El CA125 se perfila como marcador de mortalidad en insuficiencia cardiaca descompensada

Dr. Javier Cotelo

9 de abril de 2021

MADRID, ESP. Las cifras de antígeno del cáncer 125 (CA125) sérico registradas durante la descompensación aguda de la insuficiencia cardiaca pueden ser de utilidad para identificar pacientes con mal pronóstico tras el alta hospitalaria, indica un estudio publicado en el primer número de Spanish Journal of Medicine de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI).[1]

Un aumento de 20% de las concentraciones de CA125 entre el ingreso y el alta, incluso si hay mejora clínica, se asocia con mal pronóstico a largo plazo, especialmente entre los pacientes que tienen cifra superior a 55 UI/ml en el momento del ingreso. La determinación de este biomarcador una vez que el paciente está estable no aporta ninguna información pronóstica adicional.

Dra. Claudia Josa Laorden

La Dra. Claudia Josa Laorden, especialista en medicina interna del Hospital Universitario Lozano Blesa de Zaragoza y primera autora del estudio, comentó a Medscape en español: "El hallazgo más relevante es que el CA125 utilizado durante los episodios de insuficiencia cardiaca descompensada es capaz de predecir aquellos pacientes con mortalidad hasta tres veces superior en el año posterior al ingreso hospitalario, de forma independiente a otros factores".

"Por tanto, parece que pueda convertirse en un biomarcador a utilizar en la fase aguda de la enfermedad. A su vez, es de los pocos estudios que analizan las mediciones seriadas del CA125 durante el ingreso, mostrándose de utilidad principalmente durante la descompensación, con menor valor durante la fase estable".

Se estudió retrospectivamente a 204 pacientes consecutivos ingresados por insuficiencia cardiaca aguda en el Servicio de Medicina Interna del Hospital zaragozano Lozano Blesa, entre febrero de 2013 y diciembre de 2014. Los criterios de inclusión contemplados fueron: diagnóstico de insuficiencia cardiaca aguda tanto de nueva aparición como de descompensación aguda de la crónica que precisaron ingreso, mayores de 18 años, propéptido natriurético cerebral N-terminal (NT-proBNP) superior a 300 pg/ml, con signos clínicos y hallazgos en la radiografía de tórax de falla cardiaca.

Seguimiento prospectivo al mes y al año del alta

El control analítico se hizo durante las primeras 48 horas tras el ingreso, e incluyeron, entre otros, NT-proBNP y CA125 (valor normal de referencia inferior a 35 UI/ml). También se midieron estos parámetros 48 horas antes del alta, excepto fallecimiento o alta inesperada (15 pacientes), y al mes siguiente en consulta.

Los pacientes tuvieron seguimiento de forma prospectiva con una primera visita al mes del alta, y durante al menos un año, donde se analizó la mortalidad por todas las causas y por insuficiencia cardiaca.

Dr. José González Costello

Por su parte, el Dr. José González Costello, presidente de la Asociación de Insuficiencia Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología, cardiólogo ajeno al estudio, declaró a Medscape en español: "El CA125 habitualmente se usa en la monitorización terapéutica del cáncer de ovario. Sin embargo, se ha constatado su elevación en otros procesos no tumorales, como la insuficiencia cardiaca. En este último contexto, el CA125 es sintetizado por las células serosas epiteliales en respuesta a la congestión o estímulos inflamatorios".

"En los últimos años son numerosas las publicaciones que señalan que las concentraciones plasmáticas de esta glucoproteína podrían ser de utilidad como marcador biológico en insuficiencia cardiaca", agregó el especialista.

"La concentración de este biomarcador se correlaciona con parámetros clínicos, hemodinámicos y ecocardiográficos relacionados con la gravedad de la enfermedad y se ha demostrado que se asocia de forma independiente con la mortalidad o el reingreso por insuficiencia cardiaca. Desde la perspectiva clínica, el CA125 ofrece información del grado de congestión extravascular presente en este síndrome", puntualizó.[2]

Utilidad del biomarcador combinado con la clínica

La Dra. Josa señaló que "la inclusión de biomarcadores como el CA125 o el NT-proBNP han demostrado utilidad como guías para el tratamiento de los pacientes ingresados por insuficiencia cardiaca descompensada, siempre combinándolos con una adecuada valoración clínica, principalmente de la congestión pulmonar y sistémica. Estudios previos también concluyen que este biomarcador ayuda a estratificar el pronóstico a corto y largo plazos".

