TENDENCIA CLÍNICA

Trastorno bipolar

Ryan Syrek

Conflictos de interés

21 de mayo de 2021

Semanalmente identificamos un término de búsqueda frecuente, analizamos qué causó su popularidad y presentamos una infografía relacionada. Si tiene una sugerencia sobre cuál es la Tendencia clínica y por qué compártala con nosotros en Twitter o Facebook. 

Desde el papel que desempeña la homeostasis del calcio hasta estudios sobre nuevas opciones de tratamiento, el debate creciente en torno al trastorno bipolar dio lugar a la Tendencia clínica de esta semana.

En una presentación durante el Congreso de la European Psychiatric Association (EPA) de 2021, llevado a cabo de manera virtual, investigadores debatieron en torno al papel que pueda desempeñar la homeostasis del calcio en la gravedad del trastorno bipolar (ver infografía).

Los investigadores evaluaron a 199 pacientes con trastorno bipolar de tipo I (54,8%) o de tipo II. Todos tenían de 18 a 65 años de edad (media de edad: 47,1 años) y ninguno tenía trastornos neurológicos o abuso de sustancias de forma concomitante. Después de determinar las concentraciones séricas de hormona paratiroidea, vitamina D y calcio, los investigadores descubrieron que el número de hospitalizaciones y episodios psiquiátricos previos se asociaba significativamente con los valores de hormona paratiroidea.

También observaron correlaciones potentes entre el aumento de los niveles de hormona paratiroidea y abandono emocional, abuso emocional, abuso físico, abandono físico y puntuaciones totales en el Cuestionario de Trauma Infantil - Formato Breve. Las concentraciones séricas de vitamina D se relacionaron positivamente con la edad a la que se tuvo el primer contacto psiquiátrico y se correlacionaron inversamente con el número total de episodios de depresión y un temperamento ciclotímico.

Durante la sesión en el congreso la investigadora principal Carmela Palummo dijo que "los resultados indican que el desequilibrio de calcio puede influir en el pronóstico del trastorno bipolar a largo plazo". Los hallazgos también resaltan la importancia de evaluar sistemáticamente los niveles de hormona paratiroidea, vitamina D y calcio en pacientes con trastorno bipolar como un indicador de gravedad clínica, añadió Palummo.

Recientemente, en un estudio diferente se encontró que la reducción de la variabilidad en la frecuencia cardiaca se asocia con la gravedad de la enfermedad bipolar y puede ser un biomarcador viable. En un estudio que incluyó 53 pacientes adultos con trastorno bipolar de tipo I o II, investigadores utilizaron el Índice de Carga de Enfermedad, una nueva métrica desarrollada por el equipo de investigación, para valorar a los pacientes.

Los resultados demostraron que cuanto mayor es la gravedad del trastorno bipolar, menor es la variabilidad en la frecuencia cardiaca. Cuatro variables clínicas principales para el trastorno bipolar se correlacionaron con reducción de la variabilidad en la frecuencia cardiaca: duración de la enfermedad, número de episodios depresivos en el curso de la vida, duración del episodio maniaco o hipomaniaco más grave y antecedente familiar de suicidio.

Nueva investigación también demostró que biomarcadores detectados en la sangre pueden distinguir entre trastorno bipolar y depresión, y también predecir el riesgo futuro de que una persona presente estos trastornos y ayudar a ajustar la medicación. La tendencia a la psiquiatría de precisión es reforzada por los resultados del estudio que validó 26 biomarcadores potenciales para el seguimiento de trastornos del estado de ánimo en cohortes independientes de personas con depresión o manía clínicamente graves y para predecir el curso clínico, incluidas las hospitalizaciones futuras por depresión o manía. Con base en esta investigación, los principales fármacos que surgen como posibles antidepresivos nuevos son pindolol, ciprofibrato, pioglitazona y adifenina, así como los compuestos naturales asiaticósido y ácido clorogénico, informan los investigadores.

En otra parte, los resultados de dos estudios de fase 3, aleatorizados y controlados con placebo muestran que una formulación de dexmedetomidina en película de disolución oral en fase de investigación, puede ofrecer alivio rápido de la agitación aguda relacionada con el trastorno bipolar o la esquizofrenia. Los hallazgos, presentados en el Congreso Anual de la American Psychiatric Association (APA) de 2021 que tuvo lugar de forma virtual, demostraron que el fármaco cumplió el criterio principal de valoración de reducción de la agitación, según se midió por el componente de excitación de la Escala de Síndrome Positivo y Negativo (PANSS), para los dos trastornos.

Por otra parte, en un estudio reciente sobre el uso de estimulación magnética transcraneal con descarga theta intermitente (iTBS) en pacientes con trastorno bipolar se informó que era ineficaz para aliviar los síntomas. En general, los investigadores observaron que solo 16% de los participantes respondieron a la estimulación magnética transcraneal con descarga theta intermitente durante el periodo a doble ciego del estudio, y la proporción de pacientes que respondieron a estimulación magnética transcraneal con descarga theta intermitente fue la misma que la proporción que respondió al tratamiento simulado. Expertos afirman que esto resalta la necesidad de más investigaciones sobre diversos aspectos fundamentales para el tratamiento.

Desde los biomarcadores hasta los tratamientos, una amplia variedad de información nueva sobre el trastorno bipolar dio por resultado que esta enfermedad se convirtiera en la Tendencia clínica de esta semana.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....