Un buen sueño nocturno se vinculó con menos riesgo de arritmias

Fran Lowry

Conflictos de interés

22 de septiembre de 2021

Dormir bien toda la noche conlleva menos riesgo de arritmias cardiacas, señala una nueva investigación.[1]

En un estudio de población grande con más de 400.000 pacientes, investigadores observaron que un patrón de sueño saludable se relacionaba con menos riesgos de fibrilación auricular y bradiarritmias.

Un buen sueño nocturno se relacionó con una disminución de 29% en el riesgo de fibrilación auricular y de 35% en el de bradiarritmias.

El estudio fue publicado el 13 de septiembre en la versión electrónica de Journal of the American College of Cardiology.

Dr. Lu Qi

"Recientemente se han dado a conocer datos que vinculan los patrones de sueño con el riesgo de presentación de una arritmia cardiaca", señaló a Medscape el autor principal, Dr. Lu Qi, Ph. D., catedrático y profesor distinguido HCA Regents, Tulane University, en Nueva Orleans, Estados Unidos.

"La mayor parte de los estudios previos solo se ha enfocado en el patrón de sueño individual, sin considerar los patrones de sueño generales, pero sabemos que los diversos comportamientos del sueño están típicamente correlacionados", destacó el Dr. Qi.

UK Biobank

Los investigadores, dirigidos por el Dr. Xiang Li, Ph. D., también de la Tulane University, analizaron los patrones de sueño de 403.187 personas en la gran base de datos prospectiva UK Biobank, que contiene información genética y de salud de medio millón de individuos británicos.

Los participantes completaron un cuestionario en pantalla táctil sobre su patrón de sueño. Un patrón de sueño saludable se definió según cronotipo (si la persona dormía por la mañana o por la noche), duración del sueño, insomnio, ronquidos y somnolencia diurna.

Cada factor de sueño se codificó con 1 si se consideraba sano y 0 si no se consideraba sano. Se utilizó la suma de cinco factores relacionados con el sueño para calcular una puntuación de índice de patrón de sueño.

Una puntuación de 4 o 5 indica un patrón de sueño sano, una puntuación de 2 o 3 indica un patrón de sueño intermedio y una puntuación de 1 o 0 indica un patrón de sueño deficiente.

Los investigadores observaron una incidencia progresivamente mayor de fibrilación auricular y bradiarritmias a medida que empeoraban progresivamente las puntuaciones del patrón de sueño.

El patrón de sueño saludable se relacionó significativamente con menos riesgo de fibrilación auricular o aleteo auricular (hazard ratio [HR]: 0,71; intervalo de confianza de 95% [IC 95%]: 0,64 a 0,80) y menos riesgo de bradiarritmias (HR: 0,65; IC 95%: 0,54 a 0,77), pero no con arritmias ventriculares, en comparación con un patrón de sueño deficiente.

Esto fue aplicable después del ajuste con respecto a factores demográficos, estilo de vida y riesgo genético.

Generador de hipótesis

En un editorial adjunto, el Dr. Alan Kadish, presidente de New York Medical College, y el Dr. Jason Jacobson, del Departamento de Cardiología del New York MedicalCollege, en Valhalla, Estados Unidos, señalaron:[2] "El estudio resalta las fortalezas y las debilidades de la investigación en una gran base de datos de la población".

Una fortaleza es el tamaño del banco de datos. Esto permite a los investigadores generar y evaluar una hipótesis y también les permite utilizar información clínicamente disponible para dar respuesta a preguntas de investigación importantes, afirmaron el Dr. Kadish y el Dr. Jacobson.

"La fortaleza del estudio es que tuvo una población muy grande y se utilizó un análisis refinado de los factores relativos al sueño, pero básicamente el estudio es generador de hipótesis, más que definitivo, debido a un par de debilidades importantes", comentó el Dr. Kadish a Medscape.

"Hubiera sido mucho más útil saber el tipo y la duración de la fibrilación auricular, la gravedad de la bradiarritmia y los tipos de arritmias ventriculares, todos los cuales no estuvieron disponibles debido a que este fue un estudio de población grande", dijo.

El Dr. Kadish también señaló que este es un estudio de asociación, por lo que no se puede establecer la causalidad. Algunos factores que podrían ocasionar trastornos del sueño, como estrés psicológico, podrían causar una arritmia y la presentación de un trastorno del sueño simplemente puede ser un epifenómeno, añadió el Dr. Kadish.

Vale la pena realizar estos análisis basados en una gran población, añadió, siempre y cuando se interpreten de forma apropiada.

"Hay cosas que se pueden aprender de contar con poblaciones muy grandes para generar hipótesis, lo cual no se podría hacer si se estudiara un millar de pacientes en un estudio clínico. Aquí los autores demostraron que la fibrilación auricular puede deberse a tipos de trastornos del sueño sutiles. A fin de validar este estudio necesitaríamos ver si mejorar la calidad del sueño en personas con fibrilación auricular mejora su fibrilación", indicó.

"Los estudios de población grandes proporcionan una señal de que hay algo que investigar. Actualmente hay quienes argumentan que los estudios de grandes datos de la población pueden dar respuesta a preguntas del mundo real, ante la falta de un estudio aleatorizado y está por determinarse si ha aumentado la aceptación de este punto de vista. Por ejemplo, ¿alguna vez la Food and Drug Administration (FDA) de Estados Unidos aprobará un fármaco o un tratamiento sin un estudio aleatorizado?", destacó.

"Esto todavía no está definido, pero lo que diría es que al igual que con cualquier otra cosa, es importante la calidad del estudio de la población. En mi opinión, este estudio no tuvo el refinamiento necesario para ser algo más que una hipótesis", concluyó el Dr. Kadish.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....