Método para detectar virus del papiloma humano en orina: sencillo, económico y con buena aceptación

Amapola Nava

8 de octubre de 2021

Método de automuestreo para detectar al virus del papiloma humano (VPH) en la orina, práctico (las muestras pueden conservarse a temperatura ambiente) y económico, con un costo final de 1,1 dólares, incluido el procesamiento, fue diseñado por científicos mexicanos, quienes señalaron que también tuvo una buena aceptación entre pacientes, trabajadores de la salud y tomadores de decisiones.[1]

"Nuestros resultados revelan que una muestra de orina puede tener un costo menor que una muestra cervical obtenida clínicamente, convirtiendo a la prueba de orina en un método atractivo y prometedor para los programas de tamizaje de virus del papiloma humano", concluyeron Leith León-Maldonado, Ph. D., investigadora del Instituto Nacional de Salud Pública, doctora en políticas públicas, y sus colaboradores, en un artículo publicado en PLosOne.

Dr. José Guzmán Esquivel

En México cerca de 80% de las mujeres está infectado por el virus del papiloma humano y existe una fuerte asociación entre esta infección y el cáncer cervicouterino, segunda causa de fallecimiento por cáncer en países de bajos y medianos ingresos. De allí la importancia de implementar pruebas de tamizaje, que son estudios que tienen gran relevancia en la detección temprana de una enfermedad y en su caso en el tratamiento oportuno, comentó a Medscape en español el Dr. José Guzmán Esquivel, cirujano urólogo e investigador del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), especialista externo a la investigación.

Pero la cobertura de los programas de tamizaje de virus del papiloma humano suele ser baja en los países de escasos recursos. En México, por ejemplo, la cobertura de los programas de tamizaje en mujeres de 25 a 64 años, durante el segundo trimestre de 2019, fue de 59,7%. Esto se debe a que los programas requieren de infraestructura y personal capacitado, los cuales no siempre están disponibles, aunado a la baja aceptación de la examinación pélvica entre las pacientes. En un editorial para la Revista Mexicana de Urología, el Dr. Guzmán comentó que la detección actual por citología cervical (Papanicolaou) es un método invasivo y molesto para la mujer.[2]

Estos inconvenientes han llevado a investigadores en diferentes partes del mundo a buscar una alternativa para detectar al virus del papiloma humano de alto riesgo en muestras de orina. Pero los métodos resultantes son costosos, lo que dificulta su uso en países de bajos recursos.[3]

Un método sencillo y económico

Para desarrollar este nuevo método sencillo y económico, los investigadores de México, Reino Unido, España y Estados Unidos, entre los cuales se encontraba León-Maldonado, realizaron el estudio en dos fases.

En la primera fase recolectaron muestras de orina de cinco donadoras, de entre 25 y 45 años, para evaluar las condiciones preanalíticas óptimas para mantener el ADN viral de las muestras. Analizaron el impacto de diferentes concentraciones de ácido etilendiaminotetraacético y de diferentes temperaturas de almacenaje (4 °C y 25 °C) en las muestras de orina. Compararon muestras de la primera micción de la mañana y de orina recolectada a cualquier hora del día. Por último, observaron los efectos de esperar 24, 48 y 72 horas entre la recolección y el procesamiento.

"Nuestros resultados revelaron que se obtienen altas concentraciones de ADN cuando se utiliza una solución de ácido etilendiaminotetraacético de 40 mM, la muestra se guarda a 25 °C y se extrae el ADN hasta 72 horas después de recolectada la orina, esto sin importar si se trataba de la primera micción de la mañana o de una muestra tomada a conveniencia", explicó León-Maldonado.

Una vez establecidas las mejores condiciones para la muestra comenzó la fase 2, en la cual los investigadores aplicaron el método en 95 mujeres que asistían a un programa de tamizaje de cáncer cervicouterino, con el fin de comparar los resultados de detección del virus del papiloma humano en orina con la detección del virus en la muestra clínica (Papanicolaou).

En las muestras de cribado cervical la prevalencia de virus del papiloma humano de alto riesgo fue de 13,7%, para el VPH16 de 1,1% y para el VPH18 de 0%. En las muestras de orina la prevalencia de virus del papiloma humano de alto riesgo fue de 22,1%, para el VPH16 de 3,2% y para el VPH18 de 0%.

"Observamos que los 13 casos positivos para virus del papiloma humano de alto riesgo identificados en las muestras cervicales fueron todos reconocidos en las muestras de orina. Que los tipos específicos de virus del papiloma humano de alto riesgo detectados en las muestras cervicales también fueron detectados en la orina. Y además observamos un caso de VPH45 y otro de VPH52 en la orina que no fueron detectados en las muestras cervicales. Entre estas muestras pareadas observamos una concordancia aceptable de detección de virus del papiloma humano de alto riesgo en orina y en muestras cervicales, mostrado por un valor de Kappa > 0,6", indicaron León-Maldonado y sus colaboradores.

