El exceso de mortalidad en México refleja el efecto directo e indirecto de la pandemia

Nelly Toche

19 de agosto de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

Para un año sui géneris por la llegada del virus SARS-CoV-2 y la pandemia de COVID-19 se esperaba un exceso de mortalidad, como reflejan los datos. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer la actualización de los datos preliminares sobre las características de las defunciones en México durante 2020.[1]

En 2020 en México se contabilizaron 1'086.094 decesos, pero esta cifra contempla fallecimientos de registro extemporáneos, por lo que el total de defunciones ocurridas entre enero y diciembre de 2020 es de 1'075.779; en contraste, de acuerdo con la metodología de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) basada en canales endémicos y semanas epidemiológicas, se esperaban 749.500 decesos.

La tasa de defunciones registradas por cada 10.000 habitantes fue de 86, superior en 27 unidades respecto a la información definitiva de 2019. En el desglose de los datos, se tiene: 58,8% integrado por hombres, 41,1% por mujeres y 756 casos sin sexo especificado. Por grupos de edad, la mayor proporción de defunciones se concentra en las personas de 65 años y más con 605.662 casos equivalentes a 55,8%.

Mediante los registros administrativos generados a partir de los certificados de defunción suministrados por las oficialías del Registro Civil, los Servicios Médicos Forenses y los cuadernos estadísticos proporcionados por las Agencias del Ministerio Público, se logró detectar que durante 2020, 92,4% (1´003.645) de las defunciones se debió a enfermedades y problemas relacionados con la salud, presentando un aumento de 3,6% con respecto a 2019.

Las tres principales causas a nivel nacional son: enfermedades del corazón (218.885; 20,2%), COVID-19 (201.163; 18,5%) y diabetes (151.214; 13,9%). Por otro lado, 7,6% (82.449) se debe a causas externas: accidentes (32.334), homicidios (36.579), suicidios (7.896) y eventos de intención no determinada (5.578).

En el desglose de los datos, las mayores tasas de defunciones registradas por cada 10.000 habitantes por entidad de residencia habitual ocurrieron en la Ciudad de México con 116, Chihuahua con 105, Sonora con 94, Morelos y Veracruz de Ignacio de la Llave con 93. En contraparte, las entidades que reportaron las tasas más bajas fueron Quintana Roo con 59, Baja California Sur con 61, Querétaro con 63 y Aguascalientes con 67.

Principales causas de muerte por sexo

Total

Hombre

Mujer

Enfermedades del corazón

COVID-19

Enfermedades del corazón

COVID-19

Enfermedades del corazón

Diabetes

Diabetes

Diabetes

COVID-19

Tumores malignos

Tumores malignos

Tumores malignos

Influenza y neumonía

Influenza y neumonía

Influenza y neumonía

Enfermedades del hígado

Agresiones (homicidios)

Enfermedades cerebrovasculares

Enfermedades cerebrovasculares

Enfermedades del hígado Enfermedades del hígado
Agresiones (homicidios) Accidentes Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas
Accidentes

Enfermedades cerebrovasculares

Accidentes
Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas Enfermedades pulmonares obstructivas crónicas

Insuficiencia renal

Información preliminar: falta el proceso de confronta con la Secretaría de Salud, previo a generar las cifras definitivas a publicarse en octubre 2021. Fuente: INEGI

Un análisis de los datos

Dr. Juan Francisco Martínez Campos

El Dr. Juan Francisco Martínez Campos, vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública, explicó que este es un mosaico que nos permite observar que las defunciones no se están modificando y esto es congruente con la tendencia que ya se vivía en años anteriores, con excepción de la COVID-19, que desde su punto de vista, seguirá estando presente en los primeros lugares al menos este año.

El especialista comentó a Medscape en español: "Tendríamos que estar muy atentos a la vacuna y a las medidas que se sigan. Ya empiezan a verse las publicaciones de países donde se hicieron mayores coberturas de vacunación y más rápido y tuvieron menos propagación de variantes; así fue como pudieron modificar las cifras de defunciones".

Actualmente México está sobre 20% de cobertura de vacunación con esquemas completos, lo que deja un margen amplio de personas que aún se pueden contagiar, entre ellos los niños y los adolescentes. La posibilidad de contagio hace que prevalezca el virus en circulación en el país y con ello casos y defunciones.

"Aunque hasta ahora el gobierno había manifestado descenso de casos y fallecimientos por COVID-19, con las nuevas variantes que estamos recibiendo ha aumentado el número de casos y eventualmente aumentarán las defunciones. Hemos visto la enfermedad con mayor presencia en jóvenes, donde aparentemente es menos letal, pero francamente, ya con el volumen del total de casos, será importante revisar la cifra a detalle y no minimizar el problema. Cuando menos hasta el final del año muy probablemente seguiremos viendo a COVID-19 como una de las primeras causas de fallecimiento".

