Beneficio sostenido a largo plazo de la terapia génica en la atrofia muscular espinal

Megan Brooks

Conflictos de interés

25 de mayo de 2021

En niños con atrofia muscular espinal, la terapia génica con onasemnogene abeparvovec (Zolgensma) proporciona beneficios duraderos con perfil de tolerabilidad favorable, según muestran nuevos datos de seguimiento a largo plazo.[1]

A una mediana de 5,2 años a partir del inicio de la dosis terapéutica aprobada, onasemnogene abeparvovec proporcionó "eficacia sostenida y perdurable, estando todos los pacientes vivos y sin necesidad de ventilación permanente", manifestaron el Dr. Jerry Mendell, del Centro de Terapia Génica en el Nationwide Children's Hospital, en Columbus, Estados Unidos, y sus colaboradores.

El estudio fue publicado el 17 de mayo en la versión electrónica de JAMA Neurology.

Infusión única

La atrofia muscular espinal es una enfermedad genética muy poco frecuente que puede dar lugar a parálisis, dificultad respiratoria y muerte. El trastorno es causado por una mutación en el gen SMN1 de supervivencia de las neuronas motoras 1, que codifica la proteína SMN de supervivencia de las neuronas motoras decisiva para el mantenimiento y la función de las neuronas motoras.

En 2019 onasemnogene abeparvovec fue aprobado en Estados Unidos para niños menores de 2 años de edad con atrofia muscular espinal.

Onasemnogene abeparvovec es un fármaco de terapia génica a base de un vector de virus asociado con adenovirus que aborda la causa fundamental genética de la atrofia muscular espinal al reemplazar el gen SMN1 defectuoso o faltante para detener la progresión de la enfermedad.

Una sola infusión intravenosa da lugar a la expresión de la proteína SMN por las neuronas motoras, lo que mejora el movimiento y la función musculares, así como la sobrevida.

En el estudio de fase 1 START, 15 lactantes con atrofia muscular espinal de tipo 1 fueron tratados con dosis baja o terapéutica de onasemnogene abeparvovec en el Nationwide Children's Hospital en Columbus, Estados Unidos, entre 2014 y 2017.

El estudio de seguimiento a largo plazo de START (START LTFU) es un estudio observacional en curso en que se evalúa la seguridad y la perdurabilidad de la respuesta en el curso de 15 años en 13 de los lactantes; 3 lactantes recibieron dosis baja y 10 recibieron la dosis alta aprobada.

Antes del inicio cuatro pacientes (40%) de la cohorte con la dosis terapéutica necesitaron apoyo ventilatorio no cruento y seis (60%) no requirieron apoyo ventilatorio regular, lo cual no se modificó en el seguimiento a largo plazo.

Los 10 pacientes que recibieron la dosis terapéutica permanecieron vivos y sin necesitar ventilación mecánica permanente hasta por 6,2 años después de la administración de la dosis, informaron el Dr. Mendell y sus colaboradores.

Estos pacientes también mantuvieron los hitos motores previamente adquiridos. Dos pacientes alcanzaron el nuevo hito de "ponerse de pie con ayuda" sin la utilización de nusinersen.

Se presentaron efectos adversos importantes en ocho pacientes (62%), ninguno de los cuales dio por resultado la suspensión del estudio o muerte.

Los efectos adversos importantes más comunes estuvieron relacionados con el proceso subyacente de la enfermedad de atrofia muscular espinal y consistieron en insuficiencia respiratoria aguda (31%), neumonía (31%), deshidratación (23%), dificultad respiratoria (15%) y bronquiolitis (15%).

Asimismo, los investigadores destacaron que es importante señalar que durante el seguimiento no surgieron nuevos indicios de efectos adversos o "efectos adversos de especial interés", como elevaciones de las enzimas del funcionamiento hepático, nuevos casos de cáncer o trastornos hematológicos y nuevas presentaciones o exacerbaciones de trastornos neurológicos o autoinmunitarios existentes.

Los investigadores reconocieron que este estudio de seguimiento es limitado por el pequeño tamaño de la muestra de la población de pacientes y confundido por el tratamiento con nusinersen en varios pacientes.

"Sin embargo, dado que los dos pacientes que adquirieron el nuevo hito motor de ponerse de pie con ayuda no recibieron nusinersen en ningún momento, este beneficio puede atribuirse únicamente a onasemnogene abeparvovec", afirmaron el Dr. Mendell y sus colaboradores.

El estudio fue financiado por Novartis Gene Therapies. El Dr. Mendell y varios coinvestigadores declararon tener relaciones económicas con la compañía.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....