COVID-19 en Iberoamérica: mosaico de situaciones, evolución y pronóstico

Matías A. Loewy; Mônica Tarantino;  Carla Nieto Martínez; Pablo Hernández Mares

16 de julio de 2021

En este contenido

México

¿Cómo va la curva de casos?

De acuerdo con información de la Secretaría de Salud, al 5 de julio de 2021 se han confirmado 2’541.873 casos de COVID-19 y 233.689 defunciones por esta causa. Luego de algunos meses con un descenso sostenido en el número de casos, en las últimas semanas se ha presentado de nuevo una tendencia al alza.

"Estamos viendo que ya empezó a subir, todo junio ha sido de incremento; hay modelos que desde hace tiempo nos han avisado que se va a llegar a un pico en septiembre", indicó en entrevista para Medscape en español el Dr. Carlos Magis Rodríguez, académico del Departamento de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Estamos en un mal momento porque no tenemos la velocidad de vacunación necesaria, y por otro lado aparece la variante delta que nos preocupa mucho porque es 60% más infecciosa y que ya está circulando en el país", añadió.

El pasado martes 6 el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Dr. Hugo López-Gatell, admitió la existencia de una tercera ola en el país, aunque aclaró que la hospitalización y defunciones no crecen a la misma velocidad por efectos de la vacunación.

¿Cómo se evalúa en general la gestión de la vacunación en su país?

De acuerdo con la Secretaría de Salud, hasta el 12 de julio México ha podido acceder a casi 67 millones de dosis de Pfizer/BioNTech, AstraZeneca, Sinovac, Gamaleya (Sputnik V), CanSino y Johnson & Johnson. Para el rastreador de vacunas de Bloomberg, se aplicaron 51 millones de dosis y 16,4% de la población completó su esquema de vacunación.

Adelantado a la mayoría de los países de la región, México tuvo un inicio promisorio de su programa de vacunación en diciembre de 2020, "después, como todos los países de la región, enfrentó problemas para conseguir las vacunas, lo cual hizo que negociara con países con los que no tenía planeado, como el caso de la vacuna Sputnik V", destacó el Dr. Magis Rodríguez, quien recordó que el propio presidente Andrés López Obrador, diagnosticado con COVID-19 en ese momento, sostuvo una videoconferencia al respecto con su homólogo ruso.

El ritmo de vacunación fue otro aspecto disonante en la República Mexicana. "A finales de mayo llegamos a tener hasta 800.000 dosis diarias, pero ese ritmo se ha caído. Ahora tenemos días de 100.000 vacunas; el ritmo de vacunación en México nunca pudo superar ese número, sobre todo los fines de semana, contrario a Estados Unidos, que tiene sitios de vacunación las 24 horas", señaló el Dr. Magis.

El experto en salud pública advirtió que en México todavía se sigue con un modelo de vacunación por brigada, es decir, que un grupo asiste a un lugar a vacunar a la población. "Creo que en algún momento las autoridades de salud van a tener que repensar esa estrategia y pasar a como se hace con el resto de las vacunas, en los centros de salud, donde los ciudadanos llegan a pedir su vacuna y se van".

Además, en México el esquema de vacunación ha sido por edades, "también se abrió para embarazadas y para personal de instituciones educativas, pero vimos que en otros países dieron prioridad a poblaciones afectadas por inmunodeficiencias", puntualizó el especialista.

El martes 6 de julio las autoridades de salud informaron que todas las personas mayores de 18 años pueden registrarse para recibir la vacuna contra la COVID-19. "Necesitamos un cambio de estrategia para aumentar la velocidad de vacunación; comparado con el resto de Latinoamérica, en este momento es mediocre", enfatizó el Dr. Magis.

¿Cuáles son las medidas que se implementaron para controlar la pandemia?

Durante los primeros meses de la epidemia, el gobierno de México implementó una campaña de distanciamiento social llamada Jornada Nacional de Sana Distancia en la que priorizó 4 acciones: medidas básicas de prevención, suspensión temporal de actividades no esenciales, reprogramación de eventos de concentración masiva, y protección y cuidado de las personas adultas mayores.

"Hay grupos académicos, como la Universidad de California en San Francisco, que han identificado todo lo que se hizo mal. Probablemente lo más llamativo es la postura del presidente respecto a la mascarilla, reacio a usarlo, la política al respecto no fue tan intensa comparada con otros países", refirió el Dr. Magis.

