal y encefalopatía se asociaron con valores en la escala > 3, lo que se tradujo de manera significativa en un mal pronóstico. Por último, los casos más graves supusieron una tasa de mortalidad intrahospitalaria de 4,3%, mientras que 6,3% de los pacientes fallecieron a los 3 meses.

"Estos datos fueron menores a los descritos en estudios previos. Esto se debe, muy seguramente, a que el pronóstico de la trombosis venosa cerebral ha mejorado en los últimos tiempos gracias a dos factores, la disminución de la patología infecciosa, y la mayor precisión diagnóstica de las técnicas de neuroimagen actuales que permiten un diagnóstico y tratamiento más precoces", declaró la Dra. A. López.

Conclusiones y próximos pasos

MOTIVATE supone el estudio multicéntrico de mayor tamaño realizado en España hasta la fecha sobre el impacto de la trombosis venosa cerebral, con una muestra de un tamaño importante, teniendo en cuenta la escasa incidencia de esta patología y con datos de un periodo de tiempo prolongado y relativamente reciente. Por ello, "creemos que muestra una imagen aproximada y extrapolable de la realidad sobre la trombosis venosa cerebral en España en los últimos años", razonó la Dra. Alba López.

Sin embargo, este estudio presenta, al menos, dos limitaciones relevantes. "La primera de ellas es su carácter retrospectivo, lo que supone un riesgo importante de pérdida de datos por la imposibilidad de obtener todas las variables en todos los casos. La segunda es la inclusión de centros participantes de distinto nivel asistencial que, aunque por un lado favorece una visión más amplia de cómo se maneja esta enfermedad, por el otro aumenta la heterogeneidad de los casos atendidos", declaró a Univadis España la Dra. Carla Parada, neuróloga del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla y ajena a este estudio.

Críticas que la Dra. López asumió. "Es cierto que hay importantes aspectos de mejora, como la necesidad de una mayor homogeneidad en el abordaje de esta destructiva pero tratable enfermedad. Por ello, es necesario una mejor identificación de los marcadores pronósticos que permitan identificar a los pacientes de mayor riesgo, la cual será abordada en el futuro mediante un registro prospectivo multicéntrico y nacional sobre trombosis venosa cerebral. Este estudio permitirá un mejor manejo de esta enfermedad a través de la experiencia obtenida en la práctica clínica real", concluyó la Dra. Alba López.

Este estudio no recibió ningún tipo de financiación. Ninguno de los autores declaró tener conflicto de intereses.

Este contenido fue originalmente publicado en Univadis, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....