Las nuevas estrategias de inhibidores de Hedgehog mejoran los resultados del carcinoma basocelular

M. Alexander Otto

Conflictos de interés

20 de mayo de 2021

Reducir los carcinomas basocelulares exofíticos grandes antes del tratamiento con inhibidores de Hedgehog podría mejorar los resultados, según la Dra. Allison Vidimos, cirujana de Mohs y presidenta del Departamento de Dermatología de la Cleveland Clinic, en Cleveland, Estados Unidos.[1]

La especialista y sus colaboradores han notado respuesta acelerada y duradera a los inhibidores de Hedgehog después de la citorreducción y están estudiando la señalización celular antes y después de la citorreducción para comprender mejor el problema.

La Dra. Vidimos compartió un caso notable para ilustrar el punto durante una conferencia exponiendo las perlas clínicas en el Congreso del American College of Mohs Surgery (ACMS) de 2021.

Una paciente de 82 años se presentó con carcinoma basocelular nodular, hemorrágico y con costra, que había crecido demasiado en casi toda la nariz y el párpado inferior izquierdo. Era una recurrencia de carcinoma basocelular anterior, el tumor había estado creciendo durante una década y había invadido sus huesos nasales, pero no el tejido periorbitario.

Un cirujano externo sugirió rinectomía completa y la extirpación del párpado inferior, pero la paciente se negó.

Dra. Allison Vidimos

La Dra. Vidimos decidió tratarla con vismodegib, pero antes de hacerlo redujo el tamaño del tumor para ayudar con el dolor y el sangrado. No realizó curetaje del área tumoral con extensión a través del ala hasta el vestíbulo nasal. "Dejé que vismodegib se encargara de eso", destacó.

Después de 9 meses el tumor prácticamente desapareció y se mantiene sin recurrencia después de 3 años. La citorreducción quirúrgica antes del inhibidor de Hedgehog "reduce la carga tumoral y puede aumentar la eficacia y acortar el curso del tratamiento", indicó la Dra. Vidimos.

Los inhibidores de Hedgehog vismodegibsonidegib están aprobados para el tratamiento de carcinoma basocelular localmente avanzado, con respuesta completa de 31% de la enfermedad localmente avanzada con vismodegib, según una revisión sistemática y metanálisis.

Pero la monoterapia está limitada por sus efectos secundarios intolerables, más frecuentemente espasmos musculares, alopecia y disgeusia. Para minimizar el impacto, la Dra. Vidimos generalmente pone a los pacientes en tratamiento con dosis de lunes a viernes y les da los fines de semana libres, horario que ella y sus colaboradores han informado que funciona igual de bien como recibir una dosis diaria.[2]

Aún así muchos pacientes suspenden los fármacos debido a los efectos secundarios. Los inhibidores de Hedgehog también son costosos y las respuestas no siempre son duraderas. Para aumentar la eficacia y acortar el curso del tratamiento "necesitamos estrategias de tratamiento alternativas", señaló la Dra. Vidimos.

La citorreducción del tumor por adelantado es una de esas estrategias. Las vías de señalización celular alteradas asociadas con la remodelación tisular podrían mejorar la respuesta, y la citorreducción puede reducir la heterogeneidad genética de las células tumorales, haciendo que las células restantes sean menos resistentes al inhibidor de Hedgehog, explicó.

Dr. Vishal Patel

"Es emocionante ver cómo la citorreducción de tumores puede reducir la carga tumoral y la heterogeneidad y, por tanto, conducir a respuesta duradera en tumores extensos. Se necesita más investigación para reproducir estos resultados, pero este enfoque puede conducir a mejores resultados con terapias blanco", señaló el Dr. Vishal Patel, profesor asistente de dermatología y director del programa de dermatología oncológica de la George Washington University, en Washington, Estados Unidos.

La terapia combinada con otros agentes es otra opción, y también parece haber efecto sinérgico con la radiación, ya que los inhibidores de Hedgehog aumentan la respuesta celular a la radioterapia, destacó la Dra. Vidimos.[3]

Los inhibidores de Hedgehog también se pueden usar para reducir los tumores antes de la cirugía. Una pequeña serie encontró disminución de 27% en el área del tumor después de 3 a 6 meses de vismodegib preoperatorio.[4]

La Dra. Vidimos compartió otro caso para ilustrar el punto.

Una paciente de 64 años se desmayó y acudió al servicio de urgencias con hemoglobina de 3,2 mg/dl debido a la pérdida crónica de sangre por carcinoma basocelular ulcerado en la parte superior de la espalda. La lesión medía 25 cm por 9 cm y tenía 3,5 cm de profundidad sin afección ósea. La paciente era adicta a los opioides cuando se presentó al servicio.

Comenzó con vismodegib; la úlcera se redujo considerablemente después de 6 meses y la paciente se sometió a una resección. Solo se encontró un pequeño foco de carcinoma basocelular en 78 muestras enviadas a la Dra. Vidimos para la lectura de Mohs.

La resección fue seguida por una reparación con colgajo muscular y radiación. A los 5 años y medio no hay evidencia de enfermedad; la única señal de que la lesión había estado allí era una cicatriz que recorría la parte superior de la columna de la paciente.

El abordaje "fue muy exitoso para un tumor muy agresivo y preocupante", concluyó la Dra. Vidimos.

La Dra. Vidimos y el Dr. Patel han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Este contenido fue originalmente publicado en MDEdge, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....