Fuerte apoyo al papel causal de cannabis en la esquizofrenia

Megan Brooks

Conflictos de interés

27 de julio de 2021

La asociación observada desde hace mucho tiempo entre el consumo de cannabis y la esquizofrenia es probablemente de naturaleza parcialmente causal, según muestra nueva investigación.[1]

Los investigadores encontraron claro aumento en la proporción de casos de esquizofrenia relacionados con el trastorno por consumo de cannabis en los últimos 25 años.

"En mi opinión, la asociación es probablemente causal, al menos en gran medida", indicó a Medscape Noticias Médicas el primer autor, Carsten Hjorthøj, Ph. D., del Centro de Investigación de Salud Mental de Copenhague en el Copenhagen University Hospital, en Copenhague, Dinamarca.

"Por supuesto, es casi imposible utilizar estudios epidemiológicos para probar la causalidad, pero todos los números se comportan exactamente de la manera que se esperaría según la teoría de la causalidad", señaló Hjorthøj.

El estudio se publicó el 21 de julio en la versión electrónica de JAMA Psychiatry.

Lejos de ser inofensivo

Los hallazgos se basan en datos del registro sanitario nacional danés. La muestra del estudio incluyó a todas las personas en Dinamarca nacidas antes del 31 de diciembre de 2000, que tenían 16 años o más en algún momento desde el 1 de enero de 1972 hasta el 31 de diciembre de 2016. El análisis de datos se realizó desde agosto de 2020 hasta abril de 2021.

A pesar de algunas fluctuaciones hubo aumento general en la fracción de riesgo atribuible a la población para el trastorno por consumo de cannabis con respecto a la esquizofrenia a lo largo del tiempo, informaron los investigadores. La fracción de riesgo atribuible a la población aumentó de alrededor de 2% en 1995 a aproximadamente 4% en 2000, y ha oscilado entre 6% y 8% desde 2010.

"Aunque no es en sí mismo una prueba de causalidad, nuestro estudio proporciona evidencia de que la teoría de cannabis es causa componente de la esquizofrenia", escribieron los investigadores.

Los hallazgos son "particularmente importantes con la creciente legalización de cannabis para usos medicinales y recreativos que parecen conducir a aumento en la percepción de cannabis como relativamente inofensivo y posiblemente en la aceptación de su consumo, especialmente entre los jóvenes", añadieron.

"Aunque la psicosis no es el único resultado de interés en términos de consumo de cannabis, nuestro estudio indica claramente que la droga no debe considerarse inofensiva", concluyeron.

¿Casos relacionados con cannabis subestimados?

En un editorial adjunto, Tyler VanderWeele, Ph. D., de la Harvard T.H. Chan School of Public Health, en Boston, Estados Unidos, señaló que las estimaciones de este estudio podrían ser conservadoras como resultado del infradiagnóstico del trastorno por consumo de cannabis y porque solo examinó el trastorno por su consumo.[2]

"El trastorno por consumo de cannabis no es responsable de la mayoría de los casos de esquizofrenia, pero es responsable de una proporción cada vez mayor y no despreciable. Esto debe tenerse en cuenta en las discusiones sobre la legalización y regulación del consumo de cannabis", escribió VanderWeele.

Los expertos del Science Media Centre, organización sin fines de lucro de Reino Unido, también intervinieron en los resultados.

Terrie Moffitt, Ph. D., del King's College London, en Londres, Reino Unido, destacó que el estudio "agrega evidencia importante de que los pacientes con trastorno por consumo de cannabis diagnosticado tienen más riesgo de psicosis ahora que antes".

"Una debilidad del estudio que los lectores notarán de inmediato es que informó sobre pacientes que tenían diagnóstico clínico de dependencia de cannabis. Sin embargo, la mayoría de los consumidores de cannabis, incluso aquellos que dependen de él, nunca acude a las clínicas para recibir tratamiento. Además se sabe que las personas que buscan tratamiento tienden a tener múltiples problemas de salud mental, no solo problemas de cannabis", comentó Moffitt.

Emir Englund, Ph. D., también del King's College London, dijo que el estudio refuerza una asociación ya bien establecida entre los dos. Sin embargo, no puede arrojar luz adicional sobre el hecho de que cannabis cause esquizofrenia o no, debido a la naturaleza observacional del estudio.

"En mi opinión, la visión científica actual del consumo de cannabis como 'causa componente' que interactúa con otros factores de riesgo para causar esquizofrenia, pero que no es necesaria ni suficiente para hacerlo por sí sola, sigue en pie", destacó Englund.

El estudio fue apoyado por una subvención de Lundbeckfonden. Los autores han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente. VanderWeele ha recibido subvenciones del Instituto Nacional del Cáncer y la Fundación John Templeton. Moffitt y Englund han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....