Bajos costos y alta aceptación de la prueba

Para completar el estudio los investigadores analizaron la aceptación, la percepción de la factibilidad de uso y los costos de la prueba de orina, comparados con el Papanicolaou.

Entrevistaron a 14 usuarias del tamizaje de cáncer cervicouterino, a 9 trabajadores de la salud y a 9 tomadores de decisiones, los dos últimos grupos atestiguaron en qué consistía la prueba de orina.

"Todas las mujeres declararon que la muestra de orina es un método más cómodo y aceptable. La rapidez, la comodidad y la posibilidad de tomar la muestra en casa, eliminando la vergüenza asociada a la toma por un trabajador de la salud, vuelven a la detección en orina una alternativa muy atractiva", detalló León-Maldonado.

Por otro lado, todos los tomadores de decisiones y trabajadores de la salud entrevistados coincidieron en que las muestras de orina eran una estrategia más sencilla y práctica para los programas de tamizaje. Además 78% de los médicos entrevistados dijo que considera que las muestras de orina podrían implementarse como pruebas para la detección de virus del papiloma humano.

Para el Dr. Guzmán las razones por las que un porcentaje de médicos podría no aceptar las muestras de orina como un método confiable de detección del virus del papiloma humano podría incluir el desconocimiento, pero también que se requieren estudios con un nivel de evidencia alto y revisiones sistematizadas que presenten las pruebas y difundan el conocimiento entre la comunidad médica.

Posibilidad de llegar a lugares remotos

Al utilizar solo ácido etilendiaminotetraacético como solución amortiguadora para la recolección de la orina y poder almacenar la muestra a una temperatura ambiente de 25 °C, los investigadores lograron mantener el costo bajo en su método. Cada muestra de orina costó aproximadamente 1,10 dólares, incluidos los materiales para el procesamiento.[1] Esto hay que compararlo con el precio de las pruebas de cribado cervical, en las que cada vial cuesta 2,42 dólares, más el costo de la toma de muestra, de aproximadamente 2 dólares.

Su precio, portabilidad y facilidad de uso hacen a este método una alternativa con potencial para seguirse desarrollando y volverse una opción de tamizaje para el virus del papiloma humano. De hecho, otros estudios han demostrado que las muestras de orina con ácido etilendiaminotetraacético pueden conservar el ADN para la detección de virus del papiloma humano incluso cuando se almacenan a 30 °C.[4]

Sin embargo, a pesar de todas las ventajas aún queda camino por recorrer. Los científicos comentaron que es necesario realizar estudios clínicos con muestras más grandes y que falta una mayor investigación para determinar si se puede detectar la presencia de neoplasia cervical intraepitelial grado 2 (células moderadamente anormales en la superficie del cuello uterino) en las muestras de orina.

"Primero se requiere de un estudio clínico, con un diseño especial, que considere la correlación de la presencia del virus del papiloma humano de muestras en orina y de cérvix. En cuanto a la presencia de neoplasia cervical intraepitelial grado 2, existen muchas variables involucradas que pueden intervenir en la presencia de esta lesión. No considero que la presencia del virus del papiloma humano en la orina tenga una relación directa. Se requiere otro diseño en especial", opinó el Dr. Guzmán.

El especialista añadió que una vez que se cumplan estos puntos será necesario difundir los conocimientos al respecto en foros y medios y tener el aval de una empresa responsable que cumpla con las normas oficiales del país para poder introducir esta técnica. Además de que la prueba de tamizaje deberá ser aprobada por la institución regulatoria de México.

Los investigadores coincidieron en que continuar con la investigación en este rubro y lograr el desarrollo de una prueba de orina confiable para virus del papiloma humano será una gran ventaja para las poblaciones vulnerables.

León-Maldonado y sus colaboradores señalaron que un método de detección del virus del papiloma humano en orina podría aumentar el tamizaje en áreas rurales y entre mujeres que encuentran demasiado invasivo el cribado cervical. Esto podría llevar a un aumento en la detección temprana de lesiones de riesgo y en dar tratamiento anticipado, lo que podría disminuir las tasas de mortalidad y los costos asociados al tratamiento.

El Dr. Guzmán y León-Maldonado han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Algunos autores del artículo en PLOS ONE han recibido fondos, becas u honorarios personales, independientes al trabajo en cuestión, de BD Diagnostics Systems, Roche Molecular Systems, Roche/Ventana Medical Systems, Genera Biosystems, Aventis Pharma, Merck & Co., Roche, Qiagen, Hologic, Gen-Probe, Becton Dickinson Systems, Becton Dickinson y Roche/Ventana Medical Systems.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....