¿Cuál es la prevalencia de tuberculosis latente en pacientes con neoplasias hematológicas en México?

Pablo Hernández Mares

15 de junio de 2021

GUADALAJARA, MEX. Un estudio retrospectivo que incluyó una cohorte de 446 pacientes con diagnóstico reciente de neoplasia hematológica determinó que la prevalencia de tuberculosis latente fue de 31,2%, rango similar a otros grupos poblacionales en México.[1]

Dra. Alexandra Martin-Onraet Arciniegas

"La idea de hacer este trabajo fue porque la tuberculosis es un problema de salud pública tanto en México como en otros países; la carga de enfermedad por tuberculosis es muy alta y los pacientes inmunosuprimidos tienen un riesgo mayor de reactivar la tuberculosis latente", comentó a Medscape en español la Dra. Alexandra Martin-Onraet Arciniegas, coautora de la investigación publicada en BMC Infectious Diseases.

La Dra. Martin-Onraet señaló que uno de los principales hallazgos del estudio fue la alta prevalencia en estos pacientes que fueron sometidos a una sola aplicación de la prueba cutánea de la tuberculina.

"Comparamos esta prevalencia con la de otros reportes en poblaciones mexicanas y vemos que está un poco por abajo de otras poblaciones no inmunosuprimidas, como pacientes con diabetes, pero un poco por arriba comparándola con una población de pacientes que van a trasplante, que son más inmunosuprimidos", mencionó.

Dr. José Alejandro Padilla Ortega

El Dr. José Alejandro Padilla Ortega, especialista en hematología y trasplante de médula ósea del antiguo Hospital Civil de Guadalajara, quien no participó en el estudio, destacó: "Los hallazgos son relevantes en este grupo poblacional por los estados de inmunosupresión y sobre todo por el tipo de tratamientos a los cuales van a ser sometidos. El porcentaje de 30% que se encontró es un número importante".

El especialista destacó que el estudio resalta la necesidad de "hacer tamizajes a estos pacientes desde el diagnóstico y brindarles tratamiento" adecuado para disminuir la alta morbimortalidad.

Que los pacientes presenten tuberculosis latente conlleva más riesgo de reactivación de la enfermedad comentó el Dr. Padilla.

Tolerancia y cumplimiento terapéutico

Otro objetivo del equipo de investigadores era conocer cómo los pacientes respondían al tratamiento que se ofrece en el Instituto Nacional de Cancerología (INCan) en la Ciudad de México.

"Hay tres esquemas de tratamiento aprobados para tuberculosis latente, en base a recomendaciones internacionales; unos son más largos que otros, el que tenemos disponible es el de isoniazida por 9 meses", indicó la Dra. Martin-Onraet, agregando que actualmente existen otros tratamientos combinados que permiten dar el fármaco por solo 3 o 4 meses y que se han asociado a mayor cumplimiento terapéutico por parte de los pacientes.

La investigadora enfatizó que no tienen acceso a rifampicina, que es una de las opciones para los tratamientos acortados. "El problema es que las rifampicinas en general, que son parte fundamental de los tratamientos acortados, tienen muchas interacciones farmacológicas que dificultan el uso de estos esquemas en pacientes muy complicados, como los que tienen cáncer que requieren quimioterapias con mayor riesgo de interacción".

En general el esquema de tratamiento fue tolerado por los pacientes. "Hubo 15% de efectos adversos, pero solo 4% necesitó suspender el tratamiento, por lo que podemos decir que la tolerancia es adecuada", añadió la Dra. Martin-Onraet.

De acuerdo con la investigadora, este grupo poblacional fue seleccionado para el estudio porque los pacientes hematológicos tienden a tener quimioterapias más agresivas y algunos de ellos muy probablemente terminarán en trasplante de médula ósea, por lo que es justo una población de alto riesgo de reactivar la tuberculosis prevalente en México.

Por su parte, el Dr. Padilla resaltó que la neoplasia hematológica afecta la inmunidad humoral y celular, por lo que este grupo de pacientes es más susceptible a tener tuberculosis latente por no presentar los mecanismos de defensa que tienen los pacientes sanos.

"Generalmente para tratar la tuberculosis activa, es decir, que tiene afección a órganos como pulmón o intestinos, se utilizan isoniazida/rifampicina/etambutol/pirazinamida, pero normalmente cuando encontramos tuberculosis latente se pueden utilizar algunas combinaciones de fármacos o monoterapia para evitar esta enfermedad activa", refirió el Dr. Padilla.

La Dra. Martin-Onraet reconoció que en el estudio no utilizaron los ensayos de liberación de interferón gamma, otro tipo de prueba recomendada por guías internacionales para la detección de la tuberculosis latente.

"Lo ideal habría sido poder comparar cómo nos va con esa otra prueba recomendada, aunque no es una prueba que tengamos disponible, es más cara y menos accesible que la prueba cutánea de la tuberculina, en parte por eso no se utilizó", resaltó.

Entre las acciones de seguimiento a futuro de esta investigación se incluye evaluar los resultados en estos grupos de pacientes inmunosuprimidos y "enfatizar la importancia de hacer el escrutinio de tuberculosis latente en pacientes con cáncer y específicamente con neoplasias hematológicas", concluyó la Dra. Martin-Onraet.

La Dra. Martin-Onraet y el Dr. Padilla han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga a Pablo Hernández Mares de Medscape en español en Twitter @pablohmares.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....