El estudio incluyó 224 pacientes con mediana de edad de 81 años, 50,5% integrado por hombres, con mediana de estancia hospitalaria de 8 días. La miocardiopatía hipertensiva (39,2%) fue la causa más frecuente de la insuficiencia cardiaca, seguida de la cardiopatía isquémica (28,9%) y las valvulopatías (mitral: 9,3% y aórtica: 7,2%). La clase funcional inicial de la NYHA (New York Heart Association), antes del ingreso era de II o III en 172 pacientes (83,7%), ninguno en clase IV.

Peor pronóstico en el ingreso y el alta

Al mes habían fallecido 19 pacientes (9,3%), 10 de ellos durante el ingreso y 9 en el primer mes tras el alta. La cifra de CA125 al ingreso fue mayor entre los que fallecieron durante el primer mes (52 ± 87 frente a 93 ± 262, p = 0,014 para la mortalidad por insuficiencia cardiaca y 52 ± 88 frente a 91 ± 254; p = 0,031 para la mortalidad por todas las causas).

Resultados similares se observaron con las concentraciones de este biomarcador en el momento del alta (51 ± 99 frente a 147 ± 331 p = 0,025 para la mortalidad por insuficiencia cardiaca, y 50 ± 101 frente a 126 ± 302; p = 0,017 para la mortalidad por todas las causas). Y solo 3 de los 19 pacientes (15,8%) que fallecieron durante el primer mes tenían una concentración de CA125 al ingreso por debajo del punto de corte normal, y 2 de estos fallecimientos se debieron a causas no cardiovasculares.

El análisis identificó el CA125 previo al alta como el biomarcador con mayor área bajo la curva (AUC) para predecir la mortalidad por insuficiencia cardiaca en 1 mes (AUC: 0,735; IC 95%: 0,54 a 0,93; p = 0,003). El CA125 al ingreso también predijo los resultados adversos de la insuficiencia cardiaca un mes después del alta, pero fue menos potente (AUC: 0,703; IC 95%:0,507 a 0,892; p = 0,031).

Se identificaron 46 (22,5%) decesos a los 12 meses tras el alta, siendo 81% debido a falla cardiaca. Los pacientes fallecidos tuvieron valores más altos de CA125 al ingreso y al alta (p = 0,011 y p = 0,014 al ingreso; p = 0,005 y p = 0,011 al alta, para la mortalidad por insuficiencia cardiaca y la global, respectivamente). Asimismo, la sobrevida fue superior de manera estadísticamente significativa cuando las concentraciones de CA125 al ingreso y/o al alta estaban por debajo de la mediana, en términos de mortalidad cardiaca y por todas las causas.

Novedad en las mediciones seriadas

La mediana de las concentraciones de CA125 difiere significativamente entre el ingreso y el alta, en 44% de los pacientes disminuyó durante el ingreso y aumentó en 56%.

Un aumento de la concentración de CA125 entre el ingreso y el alta se asoció a mayor mortalidad a los 12 meses; (11% frente a 21,5%; p = 0,029) para la mortalidad por insuficiencia cardiaca y (15,1% frente a 24,7%, p = 0,035) para la mortalidad por todas las causas. Además, un aumento de la concentración de CA125 superior a 20% incrementó la mortalidad por falla cardiaca de 2,8% a 20,8% y de 8,3% a 23,8% en cuanto a la mortalidad general.

También se observó que los pacientes con una cifra de CA125 superior a 55 UI/ml al ingreso y mayor aumento antes del alta tuvieron el peor pronóstico (grupo 4) frente a los otros 3 grupos, con una tasa de mortalidad por insuficiencia cardiaca de 30% a los 12 meses.

En el grupo 1 (CA125 menor de 55 UI/ml y disminución durante la hospitalización) fue de 9,3%; en el grupo 2 (CA125 menor de 55 UI/ml y aumento durante el ingreso) fue de 1,9%, y en el grupo 3 (CA125 mayor de 55 UI/ ml y disminución durante el ingreso) de 13,3%.

La mortalidad fue de 11,9% frente a 21,1% (p = 0,301), para los pacientes con disminución o aumento del CA125 entre el ingreso y el primer mes después del alta, y de 11,4% frente a 20,8% (p = 0,251) entre el momento del alta y el mes posterior.