Otra medida que México acordó con Estados Unidos fue el cierre de la frontera entre ambos países para actividades no esenciales, sin embargo, nunca se estableció la cuarentena obligatoria para los visitantes que llegaran al país.

"No hemos visto que a las personas que llegan de otro país a México les estemos pidiendo pruebas de antígenos recientes, creo que esa falta de control ha hecho que lugares tan turísticos como Quintana Roo (el estado donde se localiza Cancún) tengan incremento tan intenso de casos", señaló el Dr. Magis.

¿Cuáles son las políticas actuales de testeo?

La política de pruebas en México ha variado a lo largo de la epidemia. "Los primeros meses fue una política restrictiva por problemas de abasto de pruebas de reacción en cadena de la polimerasa, fuimos a China por estas pruebas y eso implicaba una política de utilización más conservadora", recordó el Dr. Magis.

En este momento se cuenta con tres tipos de pruebas: de antígenos, de reacción en cadena de la polimerasa y de anticuerpos. "Las pruebas de anticuerpos sirven para la investigación epidemiológica, pero en México han faltado encuestas de anticuerpos para saber cómo está el país. La encuesta nacional señaló que la península de Yucatán llegó a 40% frente a 25% de prevalencia a nivel nacional", señaló el experto.

La tasa de positividad (proporción de pruebas diagnósticas con resultados positivos) viene subiendo de manera sostenida desde la última semana de mayo de 2021, y pasó de 16% a más de 34%, según Our World in Data. De todos modos, sigue lejos de superar la tasa de 50%, como ocurrió entre mediados de junio y fines de julio de 2020.

¿Cuáles fueron los lineamientos para la educación?

Incluso antes que el personal de salud, desde el mes de abril de 2021 el gobierno mexicano inició la vacunación de profesores en distintos estados de la república. En algunas universidades se reanudaron algunas asignaturas, especialmente las que se llevan a cabo en laboratorios de prácticas.

Pese al repunte de casos en las últimas semanas, el presidente López Obrador aseguró en la conferencia de prensa matutina del 14 de julio que no había nada que impidiera reiniciar las clases de forma presencial en el próximo mes de agosto. Salvo excepciones puntuales y temporarias, México no tiene clases a nivel nacional desde marzo de 2020, lo que algunos expertos describen como una "tragedia educativa".

En abril pasado, UNICEF México alertó: "El cierre prolongado de las escuelas en México está afectando negativamente la educación de más de 30 millones de alumnos y alumnas de educación básica y media superior, lo que compromete su bienestar actual y sus oportunidades de desarrollo en el futuro".

¿Cómo se proyecta el escenario para los próximos meses?

Los especialistas pronostican aumento de casos para el mes de agosto, que podría llegar a su máximo en septiembre.

"Nuestra desventaja es que vamos a entrar a los meses fríos de octubre, noviembre y diciembre; la gente está más en lugares cerrados, se ventila menos y vamos a tener una ola, no creo que sea como la de enero, sino como la de mayo, que fue la primera ola del año pasado donde se agotaron las camas hospitalarias", auguró el Dr. Magis, quien también es editor del boletín de COVID-19 de Epidemiología y Salud Pública de la UNAM.

¿Qué se pudo haber hecho mejor en el país?

El Dr. Magis comentó que el uso de mascarillas debió ser más intenso. "Parte del problema fue que la OMS tenía una política de no usar mascarillas para evitar el desabasto para el personal de salud, cuando después todos vimos que pudimos hacer una con un pañuelo", recalcó.

También la política de Quédate en casa pudo ser mejor. "Se debía buscar un diagnóstico oportuno. Hicimos una política de distanciamiento social o cuarentena muy intensa, pero acabó en junio; en México las personas si no trabajan no tienen ingresos, no hubo una política social para que las personas no tuvieran que salir a trabajar", lamentó.

Por otra parte, la pandemia dejó al desnudo que la capacidad del sistema de salud fue deficiente. "La calidad de atención en algunos hospitales públicos fue muy mala. Tuvimos algunos con 50% de letalidad cuando en hospitales privados había solo 4%", manifestó.

"Hay una secuela en el aspecto sanitario, la pugna sobre la vacunación de personal de salud de instituciones privadas, a México le fue mal en personal de salud afectado. La OPS señala que es de los países de Latinoamérica que peor le fue. Y también queda lastimado física, emocional y socialmente", mencionó el Dr. Magis, añadiendo que desde el inicio de la pandemia, en el país se registraron agresiones contra el personal de salud.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....