COMENTARIO

La triple amenaza de las cremas combinadas con corticoesteroides y por qué no deben indicarse

Dra. Zaira Dennis Chávez López

Conflictos de interés

1 de septiembre de 2021

Los corticoesteroides tópicos son tratamientos de gran utilidad, con una extensa aplicabilidad en múltiples enfermedades de la piel. Sin embargo, su uso indiscriminado, el desconocimiento de su aplicación adecuada y la posibilidad de adquisición a bajo costo sin necesidad de una receta, subestiman sus efectos adversos, muchas veces irreversibles.

1. La combinación tiene más riesgo de recurrencia y efectos secundarios.

Actualmente existen productos donde se mezclan corticoesteroides tópicos con antifúngicos y antibióticos de venta libre, con bajo costo y publicidad abierta e irresponsable en medios masivos, lo cual ha provocado una mayor incidencia de lesiones dermatológicas extensas en padecimientos que pudieron ser tratados de forma sencilla, dejando secuelas importantes, especialmente en la población infantil.

En un estudio realizado en México, donde se encuestó a 47 médicos generales, se refirió que entre 20% y 50% de su consulta semanal eran por algún padecimiento dermatológico y de los encuestados, 33 incluyeron algún corticoesteroide tópico de mediana o alta potencia en hasta 10% de sus recetas y solo 78% indicaba la duración del tratamiento. De igual manera se les preguntó contra cuáles padecimientos recetaban más frecuentemente estos fármacos, mismos que se mencionan de manera textual: dermatitis (no especificada), dermatitis atópica, dermatitis alérgica, dermatitis por contacto,dermatitis del pañal, urticaria, micosis (no especificada), psoriasis, acné, prurigo por insectos u otras dermatosis.[1]

En India se han documentado múltiples casos de eritema genital con formación de estrías e hipopigmentación asociados al abuso de corticoesteroides tópicos (principalmente propionato de clobetasol, betametasona y beclometasona) en combinación con moléculas antifúngicas (principalmente miconazol, clotrimazol, terbinafina) y algunas cremas también suelen incorporar agentes antibacterianos como gentamicina, neomicina y diyodohidroxiquinolina.[2]

Verma y sus colaboradores presentaron una revisión de 24 casos de dermatofitosis genital masculina que ocurren en pacientes que padecen tinea cruris en India que han estado aplicando al azar varias cremas antimicóticas y antibacterianas con corticoesteroides potentes, generando una dermatofitosis modificada por corticoestropeo.[3]

Castañedo-Cázares y sus colaboradores reportaron una paciente de 46 años de edad con tinea corporis en tórax anterior, obesidad central, "joroba de búfalo", plétora facial, hirsutismo, telangiectasias y estrías rojo-vinosas. La paciente refirió haber aplicado una crema combinada que contenía betametasona, clotrimazol y gentamicina, indicada por su médico familiar para resequedad facial crónica, durante los últimos 7 años. Se realizó el diagnóstico de síndrome de Cushing yatrogénico. [4] ]

Figura 1. Atrofia cutánea por uso crónico de corticoesteroides tópicos en área axilar izquierda en un paciente masculino de 23 años de edad.[5] Fuente: Dey VK. Indian Dermatol Online J. 2014  CC BY-NC-SA 3.0

Desafortunadamente existen pocos estudios formales que demuestren los efectos adversos de estas cremas combinadas y actualmente se siguen prescribiendo. Existen varias explicaciones posibles para el uso continuo de agentes antifúngicos/corticoesteroides combinados o agentes antifúngicos/agentes antibióticos/corticoesteroides combinados, una razón es que los médicos que prescriben estas cremas carecen de experiencia para reconocer y diferenciar una infección por hongos o por bacterias de una dermatitis inflamatoria no infecciosa, por lo que muchas veces los médicos no dermatólogos pueden optar por usar un agente combinado en un intento de cubrir ambos diagnósticos.[5]Sin embargo, investigaciones anteriores han demostrado que cuando se usan agentes antifúngicos/corticoesteroides combinados para las infecciones fúngicas, no solo dan como resultado altas tasas de recurrencia, sino que también tienen mayores perfiles de efectos secundarios.[5,6,7,8]

2. La preparación de esteroides en los productos combinados es potente.

Si los pacientes están usando el esteroide potente en una simple infección por hongos corren el riesgo de una resolución incompleta, así como de adelgazamiento de la piel si se usa durante un periodo prolongado.[9,10]

Las infecciones micóticas superficiales se pueden confirmar por medio de un estudio con hidróxido de potasio y generalmente se pueden tratar con éxito con un antimicótico tópico. Los pacientes con el diagnóstico de una infección fúngica cutánea que además presentan prurito intenso y dermatitis inducida por infección se tratan mejor mediante la aplicación simultánea de un corticoesteroide tópico de potencia baja o media durante un periodo limitado de 7 a 10 días, junto con un agente antimicótico tópico que se continuará hasta que se resuelvan los hallazgos clínicos.[8,11]

Figura 2. Tiña incógnita: El paciente había aplicado corticosteroides tópicos que enmascaraban un diagnóstico de tiña.

3. El uso indebido de corticoesteroides es un problema común a nivel mundial.

Especialmente en los países con poca regulación al respecto, ya que estos compuestos se han utilizado en cremas con efecto "aclarante" y también como antiinflamatorios muchas veces automedicados, lo cual pone en riesgo la salud pública. Los efectos adversos están directamente relacionados con la potencia de los corticoesteroides tópicos y se han vuelto más frecuentes con la introducción de corticoesteroides tópicos de alta potencia.[12]

Figura 3. Hipopigmentación causada por el uso prolongado de corticoesteroides tópicos.

Con el uso creciente de corticoesteroides tópicos se ha detectado una serie de efectos adversos relacionados con su mal uso, como dermatitis perioral, tiña incógnita, impétigo incógnito y granuloma glúteo infantil, además de otras complicaciones, como celulitis bacteriana, infecciones fúngicas, acné, atrofia cutánea y trastornos de la pigmentación.[13,14] Otros problemas notificados con menos frecuencia incluyen el retraso en el diagnóstico de lepra y psoriasis eritrodérmica.[15,16] Saraswat y sus colaboradores han acuñado el término "rostro dependiente de esteroides tópicos" para la afección en la que después del uso prolongado de corticoesteroides tópicos en la cara se presenta eritema de rebote grave, ardor y descamación en cualquier intento de cese de la aplicación.[17]

Figura 4. Acné con corticoestropeo caracterizado por eritema y múltiples pústulas.

Siga a la Dra. Zaira Dennis Chávez López de Medscape en español en Instagram @dra.dennisderma.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....