MEDICINA DE IMPACTO

Manejo intrahospitalario de la glucosa

El pódcast de Medscape en español

Dr. Aldo Rodrigo Jiménez Vega;  Dr. Alejandro Yared Meraz Muñoz

Conflictos de interés

16 de abril de 2021

En este contenido

Caso clínico

Paciente masculino de 45 años de edad con diagnóstico de diabetes de 10 años de evolución, peso de 80 kg, talla 1,60 m (IMC: 31,2 kg/m2). Ingresó por pie diabético complicado con osteomielitis. Habitualmente es tratado con insulina glargina 40 UI/día y metformina.

Sus estudios iniciales mostraron:

Prueba

Resultado

Glucosa

294 mg/dl

Hemoglobina glucosilada

9,2%

Creatinina

1,4 (tasa de filtración glomerular: 45 ml/min/1,73m2)

A su ingreso se le dejó la misma insulina basal glargina (40 UI) y esquema de insulina rápida de corrección (esquema basal-plus).

Análisis del caso

De manera inicial nos percatamos de que este paciente tiene pobre control de su diabetes. Sería buen candidato a un esquema basal-bolos. En pacientes con historia de uso de insulina se recomienda iniciar al menos con una dosis de insulina total de 0,5 UI/kg, divididos 50% en insulina basal y el resto como insulina preprandial (basal-bolos) más esquema de corrección.

Ajuste de los esquemas

Se recomienda que la dosis de inulina se ajuste diariamente con los requerimientos de insulina de corrección. Para esto nos guiamos con los niveles de glucosa en ayuno, si fue de 180 a 250 mg/dl aumentamos 10% de su dosis total de insulina, entre 200 a 300 mg/dl aumentamos 20% y por arriba de 300 mg/dl aumentamos 30%. El ajuste de insulina se hace agregando 50% de la dosis al esquema basal y el restante se divide a su vez entre los bolos preprandiales del paciente.

Monitorización intrahospitalaria

Estos pacientes necesitan monitorización más estricta de sus niveles de glucosa. Los protocolos de monitorización varían mucho entre instituciones.

Idealmente los pacientes con alteración de la glucosa en el contexto de su hospitalización deberían tener determinación de la glucemia en ayuno y posteriormente mediciones preprandiales. Sin embargo, esto requiere de gran trabajo y coordinación del equipo médico y de enfermería, lo cual no siempre es posible. Es por ello que muchas veces preferimos el esquema basal-plus que es más fácil de implementar.

Perla
Esquema basal-bolos: incluye una dosis de insulina basal de larga duración, tratando de emular la secreción de insulina de base de los pacientes, más insulina de acción rápida preprandial, que son los bolos.

Perla
Esquema basal-plus: incluye la administración de insulina basal, más un esquema de corrección de acuerdo con los niveles de glucosa del paciente, independiente del consumo de alimentos.

Indicaciones al alta hospitalaria

Al dar de alta a un paciente podemos seguir estas recomendaciones con base en su hemoglobina glucosilada inicial:[1]

  • Hemoglobina glucosilada < 7%: se puede regresar al tratamiento que tenía previo a la hospitalización.

  • Hemoglobina glucosilada de 7% a 9%: reiniciar su tratamiento más insulina de acción lenta, como glargina, una vez al día, 50% de la dosis que recibió en el hospital.

  • Hemoglobina glucosilada ≥ 9%: idealmente usar un esquema basal-bolos o reiniciar su tratamiento oral más insulina de acción lenta, 80% de la dosis que recibía en el hospital.

Perla
Es sumamente importante que estos pacientes sean educados sobre como manejar su insulina, control de la glucosa, dieta, conteo de calorías, reconocimiento y tratamiento de hipoglucemias, etc., para incrementar las posibilidades de un tratamiento exitoso.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....