Las mujeres con diabetes de tipo 2 reciben menos fármacos cardioprotectores que los hombres

Mitchel L. Zoler

Conflictos de interés

4 de octubre de 2021

De los pacientes con diabetes de tipo 2, las mujeres reciben algún tratamiento cardioprotector con menos frecuencia que los hombres, de acuerdo con un análisis post hoc de datos del estudio REWIND, realizado en casi 10.000 adultos de 24 países.[1]

Al ingresar en el estudio, significativamente menos mujeres recibían una estatina (73%) o ácido acetilsalicílico diario (44%), en comparación con los hombres, que tenían tasas de tratamiento de 81% y 58%, respectivamente, comunicó la Dra. Giulia Ferrannini en el Congreso de la European Association for the Study of Diabetes (EASD) 2021.

Los datos también demuestran que significativamente menos mujeres (80%) recibieron tratamiento con un inhibidor de enzima convertidora de angiotensina  o un antagonista de receptor de angiotensina que los hombres (83%), aunque la diferencia absoluta entre los grupos fue moderada. Las tasas de una cuarta métrica de tratamiento apropiado, recibir fármacos antihipertensivos si la presión arterial sistólica ≥ 130 mm Hg, fueron casi idénticas en hombres y mujeres.

El riesgo cardiovascular en las mujeres "está peor controlado"

"Esta es la confirmación de que las mujeres están peor controladas que los hombres en lo que respecta al riesgo cardiovascular, en especial si tienen diabetes de tipo 2", señaló la Dra. Ferrannini.

Se han documentado antes observaciones similares, incluso en un estudio publicado en 2019.[2]

La disparidad de tratamiento por sexo entre 9.901 mujeres y hombres con diabetes de tipo 2 inscritos en REWIND es muy sorprendente debido a que en los estudios clínicos "los pacientes por lo general se controlan mejor que en el mundo real. A pesar de esto, fue evidente el patrón de la desventaja para las mujeres", señaló la Dra. Ferrannini.

"En la protección cardiovascular la cuestión del sexo es preponderante. Las mujeres están peor tratadas", dijo.

REWIND es el estudio de resultados cardiovasculares para el agonista del receptor del péptido 1 similar al glucagón inyectable una vez a la semana, dulaglutida, en pacientes con diabetes de tipo 2.

Los resultados principales, que se informaron en el Congreso de la American Diabetes Association (ADA) 2019 y fueron publicados simultáneamente en The Lancet, demostraron que dulaglutida reducía significativamente (12%) los eventos cardiovasculares adversos mayores en comparación con placebo.[3] El estudio se llevó a cabo en casi 300 centros de diferentes partes del mundo, incluyendo muchos centros estadounidenses y canadienses y 46% de los pacientes inscritos era de sexo femenino.

Pero a pesar del infratratamiento, las mujeres tuvieron significativamente mejores resultados en lo que respecta a los eventos cardiovasculares adversos mayores, el criterio principal de valoración, durante una mediana de seguimiento de 5,4 años, en comparación con los hombres. Después del ajuste por sexo, otras características iniciales y la asignación al tratamiento del estudio, las mujeres tuvieron una tasa compuesta menor de manera estadísticamente significativa (27%) de infarto de miocardio no mortal, ictus no mortal o fallecimiento por causas cardiovasculares o desconocidas, en comparación con los hombres, destacó la Dra. Ferrannini, investigadora del Karolinska Institute, en Estocolmo, Suecia.

El análisis por sexo también demostró que las mujeres tenían una ventaja importante en los resultados, en comparación con los hombres para tres de los cuatro componentes de la variable de eventos cardiovasculares adversos mayores combinada: infarto de miocardio no mortal, fallecimiento por causas cardiovasculares y por todas las causas y también para el desenlace de hospitalización por insuficiencia cardiaca, que no fue parte de los eventos cardiovasculares adversos mayores, la variable compuesta. El único componente del desenlace de eventos cardiovasculares adversos mayores que no demostró diferencia significativa entre los grupos fue el ictus no mortal, que tuvo tasas de incidencia aproximadamente iguales en mujeres y hombres.

Las mujeres tuvieron la mitad de la prevalencia de eventos cardiovasculares al inicio

Los resultados también demostraron que las mujeres con diabetes de tipo 2 inscritas en el estudio REWIND tuvieron una prevalencia de enfermedades cardiovasculares existentes de 20%, que fue la mitad de la tasa de los hombres al entrar en el estudio (41%). Sin embargo, las diferencias entre los sexos en el criterio principal de valoración, así como en cada uno de los desenlaces de enfermedades cardiovasculares individuales, no se modificó en función de que los pacientes tuvieran o no un antecedente de enfermedad cardiovascular al inicio.

Solo un desenlace demostró una diferencia entre los sexos relacionada con enfermedades cardiovasculares prevalentes al entrar en el estudio, la tasa de mortalidad por todas las causas, que fue no significativamente diferente entre hombres y mujeres con un antecedente de enfermedad cardiovascular, pero fue 39% más baja en las mujeres que en los hombres sin tal antecedente.

"La buena noticia es que al inicio y después de dos años, la mayoría de los participantes cumplía los objetivos relevantes del tratamiento independientemente del sexo", comentó el Dr. Peter Novodvorsky, investigador de diabetes en la University of Sheffield, en Reino Unido, quien presidió la sesión en la que la Dra. Ferrannini presentó sus hallazgos.

¿Un rol de la geografía o un sesgo de selección?

En los nuevos análisis no se examinó si el patrón general de infratratamiento de las mujeres era diferente entre cada uno de los 24 países participantes o según región del mundo.

"Tenemos que suponer que estos resultados reflejan la práctica sistemática actual" en los 24 países que contribuyeron con pacientes al estudio, señaló Novodvorsky.

También está "el problema bien conocido del sesgo de selección" en los estudios aleatorizados. Los hallazgos actuales plantean la duda de que las mujeres dispuestas a participar en el estudio de alguna manera serán diferentes a los hombres, señaló.

La Dra. Ferrannini añadió: "Aun cuando observamos una diferencia de sexo en el tratamiento, si la mayoría de las mujeres con diabetes de tipo 2 es tratada de forma apropiada, esto 'restablece' su ventaja en el riesgo cardiovascular, en comparación con los hombres, con excepción del ictus".

La principal hipótesis generada por el análisis post hoc del estudio REWIND es que "las mujeres con diabetes tienen mejores resultados que los hombres cuando se tratan apropiadamente", resaltó, observando que esto "tendría que evaluarse en un estudio diseñado para confirmar las diferencias de sexo".

REWIND fue patrocinado por Eli Lilly. La Dra. Ferrannini ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Mitchel L. Zoler es reportero de Medscape y MDedge con sede en el área de Filadelfia. Siga a Mitchel L. Zoler de Medscape en Twitter @mitchelzoler.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....