COMENTARIO

Las manos de la pandemia

Dra. Zaira Dennis Chávez López

Conflictos de interés

13 de abril de 2021

Encuentre las últimas noticias y orientación acerca de la COVID-19 en el Centro de información sobre el coronavirus (SARS-CoV-2).

La epidermis mantiene un pH cutáneo ácido que oscila entre 4,75 y 5,75 y proporciona integridad estructural funcionando como amortiguador contra las sustancias ambientales agresivas que pueden afectar negativamente la función de barrera de la piel, incluidos jabones y detergentes alcalinos, agua muy caliente o fría, alta y baja humedad, uso repetido de guantes de plástico, fricción y toallas ásperas.

Una barrera cutánea saludable contiene queratina y lípidos en su estrato córneo, por lo que la estricta higiene de las manos puede causar irritación y dermatitis debido a la acción de los detergentes y los alcoholes que disuelven los lípidos y desnaturalizan las proteínas.[1]

Una barrera cutánea afectada exhibirá mayor pérdida de agua transepidérmica acompañada de mayor penetración de irritantes y alergenos, lo que propagará respuesta inflamatoria que resultará en dermatitis de las manos.

COVID-19 continúa propagándose a nivel mundial, superando la capacidad y los recursos de los sistemas de salud en todo el mundo, por lo que las medidas preventivas son el enfoque vigente para frenar la transmisión de casos. Actualmente sabemos que el virus se propaga por contacto directo, indirecto y por gotas. La higiene de las manos es un principio ampliamente aceptado en la prevención de la transmisión de enfermedades, ya que puede reducir la probabilidad de propagación hasta 24% a 31%.[2]

Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos recomienda lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante 20 segundos; alternativamente, se puede usar un gel para manos que contenga al menos 60% de alcohol. La desinfección constante puede alterar la integridad y función de la barrera cutánea, aumentando el riesgo de dermatitis en las manos.

En marzo del 2020, la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró el brote de COVID-19 como pandemia mundial y se instó a todos los países a tomar medidas efectivas para reducir la transmisión.[3] Actualmente el proceso de vacunación se lleva a cabo en varios lugares del mundo, sin embargo, aún nos encontramos lejos de suprimir la pandemia.

En este contexto, las acciones de salud pública para prevenir la transmisión son cruciales para frenar la propagación del virus. Una recomendación esencial que la OMS ha emitido para la población es lavarse las manos con frecuencia y de manera correcta. En el proceso, el lavado intensivo de las manos puede generar varios cambios en la textura de la piel e incluso dermatitis de las manos.[4,5]

Productos de higiene para manos

Jabones

El jabón está hecho de lejía y grasas naturales; se crea cuando una grasa interactúa con un álcali, dando como resultado una sal de ácido graso con propiedades limpiadoras, el pH típico de un verdadero jabón es de 9 a 10 aproximadamente.[6]

Lavarse las manos con agua y jabón tiene el beneficio adicional de eliminar físicamente los escombros y los patógenos con agua corriente. Aunque los jabones son eficaces para eliminar los desechos, también eliminan los lípidos intracelulares beneficiosos y dañan las proteínas que se encuentran en la capa córnea de la piel. La eliminación de estos lípidos y proteínas beneficiosos compromete el estrato córneo y aumenta la sensibilidad e irritación de la piel.[5,6]

Desinfectantes alcoholados

Su función consiste en penetrar la membrana viral para desnaturalizar y coagular proteínas, interrumpir el metabolismo celular e inducir la lisis de la partícula viral.[7] Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos recomienda que estos desinfectantes de manos contengan etanol superior a 60% o isopropanol superior a 70% para mayor eficacia contra la COVID-19, además de buscar que incluyan emolientes o humectantes con baja alergenicidad para minimizar la dermatitis de contacto irritante. Los desinfectantes alcoholados para manos bien formulados son menos irritantes que otros métodos de higiene de manos, como jabón y agua.[8]

Detergentes sintéticos

Este tipo de detergentes contiene tensoactivos químicos que funcionan como un jabón, manteniendo pH de 5,5 a 7. El extremo hidrófobo de los surfactantes sintéticos se fusiona con la membrana lipídica del virus, generando la rotura de la membrana viral, sin embargo, también puede eliminar los lípidos naturales del estrato córneo.