Asimismo, el especialista aseguró que otro punto a tratar con mucho cuidado y especial interés es el referente a las defunciones indirectas por la pandemia, aunque en gran parte el exceso de muerte está dado por la situación de emergencia de salud que atravesamos; notablemente las otras enfermedades subieron sus números, por ejemplo, la primera causa de muerte (enfermedades del corazón) aumentó de 156.041 casos en 2019 a 218.885 casos en 2020 y la diabetes incrementó de 104.354 casos a 151.214.

"Al tener los hospitales saturados y con el miedo del paciente de asistir a donde se concentran los casos de COVID-19 se provoca una desatención, lo cual, aunado a la crisis por la que ya pasaba el sistema de salud con la falta de fármacos e insumos, nos tiene en este panorama de gran preocupación".

De acuerdo con el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), por primera vez las consultas cayeron 45,1%, al pasar de 34,5 millones en 2019 a 18,9 millones en 2020 y las consultas subsecuentes cayeron 51% al pasar de 52,3 millones en 2019 a 25,6 millones en 2020.[2] En un dato más específico, las consultas de embarazo trimestral gestacional y embarazo adolescente disminuyeron 37,2% y 35,4%, respectivamente.

El Dr. Martínez agregó que esto también se ha enfocado en el gasto de bolsillo. "Ante la presión de la pandemia, ante la incapacidad del sistema público de responder a las necesidades y las enfermedades que ya teníamos desde siempre, quienes han tenido que enfrentar estos costos son las familias".

Durante 2020 el gasto de bolsillo de los hogares de México aumentó 40% de manera general y las consultas para siete enfermedades (transmisibles, crónicas, salud bucal, salud mental, planificación familiar, personas sanas y otras) cayeron en 48,6%, lo que significó 42,2 millones de consultas menos que en 2019. En términos económicos, el gasto de bolsillo pasó de 2.358 pesos en 2018 a 3.299 pesos por persona en 2020.

En el desglose, entre el gasto en atención primaria, atención hospitalaria y fármacos, el mayor incremento porcentual se observó en gasto de fármacos, que aumentó 68% al pasar de 376 pesos en 2018 a 632 pesos en 2020, lo que según el especialista es congruente al claro desabasto de fármacos que ha sufrido el país.

El informe CIEP también detalla que el aumento de 9,1% en el presupuesto federal para salud de 2020 respecto a 2019 no procuró la atención de enfermedades distintas a la COVID-19 ni la protección financiera de las personas, ya que 5 millones de personas más tuvieron que pagar por fármacos y consulta.

Otro factor que llamó la atención del Dr. Martínez fue la ocurrencia de defunciones que se dieron en el hogar; 46,7% (506.723) de los fallecimientos registrados tuvo lugar en el hogar y 43,0% (466; 891) en hospitales públicos y privados. "Esto debería analizarse más. Mucha gente se quedó con la política de ‘quédate en casa’, la cual fue equivocada, ya que al ver signos que puedan representar riesgo para la vida, la gente debe acudir al servicio médico para que se le brinde lo mejor que se tenga a la mano".

Decesos por accidente en aumento

El Dr. Martínez manifestó: "Siempre que tenemos una transición poblacional, que la localidad llega a ciertas características de edad, también las enfermedades y causas de muerte se modifican, por lo que los gobiernos deberían poner especial atención a ello".

"Actualmente se conjunta la dinámica que estamos viviendo de violencia en el país, lo que aumenta los homicidios; por otro lado, con la dinámica de las poblaciones urbanas los accidentes en estos espacios son algo esperable; los países que pretenden urbanizarse más tienden a presentar más defunciones por accidentes y en países en vías de desarrollo, como México, con más vías de carretera pero menos servicios de atención adecuada como primer respondiente, recaen en fallecimientos por esta causa. En este caso el sistema de salud influye como una variable importante en las defunciones", destacó.

De acuerdo con el reporte del INEGI, 82.449 (7,6%) fallecimientos en México se deben a causas externas: 32.334 por accidentes, 36.579, por homicidios, 7.896 por suicidios y 5.578 por eventos de intención no determinada. De esta última condicionante, 12,8% tuvo como medio de agresión un arma de fuego o un arma blanca. Los homicidios son la octava causa de muerte en la población en general (36.579; 3,4%) y la sexta causa de muerte en hombres (32.147; 5,5%).

Desde el punto de vista del Dr. Martínez, es necesario ajustar la forma en que se entiende la atención por parte del sector público. "Hay un desorden desde las instituciones de seguridad social. Las políticas deberían ser más atinadas; lo primero sería atender el desabasto, en segundo lugar, la insuficiencia de personal, y sobre todo, se requiere el fortalecimiento de la atención primaria".

"Para este análisis valdría la pena poner atención también por zonas, como Chiapas, Guerrero o Oaxaca, donde muy probablemente hay subregistros y poca atención por parte de un sistema que en este momento se encuentra en crisis, pero que además ha tenido una mala historia, por lo que ya no resistió. Debemos seguir encontrando los datos que reflejen la realidad del país, pero lo más importante sería intervenir en las políticas públicas para que no siga sucediendo lo mismo", concluyó.

El Dr. Martínez ha declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Nelly Toche de Medscape en español en Twitter @NellyToche.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....