Mini-examen clínico: Interés clínico de la cafeína

Mary L. Windle

Conflictos de interés

21 de abril de 2021

Se ha observado repetidamente relación entre aumento del consumo de cafeína y descenso del riesgo de enfermedad de Parkinson. Un estudio más reciente centrado específicamente en los efectos de la cafeína en personas con una mutación en el gen de cinasa rica en repeticiones de leucina 2 (LRRK2) mostró que las terapias relacionadas con la cafeína pueden ser efectivas en este grupo de pacientes.[2] Las personas con enfermedad de Parkinson tienen una concentración más baja de cafeína que aquellos sin la enfermedad. Las personas con mutaciones LRRK2 tienen una concentración más baja todavía que otras personas con enfermedad de Parkinson.

Se han observado concentraciones significativamente más bajas de cafeína y de nueve de sus metabolitos en personas con enfermedad de Parkinson que en aquellas sin esta enfermedad. Como consecuencia, algunos investigadores han señalado que estos hallazgos pueden ser biomarcadores fiables para identificar la enfermedad de Parkinson en fase temprana.[3]

Existen dudas sobre los efectos de la cafeína en los síntomas motores en pacientes con enfermedad de Parkinson. Aunque algunos hallazgos indican que la ingestión de cafeína mejoró la marcha y otros trastornos, una dosis diaria de cafeína equivalente a tres tazas de café no mejoró los síntomas motores. La cafeína puede disminuir el riesgo y el avance de la enfermedad de Parkinson, pero levodopa sigue siendo el tratamiento de primera línea de los síntomas motores.[4]

Para más información sobre la enfermedad de Parkinson, lea aquí.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....