Mini-examen clínico: Alergia a las proteínas de la leche de vaca

Dr. Reinaldo Hamamoto

Conflictos de interés

17 de agosto de 2021

La alergia a las proteínas de la leche de vaca es un trastorno causado por una respuesta inmunitaria anómala, mediada o no por inmunoglobulina E, que se produce después de la ingestión de caseínas o proteínas del suero de la leche de vaca y/u otros tipos de contacto con estas proteínas. El antecedente familiar de atopia es uno de los indicadores más fiables de riesgo de alergia a las proteínas de la leche de vaca. El riesgo de alergia alimentaria aumenta 40% si un miembro del núcleo familiar presenta cualquier trastorno alérgico y 80% si afecta a dos familiares cercanos. Si existen antecedentes maternos y paternos la expresión de la herencia genética puede ser más intensa, con síntomas más tempranos y frecuentes.[1]

Es importante distinguir la intolerancia a la lactosa (incapacidad para digerir y absorber la lactosa presente en los alimentos) de las reacciones adversas dependientes de mecanismos inmunitarios. El diagnóstico correcto es importante para no restringir la dieta de los pacientes de manera innecesaria porque esto puede tener consecuencias nutricionales adversas.[2]

A pesar de la controversia no hay datos concluyentes de un efecto beneficioso de la modificación de la dieta de las embarazadas para prevenir las alergias alimentarias y, por tanto, todas las madres, con independencia del riesgo familiar de alergias, deben seguir una dieta compensada y equilibrada. La recomendación actual es no realizar una dieta de exclusión durante el embarazo.

La ingestión de leche de vaca maternizada, incluso en la guardería, puede causar disbiosis intestinal, un factor de riesgo importante de alergia alimentaria.[1]

Para más información sobre alergias alimentarias, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....