Pacientes que precisan un seguimiento estrecho

En cuanto a las medidas que habría que adoptar en el caso de un CA125 elevado en estos pacientes para prevenir una mala evolución tras el alta hospitalaria, la Dra. Josa indicó: "A la luz de los resultados obtenidos en el estudio, el análisis de este biomarcador en las 24 a 48 horas previas al alta podría ayudarnos en la práctica clínica habitual, alertándonos sobre un grupo de pacientes con peor pronóstico vital. En la realidad esto sugeriría la necesidad de seguimiento más estrecho en los días y semanas posteriores al alta hospitalaria en estos pacientes, con control más exhaustivo de la situación clínica y el tratamiento".

El CA125 mejor predictor que los péptidos natriuréticos

Respecto a los marcadores o parámetros que pueden pronosticar la evolución de insuficiencia cardiaca descompensada, el Dr. González comentó: "La evidencia reciente muestra que la cinética del CA125 después de ingreso por insuficiencia cardiaca descompensada ofrece excelente capacidad predictiva de eventos adversos. Aunque existen otros biomarcadores para predecir la evolución de los pacientes con insuficiencia cardiaca descompensada, como los péptidos natriuréticos, el CA125 predice mejor que los péptidos natriuréticos el pronóstico en pacientes con insuficiencia cardiaca descompensada con predominio de congestión sistémica debida a fracaso del ventrículo derecho o insuficiencia tricuspídea grave".

Además el CA125 es un excelente marcador para predecir un buen pronóstico. Un estudio reciente publicado en la Revista Española de Cardiología, en pacientes con insuficiencia cardiaca aguda ha demostrado que un punto de corte < 23 U/ml (21,5% de los pacientes estudiados), tiene valor predictivo negativo de 99,3% y 94,1% para muerte y el objetivo combinado de muerte o rehospitalización por insuficiencia cardiaca.[3]

"Este punto de corte se asoció con menor riesgo de muerte (HR: 0,20; IC 95%: 0,08 a 0,50; p < 0,001), y el objetivo combinado (HR: 0,63; IC 95%: 950,45 a 0,90; p = 0,009), tras análisis multivariado", añadió el cardiólogo.

Por último, el Dr. González señaló: "El CA125 es un excelente marcador para guiar el tratamiento diurético en pacientes con insuficiencia cardiaca descompensada y evitar deterioro de la función renal en aquellos pacientes con insuficiencia renal crónica".

Limitaciones y continuidad del estudio

Las limitaciones del trabajo consisten en que los resultados se basan en una cohorte de un solo centro con número limitado de pacientes, los cambios en la mediana de las concentraciones de CA125 entre ingreso y alta fueron modestos, lo que dificulta asignar un pronóstico individualizado, además, los puntos de corte de este biomarcador no están estandarizados para la insuficiencia cardiaca.

Respecto a la continuidad de este trabajo, la Dra. Josa comentó: "Nuestro grupo de Investigación en Insuficiencia Cardiaca está mostrando en los últimos años amplia trayectoria en la valoración de la congestión mediante biomarcadores como el CA125, la medición de la presión intraabdominal o la ecografía pulmonar".

"En nuestra opinión, el biomarcador CA125 podría tener gran potencial en la práctica clínica para ayudar a los facultativos en la valoración de la congestión residual, como un método sencillo, rápido y barato, que podría utilizarse también como guía para el tratamiento diurético. Sin embargo, todavía son necesarios más estudios para utilizar este marcador de manera rutinaria para ajuste del tratamiento y luchar contra la congestión residual", añadió la Dra. Josa.

Nace una nueva revista de medicina interna
La Sociedad Española de Medicina Interna acaba de lanzar el primer número de su nueva revista científica oficial, Spanish Journal of Medicine, publicación en línea y en inglés, con periodicidad trimestral de acceso abierto desde la página web de la sociedad científica.
Esta nueva cabecera de la Sociedad Española de Medicina Interna, cuyo primer ejemplar vio la luz el pasado mes de marzo, abordará temas de interés para la especialidad y para el conjunto de la comunidad médico-científica tanto nacional como internacional, la última evidencia científica en cuanto a técnicas diagnósticas, terapias farmacológicas, hallazgos de laboratorio y ensayos clínicos. Contendrá además artículos originales, revisiones, guías, consensos, editoriales y un apartado de correspondencia.

La Dra. Josa y el Dr. González han declarado no tener ningún conflicto de interés económico pertinente.

Siga al Dr. Javier Cotelo de Medscape en español en Twitter @Drjavico.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....