Los detergentes sintéticos son eficaces contra virus envueltos en lípidos, como SARS-CoV-2 y la mayoría de los protozoos, pero son ineficaces en virus que carecen de capa lipídica.[9] Ejemplos de surfactantes comunes en detergentes sintéticos incluyen: lauril sarcosinato de sodio, dietanolamina cocamida, aminoácidos de avena, lauril glucósido, cloruro de cetrimonio, entre otros.[10]

Muchos detergentes sintéticos contienen ingredientes humectantes lipofílicos agregados (por ejemplo, vaselina, aceites vegetales, manteca de karité), lo cual permite la limpieza eficaz de la piel con un mínimo de eliminación de los componentes esenciales del estrato córneo.[11]

Antisépticos

Son jabones o detergentes sintéticos que tienen un componente antimicrobiano agregado, los cuales alteran la integridad de la membrana viral. Alcoholes, lejía y soluciones que contienen yodo son las más eficaces contra los virus. Los más utilizados, especialmente en el ambiente médico, son clorhexidina, povidona (polivinilpirrolidona yodada), tintura de yodo, hipoclorito sódico, alcohol etílico, triclosán, cloruro de benzalconio, entre otros.

Debido a sus propiedades en la desnaturalización de proteínas, su contacto con la piel se ha asociado a dermatitis en manos.[12]

¿Cómo cuidar nuestras manos?

La mayor frecuencia de lavado de manos en contraste con la menor frecuencia de aplicación de humectantes origina desequilibrio que predispone a mayor riesgo de dermatitis de manos. Los trabajadores de la salud se encuentran en una de las profesiones de mayor riesgo de desarrollar enfermedades profesionales en la piel, con prevalencia estimada de 30%.[13]

Durante el brote de COVID-19 en China, 66,1% de los trabajadores de la salud se lavó las manos más de 10 veces al día, pero solo 22,1% se aplicó humectantes después de lavarse.[14]

Para mitigar el aumento esperado de dermatitis por lavado de manos repetidamente en respuesta a la COVID-19 son imperativas las buenas técnicas de higiene.

Centers for Disease Control and Prevention (CDC) de Estados Unidos recomienda el lavado con agua tibia y jabón durante al menos 20 segundos. Estudios han demostrado que las yemas de los dedos, la eminencia hipotenar y el dorso de la mano son áreas comúnmente pasadas por alto en el lavado de manos por lo que es importante tenerlo en cuenta.[15]

El agua a altas temperaturas (superiores a 40 °C) afectan el estrato córneo causando la fluidificación de los lípidos y alterando su estructura, lo que conduce a mayor permeabilidad de la piel.[16]

El uso de productos a base de alcohol inmediatamente antes o después del lavado de manos es innecesario y aumenta el riesgo de dermatitis. El uso de guantes cuando las manos aún están húmedas también aumenta el riesgo de irritación de la piel.[17]

Los agentes humectantes son de gran ayuda, siempre y cuando sean aplicados adecuadamente: después del lavado de manos debe llevarse a cabo el secado de forma suave y sin fricción; posterior a ello aplique una cantidad mínima de 2 unidades de humectante en la punta de los dedos en cada mano y extienda uniformemente una capa delgada en la mano, entre los dedos, en las cutículas y en las yemas de los dedos, espere 1 a 3 minutos antes de reanudar cualquier actividad. Es importante reaplicar crema hidratante cada 3 a 4 horas y/o después de cada lavado de manos.

La American Academy of Dermatology recomienda el uso de humectantes sin fragancias con vaselina o aceite mineral como los más efectivos y menos alergénicos. Es importante aplicar una capa fina y esperar su absorción, ya que el uso de vaselina y/o aceites minerales debajo de los guantes médicos puede comprometer la integridad de estos. Sin embargo, los guantes de látex, vinilo y nitrilo son resistentes a la degradación por etanol o alcohol isopropílico.[17]

La higiene de las manos es esencial para reducir la transmisión de COVID-19.

Los desinfectantes alcoholados con humectantes tienen el potencial menos sensibilizante e irritante, en comparación con los jabones y los detergentes sintéticos. Las estrategias para la prevención de la dermatitis de las manos incluyen el uso de productos sin alérgenos comunes, el uso de productos con humectantes añadidos y la aplicación de humectantes inmediatamente después del lavado de manos o antes de la oclusión del guante. Los casos de dermatitis de manos recalcitrantes deben ser evaluados y tratados por un dermatólogo.

Siga a la Dra. Chávez López de Medscape en español en Instagram @dra.dennisderma.

Para más contenido siga a Medscape en Facebook, Twitter, Instagram y YouTube.

Contenido relacionado

Comentario

3090D553-9492-4563-8681-AD288FA52ACE
Los comentarios están sujetos a moderación. Por favor, consulte los Términos de Uso del foro

procesando....