La vacunación con BNT162b2 redujo el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en el personal sanitario y de residencias de mayores en Cataluña

Carlos Sierra

Conflictos de interés

15 de septiembre de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la vacunación contra la COVID-19 en el Centro de información sobre la vacuna contra el SARS-CoV-2.

Profesionales de varios centros de investigación de Cataluña decidieron analizar el efecto de la vacuna contra la COVID-19 sobre las tres primeras cohortes de personas vacunadas (residentes en centros de mayores, personal sanitario y personal de centros de mayores) y estimar la eficacia a corto plazo de la vacuna de ARN mensajero BNT162b2 (Comirnaty; Pfizer/BioNTech) para prevenir infecciones, ingresos hospitalarios y muertes. Para ello llevaron a cabo un estudio prospectivo de estos tres grupos en Cataluña entre el 27 de diciembre de 2020 y el 26 de mayo de 2021, cuyos resultados han sido publicados recientemente en BMJ.[1]

Cataluña, al igual que el resto de España, comenzó su campaña de vacunación contra la COVID-19 a finales de diciembre de 2020, al poco tiempo de la aprobación de la primera vacuna contra esta enfermedad, la vacuna BNT162b2 de la compañía farmacéutica Pfizer/BioNTech. Por lo tanto, aún se disponen de pocos datos sobre los efectos observables de esta vacuna sobre la población española.

El impacto de la vacuna de Pfizer/BioNTech

Para realizar este estudio, los investigadores tuvieron acceso a los datos de 42.803 residentes en residencias de mayores, 3.2496 trabajadores en residencias de mayores y 83.344 sanitarios, de los que excluyeron a los que habían sido previamente infectados por el SARS-CoV-2 y aquellos de los que no se tenían sus registros de atención primaria o de vacunación. Finalmente, se incluyeron en el estudio 28.456 residentes en residencias de mayores, 26.170 trabajadores en residencias de mayores y 61.791 trabajadores sanitarios. Al final del período considerado, el 94,8% de los residentes en residencias de mayores, el 83,6% de los trabajadores en residencias de mayores y el 90,3% de los trabajadores sanitarios habían sido vacunados con al menos una dosis.

En estos tres grupos se estudiaron las siguientes variables: infección por SARS-CoV-2, ingreso hospitalario causado por COVID-19 y muerte por COVID-19.

En total, se produjeron 1.335 infecciones por SARS-CoV-2 entre los residentes de los hogares de mayores no vacunados y 1.127 entre los residentes vacunados. La mayoría de las infecciones posvacuna fueron posteriores a la primera dosis de vacuna, 862, mientras que después de la segunda dosis hubo 265. Por lo tanto, una sola dosis de vacuna dio lugar a un cociente de riesgo ajustado de 0,53, mientras que la segunda lo redujo a 0,09.

Los resultados fueron similares en el grupo del personal de las residencias de mayores. En total se registraron 1.144 infecciones entre el personal no vacunado y 684 entre el personal vacunado. De nuevo, la mayoría de las infecciones entre el personal vacunado se dieron después de la primera dosis de vacuna, 433, mientras que después de la segunda bajaron a 251. Una sola dosis condujo a un cociente de riesgo ajustado de 0,62, mientras que la segunda dosis lo redujo a 0,20.

Finalmente, en la cohorte de trabajadores de la salud, se registraron 1.961 infecciones entre el personal no vacunado y 1.007 en el personal vacunado (785 después de una dosis, 222 después de la segunda). En este último grupo, una sola dosis de la vacuna condujo a un cociente de riesgo ajustado de 0,60, mientras que la segunda dosis lo redujo a 0,13.

En cuanto a las hospitalizaciones por COVID-19, se registraron 411 entre residentes en las residencias de mayores (309 no vacunados). Una dosis de la vacuna condujo a un índice de riesgo ajustado de 0,43, mientras que con la segunda dosis el cociente se redujo a solo 0,05.

Por último, las muertes en esta primera cohorte fueron 450: 272 antes de la vacunación, 145 después de una dosis de vacuna y 33 después de la segunda dosis. Una dosis de la vacuna registró un cociente de riesgo ajustado de 0,49, mientras que la segunda dejó este cociente en 0,03.

Para la segunda y tercera cohorte, se registraron ingresos hospitalarios de 29 (27 no vacunados) entre el personal de las residencias de mayores, y 64 (48 no vacunados) para el personal sanitario, mientras que las muertes fueron 0 y 4 respectivamente.

Conclusiones

Los datos de este estudio confirmaron que la vacunación con BNT162b2 redujo considerablemente el riesgo de infección por SARS-CoV-2 en las tres primeras cohortes vacunadas (residentes en residencias de mayores, trabajadores en residencias de mayores y trabajadores sanitarios). Estos resultados confirman lo observado en diversos ensayos clínicos en fase III para las segunda y tercera cohortes y, lo que es más novedoso, "aporta por primera vez datos reales sobre el efecto de la vacuna en la primera cohorte, ya que los residentes en residencias de mayores han sido un colectivo claramente infra-representado en los ensayos clínicos hasta el momento", explicó a Univadis España la Dra. Carmen Cabezas, Secretaria de Salud Pública de Cataluña y coordinadora de este estudio.

Además, esta reducción en las infecciones se tradujo en una disminución muy importante de los ingresos hospitalarios y muertes por COVID-19. "Por lo tanto, aunque son necesarias investigaciones posteriores para evaluar la eficacia a largo plazo de la vacunación, los resultados de este primer estudio demuestran lo que ya sabíamos por los ensayos clínicos, que las vacunas son seguras y, lo que es más importante, salvan vidas", concluyó la Dra. Cabezas.

Este contenido fue originalmente publicado en Univadis, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....