El entrenamiento de danza reduce "drásticamente" la progresión de la enfermedad de Parkinson

Megan Brooks

Conflictos de interés

20 de julio de 2021

El baile mejora la calidad de vida y ayuda a retrasar la progresión de los síntomas motores y no motores de los pacientes con enfermedad de Parkinson, según una nueva investigación.[1]

Durante 3 años, la participación semanal en clases de entrenamiento de danza redujo "drásticamente" la disminución esperada de la función motora y mejoró significativamente el habla, los temblores, el equilibrio y la rigidez, informaron los investigadores.

El entrenamiento en danza también pareció tener beneficios con respecto a la cognición, alucinaciones, depresión y ansiedad.

"Estos hallazgos sugieren los beneficios de la danza para las personas con enfermedad de Parkinson como complemento de un esquema de tratamiento normal", señalaron los investigadores.

Aunque el mecanismo de beneficio no está claro, el entrenamiento en danza puede ayudar a "entrenar nodos de redes neuronales que ayuden a fortalecer las redes dañadas o construir mapas neuronales que pasen el daño", declaró a Medscape Noticias Médicas Joseph DeSouza, Ph. D., investigador principal y profesor asociado del Departamento de Psicología de la York University, en Toronto, Canadá.

El estudio fue publicado en versión electrónica el 7 de julio en Brain Sciences.

Beneficios múltiples

La enfermedad de Parkinson es una enfermedad neurodegenerativa asociada con la progresión de la disfunción motora dentro de los primeros 5 años del diagnóstico. La tasa anual de deterioro motor, según se determinó con la escala unificada de la enfermedad de Parkinson modificada por la Movement Disorder Society (MDS-UPDRS), estaba entre 5,2 y 8,9 puntos.

Estudios previos que evaluaron varios estilos de baile con pacientes con enfermedad de Parkinson mostraron efectos beneficiosos en cuanto a la velocidad de la marcha, el equilibrio, la locomoción y aspectos de la calidad de vida.

Para investigar más a fondo, DeSouza y la coautora Karolina Bearss, candidata a doctora en la York University, siguieron a 16 pacientes con enfermedad de Parkinson leve a moderada que participaron en una clase de baile semanal en la Escuela Nacional de Ballet de Canadá y en la Iglesia Unida de Paul.

Danza para la enfermedad de Parkinson es un plan de estudios de danza establecido que implica movimientos aeróbicos y anaeróbicos. El protocolo comienza con un calentamiento sentado, seguido de un trabajo con barra y termina con movimiento por el suelo. Todos los participantes aprenden la coreografía para una próxima presentación.

En el estudio, 16 pacientes con enfermedad de Parkinson que no participaron en las clases de baile sirvieron como pacientes de control.

Durante 3 años, la tasa diaria de deterioro motor, como lo indican las puntuaciones en la parte III de la MDS-UPDRS, fue cero entre los bailarines (pendiente = 0,000146), lo que indica que no hubo deterioro motor, mientras que, entre los no bailarines, el deterioro motor durante el seguimiento fue como se esperaba (p < 0,01), informaron los investigadores.

Al modelar los datos, los investigadores determinaron que después de completar 1,000 días de entrenamiento de danza, los bailarines tuvieron una puntuación motora de 19,07, en comparación con una puntuación de 28,27 para los que no bailaron.

"Nuestros datos mostraron que el entrenamiento en danza ralentizará la tasa de progresión del deterioro motor de la enfermedad de Parkinson, medida por la MDS-UPDRS-III, en cerca de 3 puntos anuales en comparación con nuestros sujetos con enfermedad de Parkinson que no entrenaron", informaron los investigadores.

El entrenamiento de danza también tuvo un efecto beneficioso sobre los aspectos motores o no motores de la vida diaria y sobre las complicaciones motoras, por lo que no hubo una disminución significativa entre los bailarines con enfermedad de Parkinson.

"Para aquellos con enfermedad de Parkinson, incluso cuando es leve, el deterioro motor puede afectar su funcionamiento diario, cómo se sienten consigo mismos. Muchos de estos síntomas motores conducen al aislamiento porque una vez que se vuelven extremos, estas personas no quieren salir", dijo DeSouza en un comunicado de prensa.

"Estos síntomas motores conducen a más problemas psicológicos, depresión, aislamiento social y, finalmente, los síntomas empeoran con el tiempo. Nuestro estudio muestra que entrenar con danza y música puede ralentizar esto y mejorar su vida y función diarias", añadió.

"Gran potencial"

Consultado para comentar, Demian Kogutek, Ph. D., director de musicoterapia en la University of Evansville, en Evansville, Estados Unidos, dijo que estos hallazgos preliminares de un estudio longitudinal son "prometedores".

"Creo que la terapia de baile tiene un gran potencial para la enfermedad de Parkinson. El aspecto longitudinal de este estudio sin duda se suma a la literatura actual. Aunque es una evaluación estandarizada, es algo subjetiva", declaró Kogutek a Medscape Noticias Médicas.

En el futuro, Kogutek comentó que le gustaría ver otros resultados objetivos medidos, como evaluaciones objetivas del equilibrio, la marcha, la fuerza de las manos y la destreza.

Además de opinar sobre los resultados, la investigadora Karen Lee, Ph. D., presidenta y directora ejecutiva de Parkinson Canada, comentó que su organización está "alentada por estos hallazgos preliminares, ya que el ejercicio y las actividades saludables son importantes para las personas con Parkinson. Este estudio es parte de un creciente cuerpo de investigación que explora el vínculo entre el impacto de las actividades y los síntomas motores y no motores del Parkinson.

"Esta investigación se suma a la creciente evidencia sobre la importancia del ejercicio como parte del tratamiento de la enfermedad de Parkinson, y alentamos a las personas que viven con la enfermedad de Parkinson a incorporar el ejercicio como parte de su enfoque para controlar su salud ", declaró Lee a Medscape Noticias Médicas.

Los fondos para el proyecto provienen en parte del National Science and Engineering Research Council Discovery Grant y de donaciones de Irpinia Club of Toronto y otros. DeSouza, Bearss, Kogutek y Lee han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....