COMENTARIO

Publicación de las primeras guías mexicanas de endoscopia en enfermedad intestinal inflamatoria

Dra. Ylse Gutiérrez Grobe

Conflictos de interés

19 de agosto de 2021

La incidencia y la prevalencia de la enfermedad intestinal inflamatoria se han incrementado exponencialmente en el mundo y en los últimos 20 años se ha visto un crecimiento significativo en el diagnóstico de estas enfermedades en países que antes se creían de baja prevalencia.[1]

De acuerdo con la evidencia más reciente, el promedio anual de casos nuevos de colitis ulcerosa en México incrementó de 28,8 en la década de los años 80 hasta 1996, a 76,1 hasta 2006, mientras que la incidencia de enfermedad de Crohn incrementó de 0,02 a 0,04 casos por 100.000 personas hasta 2015.[2]

Ante este panorama, la Asociación Mexicana de Endoscopia Gastrointestinal (AMEG) convocó a especialistas en endoscopia, patología, enfermedad intestinal inflamatoria y gastroenterología pediátrica, a fin de elaborar las guías clínicas de endoscopia en enfermedad intestinal inflamatoria.[1]

Se crearon cuatro mesas de trabajo con temas específicos: 1) definiciones, 2) papel de la endoscopia en la enfermedad intestinal inflamatoria, 3) seguimiento endoscópico y 4) manejo endoscópico de las complicaciones.

La endoscopia representa uno de los pilares en el diagnóstico, seguimiento, escrutinio y tratamiento de complicaciones en la enfermedad intestinal iInflamatoria, de ahí la importancia de la divulgación del conocimiento de enfermedades que se encuentran en ascenso en la población de México, con la intención de homogenerizarlo y de que la iniciativa se expanda al resto de países de Latinoamérica.

Es relevante mencionar que en estas guías se utilizaron datos epidemiológicos enfocados en nuestra región y una nueva nomenclatura utilizada en habla hispana para denominar a la colitis ulcerosa, dejando atrás términos más anticuados (colitis ulcerativa crónica idiopática), con el objetivo de estar a la altura de guías internacionales como las europeas o las españolas.

Asimismo, se toman en cuenta las metas actuales del tratamiento de acuerdo a las guías de tratamiento por objetivos de enfermedad inflamatoria, que son la resolución endoscópica o cicatrización de la mucosa y, aunque aún no está establecido como una meta en las guías internacionales, ya se considera la remisión histológica como una meta no obligada, pero deseable.

También se consideran no solo escalas clínicas reconocidas a nivel mundial, sino escalas clínicas desarrolladas y validadas en la población mexicana, como el índice integral en colitis ulcerosa, que si bien no sustituyen a clasificaciones como Truelove-Witts, pueden ser tomadas en cuenta en la población mexicana; en enfermedad de Crohn se establece la escala de Harvey Bradshaw como la ideal para el seguimiento clínico en la práctica habitual, sin ser redundantes con índices de actividad que son difícilmente aplicados en la práctica clínica.

En cuanto a escalas endoscópicas, se recomienda el uso del Índice de Gravedad Endoscópico de Colitis ulcerosa (UCEIS), como se sugiere en la evidencia internacional más actual, debido a que la escala de Mayo tiene gran variabilidad interobservador y podría impactar en el tratamiento adecuado de los pacientes. En enfermedad de Crohn se recomienda el uso de la escala endoscópica simple para enfermedad de Crohn, acorde a la evidencia más actual y con el fin de poner al día el conocimiento de los endoscopistas y en un intento de homogeneizar el conocimiento en nuestro país.

Respecto al seguimiento endoscópico, se realizan actualizaciones con el fin de impulsar la cicatrización de la mucosa temprana como meta que impacta en el pronóstico a largo plazo, estableciendo la necesidad de evaluar la mucosa 3 a 6 meses después de haber iniciado el tratamiento en colitis ulcerosa y 6 a 9 meses después de haber iniciado el tratamiento en enfermedad de Crohn.

Asimismo, se establecen perfiles de riesgo bien conocidos para realizar con una temporalidad adecuada el escrutinio de cáncer de colon en estos pacientes. Además remarcan la importancia del uso de la cromoendoscopia digital o con tinción en la vigilancia endoscópica para la toma de biopsias dirigidas que tengan un mejor rendimiento diagnóstico en los pacientes.

También se actualizan las recomendaciones de las guías mexicanas de enfermedad de Crohn, al tomar en cuenta el uso de imagen transversal con imagen por resonancia magnética, enterografía por tomografía axial computarizada y ecografía intestinal y las metas radiológicas de remisión transmural con un mejor pronóstico de la enfermedad de Crohn.

Se incluye igualmente un apartado exclusivo para el manejo endoscópico de complicaciones, como tratamiento de la displasia, manejo de las estenosis y de endoscopia en enfermedad intestinal inflamatoria en pacientes pediátricos con un apartado exclusivo para los gastroenterólogos pediatras.

Cabe destacar que es la primera ocasión que en Latinoamérica se redactan guías de esta naturaleza, que son de las pocas en el mundo exclusivas del uso de la endoscopia en enfermedad intestinal inflamatoria, además de ser las más recientes y que ya toman en cuenta las nuevas metas de tratamiento; asimismo, son de las pocas guías con un apartado exclusivo de tratamiento endoscópico dirigido únicamente a complicaciones de la enfermedad intestinal inflamatoria, incluyendo colangitis esclerosante primaria.

Parte de la iniciativa consiste en actualizar las guías con cierta regularidad, a fin de que sirvan de referencia en los países de habla hispana para la mejor atención de los pacientes y el mayor conocimiento de gastroenterólogos, endoscopistas y patólogos que se dedican al estudio de las enfermedad intestinal inflamatoria.

La Dra. Ylse Gutiérrez Grobe es coautora de las guías y coordinadora de la mesa de tratamiento endoscópico.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....