Mini-examen clínico: Salud de personas transexuales, transgénero y no conformes con su género

Dr. Reinaldo Hamamoto

Conflictos de interés

11 de octubre de 2021

La exploración de la identidad de género es una necesidad de salud mental primaria. Comprende determinar exactamente cuál es la identidad de género de una persona, aceptar su identidad de género, autoaceptación e individuación. Esto puede incluir preparación y evaluación para diversos tratamientos y procedimientos de afirmación de género.[4]

No todas las personas transgénero o con diversidad de género tienen disforia de género; a una persona se le puede diagnosticar disforia de género si su identidad de género no coincide con el género que se le asignó al nacer y padece ansiedad clínicamente importante o alteración social o laboral. No todas requieren o buscan hormonoterapia. Sin embargo, quienes reciben tratamiento por lo general refieren mejoras en calidad de vida, autoestima y ansiedad.[3,4]

Los factores ambientales y sociales estresantes repercuten considerablemente en la salud mental. Las personas transgénero tienen más probabilidades de vivir en pobreza, de ser discriminadas en el trabajo y de ser víctimas de violencia que las personas que no son transgénero. La ansiedad, la depresión y el abuso de sustancia se asocian al estrés crónico de las minorías y no siempre son un motivo de preocupación para los pacientes transgénero.[4]

La existencia de problemas de salud mental concomitantes no necesariamente impide posibles cambios en el rol de género o el acceso a hormonas feminizantes/masculinizantes o a la cirugía; más bien estos problemas deben atenderse de manera óptima antes o al mismo tiempo que el tratamiento de la disforia de género.

Para más información sobre factores psicosociales estresantes, lea aquí.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....