La transmisión de Candida auris puede contenerse en entornos de cuidados posagudos

Dra. Judy Stone

Conflictos de interés

22 de septiembre de 2021

Un nuevo estudio del condado de Orange, en California, Estados Unidos, demuestra cómo Candida auris, un nuevo patógeno, fue identificado y contenido satisfactoriamente en hospitales de cuidados agudos de larga duración y en instalaciones de enfermería especializada con capacidad de ventilación mecánica.[1]

Dra. Ellora Karmarkar

La autora principal, Dra. Ellora Karmarkar, M. Sc., exjefa del servicio de inteligencia epidémica de Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos y actualmente fellow de enfermedades infecciosas de la University of Washington, en Seattle, Estados Unidos, manifestó a Medscape Noticias Médicas que la vigilancia prospectiva de urocultivos para C. auris fue impulsada por "ver lo que ocurría en Nueva York, Nueva Jersey e Illinois, que era muy alarmante para muchos funcionarios sanitarios en California, quienes sabían que los hospitales de cuidados agudos de larga duración son instalaciones de alto riesgo porque en ellos se atienden personas muy graves. Algunos pacientes permanecen ahí por mucho tiempo".

Por consiguiente, los autores del estudio decidieron centrar sus investigaciones en ese entorno, en lugar de los hospitales de cuidados agudos, que se consideró que tiene menos riesgo de brotes epidémicos de C. auris.

El Orange County Health Department (OCHD), en colaboración con el California Department of Health y CDC, pidió a los laboratorios que identificaran de forma prospectiva cepas de Candida en orina de pacientes atendidos en hospitales de cuidados agudos de larga duración entre septiembre de 2018 y febrero de 2019. En condiciones normales, los laboratorios no especifican las especies de Candida de sitios del cuerpo no estériles.

El Dr. Dan Diekema, epidemiólogo y microbiólogo clínico en la University of Iowa, en Iowa City, quien no intervino en el estudio, comentó a Medscape: "Los hospitales de cuidados agudos deben tratar de identificar efectivamente especies de Candida en sitios no estériles si desean tener mejores posibilidades de detectarla en etapa temprana".

El Orange County Health Department también efectuó cribado de pacientes atendidos en hospitales de cuidados agudos de larga duración e instalaciones de enfermería especializada con capacidad de ventilación mecánica con cultivos combinados de muestras de exudados de axila-ingle o nasales. Se llevó a cabo la detección sistemática debido a que 5% a 10% de los pacientes colonizados desarrollaron más tarde infecciones invasivas, y 30% a 60% fallecieron.[2]

La primera infección hemática se detectó en mayo de 2019. De acuerdo con el informe, publicado en versión electrónica el 7 de septiembre en Annals of Internal Medicine, "hasta el 1 de enero de 2020, de 182 pacientes 22 (12%) fallecieron al cabo de 30 días de la identificación de C. auris, 47 (26%) fallecieron a los 90 días. Uno de los 47 decesos se atribuyó a C. auris". La secuenciación de todo el genoma demostró que las cepas estaban muy relacionadas en el clado III.

Los expertos llevaron a cabo una amplia capacitación para el control de la infección en los hospitales de cuidados agudos de larga duración y mejoró la comunicación entre los hospitales de cuidados agudos de larga duración, los hospitales de cuidados de larga duración y los de cuidados agudos. En consecuencia, los centros receptores que aceptaron traslados de pacientes comenzaron a hacer cultivos en los pacientes recién ingresados y rápidamente identificaron 4 de 99 pacientes con C. auris que no tenían antecedente documentado de colonización. Hacia octubre de 2019 el brote estaba contenido en dos centros, por debajo de los nueve en los que inicialmente se identificó C. auris.

Dr. Dan Diekema

El Dr. Diekema observó: "Ante un nuevo microorganismo resistente a múltiples fármacos, como Candida auris, desde luego que el desafío es que en general el enfoque inicial tiene que ser casi pasivo, cuando no se ha visto el microorganismo. La vigilancia pasiva significa que solamente se vigilan con cuidado los cultivos clínicos y la primera vez que se detecta el microorganismo resistente a múltiples fármacos preocupante, se comienzan a hacer las encuestas de prevalencia puntual. Este tipo de enfoque prospectivo es muy bueno para determinar cómo avanzar tanto en la detección inicial como en la contención de la propagación de microorganismos resistentes a múltiples fármacos".

Muchos estudios de brotes epidémicos están confinados a un centro específico. Los autores de un editorial adjunto comentaron que este estudio "subraya la importancia de protocolos proactivos para las investigaciones de brotes epidémicos y las medidas de contención en toda la red de asistencia sanitaria que atiende a pacientes en riesgo".[3]

En su investigación, la Dra. Karmarkar observó que "algunos de estos centros no tienen la misma infraestructura y prevención y control de las infecciones que debería tener un hospital de cuidados agudos".

La especialista comentó a Medscape: "Uno de los desafíos fue que las personas estaban tan enfocadas en la COVID-19 que se olvidaron de los microorganismos resistentes a múltiples fármacos. Algo que recomendamos para ayudar a controlar Candida auris también son prácticas excelentes para todos los demás microorganismos, incluida la atención a la COVID-19. Lo que aprecié de esta investigación es que todas las instalaciones a las que fuimos estaban muy receptivas al aprendizaje, muy contentas de tenernos ahí. Están muy interesadas en aprender sobre C. auris y comprender cómo podrían controlarla".

Aunque la atención reciente se ha centrado en los niveles atemorizantes de la resistencia de C. auris a múltiples fármacos, la Dra. Karmarkar concluyó: "El mensaje central en nuestra investigación es que con el esfuerzo, la estrategia y el equipo correctos, este es un problema intervenible. No es inevitable si la atención se centra en identificar el microorganismo en etapa temprana y luego tratar de contenerlo".

La Dra. Karmarkar ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. El Dr. Diekema refiere financiación de investigación de bioMerieux, Inc. y honorarios por consultoría de Opgen, Inc.

La Dra. Judy Stone es especialista en enfermedades infecciosas y autora de Resilience: One Family's Story of Hope and Triumph Over Evil y de Conducting Clinical Research, la guía esencial sobre el tema.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....