Ensayo clínico español CombivacS evalúa esquema heterólogo con vacunas de Oxford/AstraZeneca y Pfizer/BioNTech

Andrea Jiménez

Conflictos de interés

4 de mayo de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la vacunación contra la COVID-19 en el Centro de información sobre la vacuna contra el SARS-CoV-2.

Al 4 de mayo hay 5'098.903 pautas completas en España y la estrategia de vacunación ha priorizado a los trabajadores de la salud en riesgo elevado de exposición y a los mayores de 65 años. La vacuna de Pfizer/BioNtech, la primera aprobada en la Unión Europea es la más distribuida, seguida por la de Moderna y la de Oxford/AstraZeneca. La última vacuna aprobada contra la COVID-19 (Johnson & Johnson) llegó a mediados de abril al país y el gobierno prevé que en junio lleguen hasta 5,5 millones de dosis.

Ante la falta de suministros para inmunizar a toda la población contra el SARS-CoV-2 y la suspensión de la aplicación de la vacuna de Oxford/AstraZeneca en menores de 60 años tras la notificación de trombosis y trombocitopenia como efectos secundarios muy raros de esta vacuna, el 26 de abril inició CombivacS, ensayo clínico español para determinar si es positivo aplicar la vacuna de Pfizer/BioNTech como segunda dosis a las personas ya vacunadas con una primera dosis de la vacuna de Oxford/AstraZeneca.[1]

El estudio, iniciativa del Instituto de Salud Carlos III, en el que participan el Centro Nacional de Microbiología y los hospitales La Paz, el Clínico San Carlos, el Vall d’Hebrón, el Clínic y el de Cruces, tiene como objetivo analizar si las personas que recibieron la primera vacuna han generado suficientes anticuerpos o si se precisa una dosis de refuerzo con otra vacuna.

"Con este ensayo queremos determinar si la administración de una segunda dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech a las personas ya vacunadas con una primera dosis de Oxford/AstraZeneca produce en ellas respuesta favorable en términos de mayor respuesta inmunitaria", explicó el Dr. Jesús Frías Iniesta, coordinador del estudio y de la plataforma SCREN del Instituto de Salud Carlos III, una red de apoyo a ensayos clínicos multicéntricos.

Seiscientas personas participarán en el ensayo clínico

El ensayo clínico, en fase 2, abarca a 600 pacientes de diferentes grupos de edad, menores de 60 años que han recibido una dosis de Oxford/AstraZeneca un mínimo de ocho semanas desde esa dosis hasta el momento del inicio del estudio. El grupo 1, formado por 400 personas, recibirá una dosis de la vacuna de Pfizer/BioNTech, seguida de 28 días de observación clínica y análisis de anticuerpos durante un año, y el grupo 2, formado por 200 personas, actuará como control, sin recibir inicialmente ninguna vacuna. 

La hipótesis es que la inmunogenicidad será mayor en el grupo que recibe dos dosis de fármacos distintos frente a la dosis única. Por tanto, el objetivo primario del ensayo es comprobar si en las personas que ya han recibido una dosis de la vacuna de Oxford/AstraZeneca existe incremento significativo a los 14 días en sus cifras de anticuerpos frente a SARS-CoV-2 tras recibir una segunda dosis de Pfizer/BioNTech.

Uno de los primeros ensayos con vacunas heterólogas contra la COVID-19

Mientras que la vacuna de Oxford/AstraZeneca utiliza un vector viral (adenovirus) para generar inmunidad, la de Pfizer/BioNTech es una vacuna de ARN mensajero. Los investigadores esperan que la mezcla de una dosis de vector viral y ARN mensajero pueda potenciar la inmunidad, es decir, que los anticuerpos aumenten con la segunda dosis de ARN mensajero tras una primera dosis de adenovirus.

"La utilización conjunta parece posible e incluso deseable, ya que son vacunas que actúan con mecanismos de acción diferente y hay pruebas de que esta forma de abordar otras enfermedades puede resultar beneficiosa, pero es necesario llevar a cabo ensayos clínicos como este para comprobarlo", aseguró el Ministerio de Sanidad.

CombivacS es uno de los primeros ensayos clínicos que analizarán la seguridad e inmunogenicidad de esta combinación de inyectables contra la COVID-19. Una alternativa que ya están practicando países vecinos, como Francia.

El uso de vacunas heterólogas para infecciones no es una práctica frecuente, pero en la terapéutica antiinfecciosa, y en general en la medicina, la utilización de fármacos con distintos mecanismos de acción es una práctica habitual y se hace para obtener las ventajas sinérgicas de su asociación.  "Cuando hace diez años tuvimos la emergencia sanitaria por el virus del Ébola se estudió esta misma estrategia de utilizar dos vacunas distintas", comentó a Univadis España el Dr. Frías.

La relación entre trombos y la vacuna de Oxford/AstraZeneca

Mientras las vacunas de Pfizer/BioNtech y de Moderna deben almacenarse en cadena de frío, la vacuna de Oxford/AstraZeneca permite producción y logística más simples que las vacunas de ARN mensajero, pues se conserva a temperatura entre 2 ºC y 8 ºC, y no necesita de grandes infraestructuras para almacenarla ni logística compleja.

Pero a mediados de marzo, debido a la aparición de algunos casos de trombos relacionados con esta vacuna, sanidad suspendió su aplicación. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) reconoció la existencia de un vínculo entre los inmunizados con la vacuna de Oxford/AstraZeneca y los casos infrecuentes de trombosis notificados. Tras una investigación, la entidad avaló su uso y seguridad, y recomendó seguir aplicando esta vacuna por ser mayor el beneficio que el riesgo.

Según un estudio de la Greifswald University Hospital, en Greifswald, Alemania, publicado en The New England Journal of Medicine, la posible causa de esta reacción, bautizada como síndrome de trombocitopenia protrombótica inmune inducida por la vacuna, se debe a que algunas personas, cuando reciben esta vacuna tienen respuesta inmunológica que activa las plaquetas y favorece la formación de estos trombos que podrían llegar a ser mortales.[2]

Tras la polémica por la relación y algunos casos de trombos, el Ministerio de Sanidad decidió que esta vacuna se reservara a la franja de edad entre 60 y 69 años.

Primeros resultados en cinco semanas

En la rueda de prensa donde se anunció CombivacS, el Ministerio de Sanidad afirmó "poder contar con los primeros resultados cinco semanas después del inicio del ensayo". Si los resultados del esquema de vacunación secuencial son favorables en seguridad y eficacia, se ofrecerá una dosis de Pfizer/BioNTech a todas las personas participantes del grupo de control. "Es posible que a partir de ahora, al menos mientras una gran mayoría de la población mundial no esté vacunada, tengamos que administrar alguna dosis de recuerdo periódicamente a grandes grupos de población", destacó el coordinador del ensayo.

La Comisión Europea ha creado un grupo de expertos para evaluar las prioridades de la investigación académica en vacunas para los próximos tres años y ha señalado el estudio del uso de vacunas heterólogas como la primera prioridad. "La oportunidad de hacerlo con diferentes vacunas sería de enorme utilidad para los programas de vacunación que habrá que llevar a cabo", concluyó el Dr. Frías.

Este contenido fue originalmente publicado en Univadis, parte de la Red Profesional de Medscape.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....