Mini-examen clínico: ¿Qué tanto sabe del diagnóstico y manejo de la pancreatitis aguda?

Dra. Ylse Gutiérrez Grobe

Conflictos de interés

13 de septiembre de 2021

La resucitación inicial con fluidos es la medida terapéutica inicial más importante en los pacientes con pancreatitis aguda. La pérdida de volumen hacia el tercer espacio, así como la depleción de volumen intravascular, son la base de muchos desenlaces negativos de los pacientes con pancreatitis aguda. La evidencia más reciente sugiere que una terapia intravascular intensa en las primeras 12 a 24 horas del inicio de los síntomas tendrá implicaciones pronósticas en el paciente y que la hidratación preferentemente debe ser con cristaloides a una tasa de 200 a 500 ml por hora.

Sin embargo, evidencia más reciente sugiere que el uso de Ringer con lactato podría reducir la producción de citocinas proinflamatorias.[9] Por otro lado, el exceso de fluidos podría tener complicaciones más que beneficiar al paciente poniéndolo en riesgo de sobrecarga, síndrome compartimental abdominal, sepsis, falla respiratoria e incluso la muerte, por lo que la resucitación no debe exceder de 4.000 cc en 24 horas e idealmente, deben monitorizarse la diuresis, el nivel de nitrógeno ureico y el hematocrito.[5]

Otra medida recomendada por las guías internacionales y americanas es evitar el uso de antibióticos profilácticos tanto en pancreatitis aguda leve como en casos moderadamente graves o graves, ya que la evidencia generada en metanálisis y ensayos clínicos aleatorizados recientes no es suficiente para prevenir riesgo de infecciones de la necrosis pancreática, además de no tener impacto en otros desenlaces relevantes como la falla orgánica única o múltiple, mortalidad ni duración de la hospitalización.[10]

Para más información sobre el tratamiento de la pancreatitis aguda, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....